Filmoteca
Destapando al ventrílocuo

Oliver Stone se centra en la cara B del imperio estadounidense en su nuevo proyecto, presentado en la última edición del Donostia Zinemaldia.

, San Sebastián
08/10/13 · 14:20
Edición impresa

“El mando del mundo lo tiene el presidente de EE UU, y tras él, el Pentágono”, con esta representación ilustró el cineasta Oliver Stone la actual situación mundial. Fue durante su visita al Festival de Cine de San Sebastián, donde presentó su nueva obra: el documental The untold history of the United States” (La historia no contada de los Estados Uni­dos). En esta colección de 12 capítulos de 55 minutos cada uno intenta, en palabras de su director, “conocer cómo y por qué los EE UU se convierten en un imperio global tras el final de la II Guerra Mundial”. Stone repasa junto al profesor de la American University, Peter Kuznick, las decisiones más influyentes de los presidentes de los EE UU; desde Franklin Roosevelt, en la lejana década de los 40, hasta Barack Obama.

Durante su largo recorrido por la historia también analiza diferentes situaciones que, sin tener como protagonista al Gobierno norteamericano, sí influyeron en éste. Son los casos de la caída de la URSS durante el periodo de Gorbachov, los cambios políticos ocurridos en China o las revoluciones sucedidas en Suda­­mérica, muchas de ellas aplastadas posteriormente con el beneplácito de Washington.

 Dominantes y dominados

The untold history of the United States acerca al espectador a esa realidad de dominantes y dominados. En una relación que va desde los productos que encontramos a nuestro alrededor –Coca Cola, Iphone y Nike–, hasta la repercusión, directa o indirecta, que tienen las decisiones tomadas desde Washington antes, durante y después de la Guerra de Iraq o la Crisis del Petróleo de los 70. Una obsesión de largo recorrido en el caso de este autor, que en distintos largometrajes de ficción ha tratado algunos de los episodios más turbios de la historia del poder estadounidense, desde la intervención en El Salvador (Salvador, 1986) hasta la elección del segundo George Bush (W., 2008).

La intención de Stone es que sirvan como alternativa a lo que ya se conoce como ‘historia’ El documental muestra consensos, desgraciadamente asumidos por todos, que cuentan con poca legitimidad. Por poner un ejemplo: la posibilidad de la que dispone el inquilino de la Casa Blanca para, parapetándose en una responsabilidad moral no concreta, de invadir un Estado que no acepta sus normas. Fue lo que sucedió en Vietnam, en Nicaragua o, más recientemente, en la última intervención en Iraq. Para el director Stone, “a este mandato no se le puede llamar tiranía, pero se convierte, en las formas, en una tiranía”. Y de esta ‘protección’ de los EE UU hay muy pocos países que logren escapar. Entre ellos, desgraciadamente, no se encuentra España. Tal y como se observó durante la invasión a Iraq o con los acontecimientos que acabaron con el asesinato de Osama Bin Laden a manos de las fuerzas norteamericanas. 

Desde el fin de la II Guerra Mundial, EE UU ha ido creciendo hasta convertirse en un imperio que, pese a los cambios globales de la última década, aún no tiene fecha de caducidad. La intención de Stone mediante esta colección de documentales, que dentro de poco se emitirán en TVE, es que sirvan como alternativa a lo que ya se conoce como ‘historia’ y plantear, sin pantallas que lo tapen, las importantes decisiones que toma el gobierno de EE UU y la influencia en nuestro día a día de las decisiones que toma el comandante en jefe de “la tierra de las oportunidades”.  //

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto