MADRID// LOS RECORTES EN EL SECTOR DE DROGODEPENDENCIAS DEJARÁN SIN SERVICIOS, TECHO O TRABAJO A CIENTOS DE PE
Peligra la atención a drogodependientes

Los recortes han llegado
a los servicios de atención
de drogodependencias
en Madrid, algo que
refuerza la tendencia
a reducir a un problema
médico una cuestión
social. Las personas
afectadas se organizan.

- Cierre de la comunidad terapéutica El Batán

14/11/11 · 8:20
Edición impresa
JPG - 181.2 KB
 
La primera manifestación contra los recortes en el sector de drogodependencias en Madrid será el próximo 16 de noviembre. / Foto: Ramon Llorensi.

31 de diciembre de 2011. Cierre del
centro asistencial de reducción de
Daños Las Barranquillas. El centenar
de personas que pasan diariamente
por la conocida como ‘narcosala’
se quedarán sin servicios
médicos, además de sin la sala de
venopunción, el comedor, el albergue
nocturno y las duchas; 42 trabajadores
se irán a la calle.

Febrero
de 2012. Cierre de la comunidad terapéutica
de atención a drogodependientes
de El Batán, en Madrid.
Unos 200 usuarios y usuarias se
quedarán sin servicio y 60 personas
sin trabajo.Una tras otra se van desgranando
las fechas de ‘defunción’
de diferentes servicios de atención
a drogodependientes en una de las
primeras asambleas convocada por
la Plataforma de Afectados por los
Recortes de la Red de Drogas de
Madrid. Cada cual expone su caso,
pero la mayoría no quieren que se
nombre a sus asociaciones por el
riesgo de que no les concedan las
famélicas subvenciones a las que
todavía optan. Comenzaron a enterarse
del estado de la cuestión al comunicarse
entre ellos; la Agencia
Antidroga de la Comunidad de
Madrid no les ha facilitado ningún
tipo de información.

El futuro: volver a la calle

En escasos tres meses, se calcula
que la Agencia cerrará hasta dos
tercios de los pisos de residentes,
pisos de apoyo a la desintoxicación
y comunidades terapéuticas,
lo que dejará en la calle a unas
cien personas.

Juanma Mendiola, que se presenta
como usuario y vive en un
piso tutelado en Plaza Elíptica,
advierte: “No se trata sólo de pérdida
de trabajos. El Estado no sabe
lo que acarrea esto; le están
diciendo a la gente que se vaya a
la calle a ponerse, a traficar, a robar...
Si ahora hay poca delincuencia
gracias al desarrollo de
estos servicios, la que se avecina
va a ser buena”.

“Amíme han roto todos los esquemas”,
continúa Javier Ferrer,
quien también se presenta como
usuario. “Había logrado llevar
una vida normalizada, porque
¿qué es una vida normal?, y pensaba
empezar a estudiar un módulo
de grado medio sociosanitario,
pero ahora no voy a tener
un techo ni el apoyo para hacerlo.
Y ya no pienso sólo en mí, sino
en todos los chavales que no
van a tener ningún acceso a la
atención que he recibido yo”.
“Exacto”, subraya Mendiola, “los
chavales que vienen detrás van a
pensar: ‘me voy a buscar la vida
y voy a hacer todo el daño que
pueda, porque me lo están haciendo
a mí’”.

Desde esta plataforma de colectivos
y personas afectadas por
los recortes en este sector señalan
que estos hechos responden,
además de a la crisis, a una política
de sanitarización del ámbito de
drogodependencias que no tiene
en cuenta que se trata de un problema
con profundas raíces sociales.
“Nos preocupa que las
adicciones sean vistas como un
problema estrictamente sanitario.

Entendemos, por experiencia,
que casi la totalidad de las personas
con problemas de adicción requieren
de apoyo social y que el
abordaje más eficaz es el interdisciplinar”,
afirma un portavoz de
la plataforma. Mendiola lo deja
claro: “No vas a dejar las drogas
porque te mediquen. Yo me he
medicado un montón de años y
no me ha servido de nada”.

La primera manifestación contra
estos recortes, que se suma a
las múltiples movilizaciones del
otoño caliente, se convoca para el
próximo 16 de noviembre, a las
17.00 h, enfrente de la Consejería
de Sanidad.

Tags relacionados: Número 161
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

La primera manifestación contra los recortes en el sector de drogodependencias en Madrid será el próximo 16 de noviembre. / Foto: Ramon Llorensi.
separador

Tienda El Salto