FILMOTECA
Transgresión en el primer Hollywood

Se recupera en soporte DVD Susan Lenox, peculiar adaptación fílmica de una novela protofeminista.

11/11/13 · 9:16
Edición impresa
Garbo encarnó en 'Susan Lenox' a una mezcla de víctima y heroína marcada por los pecados ajenos.

Bebiendo de diferentes tradiciones literarias, el cine de los años 20 y 30 produjo multitud de 
dramas sobre feminidades consideradas conflictivas. Algunas estrellas del momento, como Marlene Dietrich o Greta Garbo, se entregaron a papeles que se escapaban de lo biempensante: artistas de variedades, malcasadas adúlteras, cortesanas sensuales, espías... En 1931, Garbo protagonizó la adaptación fílmica de una novela protofeminista, Susan Lenox. Mezcla de víctima y heroína marcada por pecados ajenos, su personaje era una huérfana de madre soltera enfrentada a un mundo hostil y machista, víctima de intentos de violación y extorsiones sexuales. 

El cine de los años 20 y 30 produjo multitud de dramas sobre feminidades consideradas conflictivas De alguna manera, la protagonista parece abocada a un destino trágico. Entre varias huidas, conoce a un joven arquitecto dispuesto a proporcionarle la deseada aceptación social en forma de anillo de compromiso. Pero los celos enfermizos de Rodney, que la culpabiliza de los abusos sufridos, detonan un hiriente ciclo de dolor. La extraña relación entre los amantes es una de las particularidades de la obra: son decisiones conscientes, y no sólo circunstancias desafortunadas, las que convierten su amor en una fatalidad que se niegan a dar por terminada. Aunque Susan aprende a defenderse por sí misma, y se establece como una digna concubina de la alta sociedad, decide sacrificarse por una relación que sólo genera heridas.

La narración combina escenas extensas y grandes saltos cronológicos. Estos juegos de concentración dramática, reminiscentes del teatro, enfatizan el papel central de los periódicos reencuentros entre los protagonistas. Aunque se especula con la existencia de una versión mucho más larga, el filme se ha difundido en una breve copia de 76 minutos. Los cortes abruptos de montaje que presenta son como cicatrices de un proceso de reelaboración que, quizá, diluyó aún más la crítica social presente en el libro. Lejos de la sordidez de La reina Kelly, o de la violencia sexual escenificada en El hombre y el monstruo, los momentos más escabrosos de Susan Lenox se eluden elípticamente con la consiguiente pérdida de intensidad. Pero el resultado no es complaciente, ni por las situaciones planteadas ni por el distanciamiento con que se visualizan: toma la forma de un drama sin apenas lágrimas, decidido y circunspecto como su personaje principal. 

La película causó polémica en Norteamérica. Sin llegar a la causticidad de obras como Babyface, relataba con demasiada simpatía a una particular mujer caída. La vaporosa apuesta creativa de sus responsables seguramente derivaba de una posproducción problemática, pero también era síntoma de un momento incierto en el audiovisual estadounidense. El horror a la sensualidad propio del victorianismo resultaba en general demasiado retrógrado, y chocaba con la apuesta por el glamour de los grandes estudios. Pero los grupos de presión conservadores estaban a punto de asegurarse, gracias a la asunción definitiva del Código Hays de autocensura, la hegemonía ideológica en las pantallas estadounidenses. Los pálidos ángeles domésticos de D. W. Griffith perdían su lugar en la sociedad de consumo, pero una nueva feminidad convencional tomó su lugar. El endurecimiento de la censura comportó que las heroínas casi subversivas del primer cine sonoro se reubicasen en un melodrama más escapista.. o se estableciesen, definitivamente criminalizadas, en el naciente film noir. Remakes como Waterloo Bridge o El extraño caso del Dr. Jekyll ilustran a la perfección ese rearme puritano, una vez se comparan con los originales rodados pocos años antes. Incluso Susan Lenox, pese a no agotar las libertades expresivas de su momento histórico, se convirtió en un recuerdo de tiempos más adultos y transgresores. //

Tags relacionados: Hollywood Cine
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto