ESPAÑA // EL RECORTE DEL GASTO SOLIVIANTA A LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA
Las dos caras del “medicamentazo”

El Gobierno aprobó en agosto un Real Decreto Ley con el
que prevé ahorrar 2.400 millones de euros al año y que
aumentará la prescripción de medicamentos genéricos.

20/09/11 · 7:30
Edición impresa
JPG - 113.8 KB
Olmo Calvo
FARMACIAS. El negocio de los medicamentos
es un mercado multimillonario controlado por
grandes multinacionales

El Gobierno está tomando medidas
para recortar el gasto farmacéutico,
y en los últimos años se han solapado
varios decretos ley que progresivamente,
han ido regulándolo. El
último de ellos ha llegado el 19 de
agosto; éste busca que se receten,
teóricamente, más medicamentos
genéricos que de marca
.

A partir de ahora, la prescripción
de medicamentos se hará por principio
activo, y los farmacéuticos deberán
dispensar el fármaco de menor
precio de una misma categoría
. Esta
medida, que supone un impacto económico
significativo para la industria
farmacéutica, en realidad no es
nueva. Ya en 2010, la última campaña
de ahorro del Ministerio de
Sanidad puso en pie de guerra a los
laboratorios farmacéuticos, ya que
comenzó una campaña, con anuncios
de televisión incluidos, para promocionar
los medicamentos genéricos.

Por entonces, el presidente de
Farmaindustria, Jordi Ramentol,
acusó de “competencia desleal” a
Sanidad. José Ramón Luis-Yagüe directivo
de Farmaindustria, ha sentenciado
esta vez que “se está haciendo
una política de apoyo a los genéricos
que no tiene sentido, como si los
genéricos no fueran industrias que
van a ganar dinero
”. El debate sobre
la validez de los genéricos solo se
plantea en focos donde cohabitan interesadamente
empresas farmacéuticas
y medios de tendencia conservadora.
Pero este posicionamiento a
la defensiva es tan tramposo como el
encubrimiento del Gobierno al afirmar
que el problema es que “las casas
no pueden estar rebosando de
medicamentos sin utilizar o caducados”.

Aunque la sobremedicación
también es un problema transversal,
en la ley, el asunto no sobrepasa lo
económico. Antoni Gilabert, gerente
de Atención Farmacéutica y Prestaciones
Complementarias del Servicio
Catalán de Salud, se preguntaba:
“¿Queremos un mercado farmacéutico
regulado por real decreto ley o
por ley?” Estas medidas, conocidas
como “medicamentazo”, son criticadas
por eliminar un importante porcentaje
de I+D, o abocar a numerosas
pymes al cierre. El periodista especializado
en salud, Miguel Jara,
que ha publicado este año Laboratorio
de médicos
, comenta al respecto:
“El epicentro del innecesario gasto
farmacéutico está en las presiones
que sufren los médicos mediante los
delegados de ventas de los laboratorios
(los conocidos visitadores médicos)”.

Si el Gobierno y sus órganos
respectivos en las comunidades autónomas,
“quieren reducir drásticamente
ese apartado de gasto público,
que de una vez ‘meta mano’ a la visita,
que cuenta con todas las leyes necesarias
ya aprobadas y que no se
cumplen. Si nos pusiésemos a estudiar
a fondo qué medicamentos son
realmente necesarios, efectivos y seguros
para la población, la lista se
estrecharía tanto que dudo que superara
unos pocos cientos y no las decenas
de miles actual” concluye.

En cualquier caso, los comerciales
ya se lamentan, como hace José
Miguel Manzano
, presidente de una
asociación de visitadores médicos en
Andalucía, en El País del 9 de septiembre,
por el hecho de que están
“en peligro de extinción”. Pese a que
la ley entra en vigor el 1 de noviembre,
todavía los buscadores de internet
siguen ofreciendo una envidiable
gama de ofertas de empleo en toda
España. Esto se debe a que, como se
dijo hace unos días en dicho periódico,
es “una industria que cada vez
prescinde más de su nexo de contacto
con los médicos”.

Con esta medida, en definitiva, se
propone “ahorrar hasta 2.400 millones
de euros al año en medicamentos
y 177 millones al conjunto de los
ciudadanos”, según el Gobierno.
Pero, en contra de lo que pudiera parecer,
la subida de precios de los medicamentos
podría ser inminente.

Una de las regulaciones más significativas
es ampliar el margen de negociación
de las empresas
, desde un
5%, como figuraba en la Ley de Garantías
y Uso Racional de los Medicamentos
y Productos Sanitarios (de
2006), hasta llegar al 10%. Esto se debe
a que las negociaciones estaban
en un margen ilegal que llegaba a
menudo a ese 10%.

Este nuevo decreto ley supone un
nuevo parche a medidas ya redactadas
que se están incumpliendo y
ofrece una cara pública tardíamente
honesta, ya que este recorte está impactando
en todos los agentes de la
cadena farmacéutica, especialmente
en la industria y en las oficinas de
farmacia, y sobre todo porque
España está dentro del conjunto de
países que tienen una penetración
inferior al 10% de medicamentos genéricos
en su sistema de salud. Pero
también se seguirán permitiendo las
irregularidades que se cometen y se
demuestra “falta de rigor presupuestario
”,
según declaró el diputado
Gaspar Llamazares.

Otras noticias anteriores:

- [«Los efectos adversos de los fármacos son ya la primera causa de muerte en EE UU»->3044]
- [La última maniobra extrajudicial de la farmacéutica Pfizer->8808]
- [El 'científico fiel' de la industria farmacéutica->886]

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Olmo Calvo
Olmo Calvo
separador

Tienda El Salto