SALUD SEXUAL
La ‘píldora’ para ellos

Desde que tras la Revolución Industrial
se extendiera el artilugio
para cubrir el glande ahora conocido
como preservativo, en un intento
de frenar la sífilis galopante en
Europa, pocos han sido los avances
en el terreno de la contracepción
masculina. O condón, o la definitiva
vasectomía. Uno de los argumentos
que se esgrimen para justificar la
escasa investigación y desarrollo de
métodos anticonceptivos masculinos
es la dificultad de bloquear los
20 millones de espermatozoides por

23/11/06 · 0:00
Edición impresa

Desde que tras la Revolución Industrial
se extendiera el artilugio
para cubrir el glande ahora conocido
como preservativo, en un intento
de frenar la sífilis galopante en
Europa, pocos han sido los avances
en el terreno de la contracepción
masculina. O condón, o la definitiva
vasectomía. Uno de los argumentos
que se esgrimen para justificar la
escasa investigación y desarrollo de
métodos anticonceptivos masculinos
es la dificultad de bloquear los
20 millones de espermatozoides por
mililitro que se producen, como mínimo
(según los estándares de la
Organización Mundial de la Salud),
en una sana eyaculación, frente al
solitario óvulo. El otro tiene que ver
con la relación directa que parece
que establecen muchos hombres
entre sus espermatozoides y la virilidad,
que identificaría la infertilidad
con impotencia.

A pesar de todo, y sólo cuatro
décadas después de que se descubriera
la inhibición de la ovulación
mediante la administración de
hormonas sexuales, dos estudios
científicos publicados en noviembre
abren sendas posibilidades en
este ámbito. Uno desarrolla un tratamiento
hormonal con un fármaco
llamado Adjudin, una ‘píldora’ masculina
que actuaría sobre el testículo
en la espermatogénesis o proceso
de producción de espermatozoides,
evitando su maduración. Hasta
ahora lo han probado sólo en ratas
macho por, afirman los investigadores,
la similitud de su aparato reproductor
con el de los hombres. El
equipo italo-estadounidense trabaja
en un parche para evitar la ingesta
de una alta dosis hormonal por
vía oral que provocó la inflamación
del hígado y atrofia muscular en los
desprotegidos animales.

De acuerdo con otro trabajo científico
de la Universidad de Texas,
aquellos animales que carecen de la
proteína GBA2 son menos fértiles,
porque tienen menos espermatozoides,
con una cabeza mayor y circular
que les hace moverse con más
lentitud. Este descubrimiento podría
dar lugar al desarrollo de un tratamiento
no hormonal.

Estrategias farmacéuticas

Jimena Jiménez, médica perteneciente
a la Asociación de Mujeres
para la Salud, en Islas Baleares, comenta
el papel de la industria farmacéutica
en estas investigaciones:
“Estos estudios están aún en fase
muy preliminar. Las farmacéuticas
deciden investigar en cada momento
en lo que les conviene. Mientras
la píldora femenina siga teniendo
altos niveles de venta, habrá reticencias
a profundizar en estos trabajos
con la excusa de fondo de que es la
mujer quien debe tener la responsabilidad
en la anticoncepción”.

Conviene recordar que ninguno
de los métodos anticonceptivos que
se usan en la actualidad en el Estado
español están sufragados por la
Seguridad Social, y que los que no
generan grandes beneficios, a pesar
de su efectividad, como el diafragma,
han caído en desuso.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto