FEGLTB // CARMEN G. HERNÁNDEZ, DE LAMBDA
“El gran reto es erradicar la ‘lgtbfobia’ social”

La coordinadora del Área de Políticas Lésbicas de la
Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y
Bisexuales (FELGTB) aborda algunas de las polémicas
que atraviesan a un movimiento plural.

26/06/08 · 0:00
JPG - 13.5 KB
 
PASO A PASO. “Enrocarse en una posición inflexible es una irresponsabilidad” / Eva Máñez

DIAGONAL: ¿Por qué habéis declarado
este año como año de la visibilidad
lésbica?

CARMEN HERNÁNDEZ: La invisibilidad
es un freno que nos impide
avanzar y al mismo tiempo nos impide
solucionar los problemas que
nos afectan específicamente a nosotras,
sobre todo por el hecho de ser
mujeres en una sociedad aún machista.
Aunque ser visible es un proceso
personal, cuantos más apoyos
sociales e institucionales tengamos,
más fácil nos resultará, sobre todo,
ante la precariedad laboral. Es también
una cuestión de solidaridad y
justicia histórica, porque las lesbianas
hemos luchado en muchas causas.
Ahora llega nuestro turno también
y por eso pedimos este apoyo a
todo el colectivo. También sirve este
año como un ejercicio de empoderamiento
colectivo.

D.: ¿Qué valoración haces de la pasada
legislatura en materia de derechos
LGTB?

C.H.: Marca un antes y un después
a nivel legal, un impulso que nos hace
más fácil afrontar el futuro. Aunque
evidentemente sólo hemos conseguido
asentar los pilares. Ahora
viene la tarea más difícil y costosa:
erradicar la ‘lgtbfobia’ social, trabajar
transversalmente para luchar
contra las múltiples discriminaciones
(por edad, diversidad funcional,
estado serológico, creencias, clase,
origen, etc.) y seguir apoyando a
nuestros compañeros y compañeras
de otras partes del mundo, entre
otras grandes metas. Nos queda casi
todo por hacer, pero al lado de la
inmensa mayoría del planeta, hemos
dado un paso de gigantes.

D.: ¿Cuáles son las negociaciones
que actualmente desarrolla la
FELGTB con las administraciones?

C.H: A nivel estatal, hay varios frentes
abiertos: en materia educativa,
de derechos reproductivos, en los
aspectos sanitarios y sociales de las
personas transexuales, en cooperación
internacional, de visibilidad
lésbica, entre otros.

D.: ¿Qué pensáis de las actuales políticas
sanitarias y educativas en
materia de diversidad sexual?

C.H.: Hay un avance sustancial respecto
a anteriores gobiernos, pero
aún queda mucho por hacer. En algunos
casos hay compromisos por
parte del Gobierno, pero en otros
hay que seguir peleando, de manera
pragmática pero constante. A nivel
autonómico, cada comunidad
es un mundo. Habría que analizar
una por una. No tiene nada que ver
la acción del Gobierno vasco con la
del País Valenciano, por poner un
ejemplo.

D.: ¿Y del derecho de asilo por opción
sexual?

C.H.: Deseamos que la nueva legislación
española reconozca que la
persecución por motivo de orientación
sexual o identidad o expresión
del género sea reconocida como
motivo para solicitar asilo. Y así se
lo hemos hecho saber a los responsables
del Gobierno. Las noticias
que tenemos al respecto es que efectivamente
va a ser así.

D.: ¿La Ley de Identidad de Género
responde adecuadamente a las reclamaciones
del colectivo LGTB?

C.H.: No, claro que queremos
más. Pero entendemos que lo importante
es avanzar y en el camino
seguir exigiendo aquello que
falta. Enrocarse en una posición
inflexible que no consigue dar ningún
paso es una irresponsabilidad.
Esa ley ha aportado muchos
avances pero aún queda mucho
trabajo por hacer. Respecto al concepto
de disforia que introduce,
por supuesto que no lo compartimos.
Pero vamos paso por paso.

D.: Algunos colectivos critican la integración
de las luchas por la diversidad
sexual en el mercado, el llamado
’euro rosa’, y la publicidad en
los actos LGTB, ¿cuál es tu opinión?

C.H.: Creemos que el ambiente ha
tenido un peso muy importante en
nuestra comunidad. Durante una
época- y aún lo sigue siendo- era de
los pocos espacios donde la gente
podía socializar y ligar con cierta
protección. Empresariado chungo
existe, pero también lo hay- y mucho-
que apoya a los colectivos.
Además, muchos forman parte de la
comunidad LGTB. Negar nuestra
fuerza como consumidores en un
sistema capitalista me parece un
error. Otra cosa es limitarnos a ello
(y no lo hacemos). Sobre la publicidad,
ya que el sistema nos utiliza,
¿por qué no utilizar al sistema? Así
podemos poder pagar los seguros
carísimos que hay que abonar para
congregar a un millón de personas
en la calle. Además, cuando una
marca se acerca a un colectivo marginado
como el nuestro, también
contribuye- por interés, por supuesto-
a que nuestra identidad sea un
poco menos marginal. Es también
una manera de aprovecharnos del
sistema. No conozco a nadie que esté
realmente fuera de él, por mucho
que diga lo contrario. Ahora bien,
no soy quién para juzgar sus incoherencias.
Bastante tengo con buscar
el equilibrio de las mías.

Día del Orgullo: «no hay fracción, sino diversidad»
_ D.: ¿Cómo valoras las críticas
de centralismo y
mercantilismo del Día del
Orgullo que realizan algunos
colectivos LGTB?
¿Está esto fraccionando
al movimiento?

C.H.: Cada organización
establece sus estrategias
de acción y todas son respetables.
No hay fracción,
sino diversidad. En la mani
estatal de Madrid, sacar a
la calle a más de un millón
de personas ha sido importantísimo
a la hora de dar
peso social a este movimiento,
sobre todo, cuando
gobernaba la derecha
más rancia. Lo importante
es que no perdamos el
carácter político de la
manifestación- y no lo
hemos perdido. Pero respecto
a la gente y el Orgullo,
¿quiénes somos para
obligar a nadie a vivirlo de
una manera determinada?
En la mani estatal, mientras
no se venga a boicotear
el trabajo- voluntario- de
la organización, cada cual
que viva ese espacio de
libertad como quiera. Y a
quien no le guste esa diversidad,
nadie le obliga a
asistir.

Respecto al centralismo,
de nuevo volvemos a la
estrategia. Vengo del
Col¬_lectiu Lambda de
Valencia, que de centralista,
nada. Aún es necesario
que además de nuestras
manis locales vayamos un
día a Madrid a demostrar
nuestra fuerza y diversidad.
Y nuestra alegría, que tanto
molesta a los más reaccionarios
de este país.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto