11 PELÍCULAS Y 17 CORTOS EN LA EDICIÓN DE 2013
20 años abriendo ventanas al cine invisible

El Festival de Cine Independiente L'Alternativa, celebrado en Barcelona, sigue rescatando producciones ajenas a las normas del mercado. También incluye una gran retrospectiva de obras proyectadas en ediciones anteriores. Mientras tanto, la organización intenta sobrevivir a unos recortes acumulados de presupuesto que superan el 50%

20/11/13 · 15:32
Leviathan

Los circuitos barceloneses del cine alternativo han vivido momentos mejores, pero resisten la doble condena de los recortes de gasto público y la reducción del patrocinio privado. A menudo, lo hacen profundizando en la precariedad laboral, o en un voluntarismo que nunca dejó de formar parte de la ecuación de su sostenibilidad. Quizá esa resistencia a desaparecer se explica, en parte porque su labor es, sencillamente, tan necesaria como siempre. O más que nunca, ante el efecto acumulativo de desapariciones (la MICEC del añorado Domènec Font) y cierres (las pantallas semialternativas del antiguo Renoir Les Corts). Todo ello convierte en dramática la vulgarización del circuito de cine en versión original, que vivió tiempos mejores como puente entre lo comercial y la excepción cultural. Por mucho que surja alguna buena noticia, como la apertura de la sala ZumZeig.

Celebración en tiempos de crisis

Veinte años dan para mucho, y los responsables de L'Alternativa han vivido contextos de todo tipo. Llevan tiempo apretándose el cinturón pero, al borde del estrangulamiento, han sorprendido con una maravillosa edición del vigésimo aniversario. En este contexto adverso, han necesitado ayuda. Cristina Riera, coordinadora del festival, es la primera en reconocer que un ciclo como 20 años de L'Alternativa “hubiese sido imposible sin el apoyo de la Filmoteca de Cataluña, el Instituto Francés y el Instituto Goethe”. En él, y concentrando gran parte de la programación paralela, se recupera una veintena de largometrajes ya difundidos en ediciones previas. Riera rechaza hacer cualquier recomendación específica porque “es un regalo. Es difícil ver estas películas en su formato original y en pantalla grande”.

La selección es un sinfín de apellidos con lustre: Bresson, Depardon, Eustache, Fassbinder, Garrel, Herzog, Marker, Seidl, Wenders... Y también sirve para recordar que ganadoras recientes de la sección competitiva, como 'Policía, adjetivo', no gozaron de estreno comercial en España. Complementando esta antología, “Panorama” vuelve a difundir filmes recientes producidos en el ámbito estatal. Son catorce obras de duración variable que, por sus características y por la pacatería de unas redes de distribución y exhibición en crisis, están gozando de una difusión limitada o nula. Algunas de ellas son 'Otel·lo', 'La jungla interior' y 'Otra noche en la tierra'.

28 filmes a competición

Más allá del gran esfuerzo colaborativo de esta retrospectiva, los empeños de la organización se han destinado a proteger a la sección oficial de los efectos de los recortes. Hay menos proyecciones de las ambicionadas, pero Riera afirma que la calidad no se resiente: “siempre hemos conseguido las películas que queríamos tener, con la excepción de alguna negociación imposible a causa de las limitaciones presupuestarias”. Sigue, por tanto, esa labor de tomar el pulso al cine mundial, escogiendo 28 obras entre las más de 2.000 propuestas recibidas.

De Bulgaria a Tailandia, de Guinea Bissau a los Estados Unidos del independiente Don Hertzfeldt, L'Alternativa acoge 11 largometrajes y 17 cortos. Estamos ante unos cines que a menudo puede presumir de un excepcional interés humano, y que toman la forma de ficciones mínimas, de documentales o propuestas híbridas, a veces con un cierto carácter testimonial o de expresión personal. Muy raramente acceden, no ya a las salas comerciales, sino a circuitos paralelos como el del soporte DVD. Este año, 'Un espejismo italiano' aborda la promesa de prosperidad laboral en lugares lejanos; 'Tzvetanka' se sirve de una memoria personal para adentrarse en el agitado siglo XX búlgaro. Quizá uno de los filmes más anticipados es el documental 'Leviathan', ganador del premio FIPRESCI en Locarno, que registra con gran plasticidad la actividad de un ballenero. Los cortometrajes a concurso se exhiben agrupados en tres sesiones. Y no faltan las habituales proyecciones gratuitas y continuas en el Hall del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. Además, la coordinadora del festival se muestra orgullosa de ofrecer “más actividades que nunca, entre talles, seminarios y debates”.

Un futuro incierto

Lejos quedan los tiempos en que L'Alternativa manejaba un presupuesto de 310.000 euros. Ahora son 150.000 y, consiguientemente, el festival se ha reducido (aunque este año se ha recuperado un día respecto a la concentradísima edición de 2012). Si parecía que en 2012 se había tocado hueso, este año se ha producido un recorte del 30%. Así que parece imposible no preguntarse y preguntar, de nuevo, sobre la continuidad del certamen. Riera prefiere centrarse en “celebrar esta edición, que la gente disfute todo lo que pueda, y ya veremos. La reacción del público y de los profesionales nos ha obligado a ser tozudos, a resistir. Porque si pensásemos con qué recursos contamos antes de empezar el trabajo, no empezaríamos: hay demasiada incertidumbre. Si todo el mundo quiere que sigamos, tendremos que buscar maneras”.

Tags relacionados: Barcelona Cine
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto