El tóxico número uno

Nunca un hábito fue tan devastador
para tanta gente.
Nunca un tóxico fue tan
destructivo para tantos órganos y
tejidos. El tabaco es la principal
causa de mortalidad evitable. Produce
más de 75 enfermedades humanas
muchas de ellas mortales,
degenerativas y discapacitantes.
También provoca accidentes laborales,
incendios, accidentes de tráfico,
además de daño directo al
prójimo. Y al feto en gestación. El
tabaco tiene un efecto devastador
no sólo en el aparato respiratorio

, Médico y miembro del colectivo Sumendi
26/04/07 · 0:00
Edición impresa

Nunca un hábito fue tan devastador
para tanta gente.
Nunca un tóxico fue tan
destructivo para tantos órganos y
tejidos. El tabaco es la principal
causa de mortalidad evitable. Produce
más de 75 enfermedades humanas
muchas de ellas mortales,
degenerativas y discapacitantes.
También provoca accidentes laborales,
incendios, accidentes de tráfico,
además de daño directo al
prójimo. Y al feto en gestación. El
tabaco tiene un efecto devastador
no sólo en el aparato respiratorio
sino también en el cardiovascular,
ya que favorece la arteriosclerosis
provocando infartos de miocardio
y trombosis cerebrales. Además
provoca cánceres en casi todos los
órganos del cuerpo, complica la
obesidad, la hipertensión y la diabetes.
Acelera la pérdida de masa
ósea o descalcificación del esqueleto
(osteoporosis).

El tabaco produce enfermedades
degenerativas en la vista y en el oído
y es factor de riesgo para enfermedades
degenerativas del cerebro
como deterioro del hipotálamo
(implicado en la memoria, el
aprendizaje y las emociones), enfermedad
de Alzheimer y demencias
vasculares. Provoca embotamiento
cerebral e insomnio, además
de incrementar el riesgo de
ataques de pánico, depresión y suicidio.
El tabaco nos desarma frente
a la enfermedad bajando las defensas
inmunológicas. Aumenta el
riesgo de infecciones: catarros, gripes,
otitis, bronquitis, neumonías,
etc. Multiplica por 85 el riesgo de
tuberculosis en adultos. También
acelera el avance de la infección
VIH/sida. En las mujeres aumenta
el riesgo de cáncer de cuello de útero
y acelera la aparición de la menopausia.
En varones favorece la
impotencia y reduce la fertilidad.
Los adultos que no fuman pero que
conviven con fumadores ven incrementado
su riesgo de infartos, cánceres
y otras patologías. Las criaturas
son especialmente sensibles
al humo del tabaco, dado su menor
peso y más vulnerables defensas
que favorecen el riesgo de otitis y
otras infecciones.

Somos animales de costumbres
y algunas no desaparecerán sin tomar
medidas drásticas. Cuando lo
obvio sigue sin resolverse conviene
volver a la carga. Si te gustaría
dejarlo, tómatelo más en serio. Si
ya has fracasado otras veces, pide
ayuda. En cualquier caso, fíjate
una fecha en el corto plazo y dile
adiós con firmeza. Para poder estar
mejor primero deberás sufrir
algunos malestares. ¡Es lo que
hay! No hay milagros. Diseña un
buen plan para motivarte cada
día. Tu precioso cuerpo te lo agradecerá.
Dormirás y descansarás
mejor, tendrás la cabeza más despejada
y ganarás en agilidad,
energía y vitalidad.

Tags relacionados: Salud sexual y reproductiva
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador