SALUD
La era del sedentarismo

El ejercicio físico es una ‘panacea’
para la autogestión
de la salud. “La función hace
al órgano”, dice un famoso
aforismo médico. Si no usamos
un órgano o una parte del cuerpo,
se nos atrofia o degenera. Si no
movemos el cuerpo, se resiente
nuestra salud física y mental. Estamos
diseñados para el movimiento,
nuestros genes son básicamente
iguales a los de la era paleolítica; el
organismo humano se adaptó en el
pasado para una vida bastante movida,
pero en los últimos 150 años

, Médico y miembro del colectivo Sumendi
11/06/06 · 21:50
Edición impresa

El ejercicio físico es una ‘panacea’
para la autogestión
de la salud. “La función hace
al órgano”, dice un famoso
aforismo médico. Si no usamos
un órgano o una parte del cuerpo,
se nos atrofia o degenera. Si no
movemos el cuerpo, se resiente
nuestra salud física y mental. Estamos
diseñados para el movimiento,
nuestros genes son básicamente
iguales a los de la era paleolítica; el
organismo humano se adaptó en el
pasado para una vida bastante movida,
pero en los últimos 150 años
hemos cambiado aceleradamente
nuestras maneras de vivir.

El sedentarismo no sólo produce
un pésimo estado de forma física sino
que provoca la epidemia de obesidad
y enfermedades asociadas
(diabetes, infartos, muchos cánceres,
piedras biliares, artrosis, etc.),
favorece o complica el asma, el lumbago
y otras enfermedades reumáticas,
la depresión y un sinfín de patologías.
Además, acaba provocando
un envejecimiento prematuro.

Paradójicamente cada vez tenemos
más y mejores instalaciones
deportivas a medida que nos movemos
menos. Y los avances tecnológicos
no nos están ayudando, sino
más bien lo contrario: cuanto más
‘avance’, más ‘parados’. Los humanos,
en cuanto nos dan la oportunidad,
nos apoltronamos maravillosamente.
¿Os habéis fijado en cómo
se comporta la gente en las escaleras
automáticas? De cada 20 personas
que suben, 18 se quedan paradas
como si fuesen inválidas o estuviesen
terriblemente cansadas.
Nuestro sedentarismo es atroz por
galopante, mortífero y aparentemente
imparable con la plaga de automóviles,
los transportes, los ascensores,
las escaleras automáticas
y las miles de horas ante la tele, el
ordenador o las videoconsolas. El
problema ya no es exclusivo de los
ancianos e inválidos, sino que afecta
a mucha gente joven y por lo demás
sana. Como la ciudadanía y las
autoridades competentes no tomemos
conciencia y como no se tomen
drásticas medidas al respecto, las
patologías ligadas al sedentarismo
seguirán aumentando sin cesar.

A los conocidos beneficios del
ejercicio (calidad del sueño, del corazón,
de las articulaciones...) recientemente
se han añadido otros
insospechados. El ejercicio moderado
mejora las defensas inmunológicas,
la memoria y otras facultades
intelectuales, e incluso tiene efectos
antidepresivos y anti inflamatorios.

Lo bueno de esta ‘panacea’ es
que es gratuita. Para salir del sedentarismo
bastaría con andar media
hora al día a paso ligero o su
equivalente de bici, natación, etc.
Sólo con esta pequeña rutina lograríamos
hacer una gran revolución
sanitaria.

Tags relacionados: autogestión Salud
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto