SALUD
Alfabetizar en nutrición

Los adalides de los alimentos
funcionales no paran de saturarnos
con términos que
no conocemos: “bífidus”,
“omega-3”, “triglicéridos”, “fitosteroles”,
“prebióticos”, etc. Su afán es
abrir nuevos mercados, o sea, crear
falsas necesidades.

, Médico y miembro del colectivo Sumendi
24/06/06 · 14:02
Edición impresa

Los adalides de los alimentos
funcionales no paran de saturarnos
con términos que
no conocemos: “bífidus”,
“omega-3”, “triglicéridos”, “fitosteroles”,
“prebióticos”, etc. Su afán es
abrir nuevos mercados, o sea, crear
falsas necesidades.

La ciencia de la nutrición es joven
pero muy compleja. Hace más de
medio siglo que sabemos a groso
modo cuáles son los nutrientes que
necesitamos para estar correctamente
alimentados (alrededor de 50
sustancias). Sólo hace unas pocas
décadas los médicos le daban muy
poca importancia a la influencia de
la dieta en la salud. En los últimos
30 años, sin embargo, se han realizado
descubrimientos muy relevantes
en nutrición.

La dieta influye de forma potente
en la salud, más en el medio y largo
plazo que en el corto. Las principales
causas de muerte en los países
enriquecidos son los malos hábitos
dietéticos: enfermedades cardiovasculares,
cánceres, diabetes, etc. Casi
el 40 % de los cánceres se debe a malos
hábitos de comida o de bebida.
Ningún otro factor (salvo el tabaco)
está relacionado en tales magnitudes
con la génesis de los tumores
malignos.

Los consejos dietéticos que se daban
hace 40 años poco tienen que
ver con los que se dan actualmente.
Pero la ignorancia es supina y los
mitos campan a sus anchas. No sabemos
lo que son las proteínas, para
qué sirven, cuántas necesitamos,
si estamos tomando demasiadas o
no; ignoramos los efectos positivos
y negativos de los cinco tipos fundamentales
de ácidos grasos, simplemente
pensamos que todas las
grasas son malas y hay que evitarlas,
y así todo.

Como nos jugamos la vida en ello,
habría que aprender nutrición en la
Enseñanza Primaria, concediéndole
casi tanta importancia como a las
matemáticas. Sabemos leer y escribir,
sabemos sumar y multiplicar pero
no sabemos qué es un aminoácido,
una grasa ‘trans’ o el índice glucémico
de los alimentos.

Hoy en día ya no tenemos excusas
para no saberlo. Se publica y divulga
como nunca antes sobre estos
temas. Además tenemos la suerte de
vivir en una cultura mediterránea
productora de infinidad de alimentos
corrientes y muy saludables.

Es importante que nos alfabeticemos
nutricionalmente primero y que
mejoremos nuestros hábitos alimentarios
después, ¡y no al revés! De lo
contrario, el charlatanismo, la publicidad
y las multinacionales del sector
nos seguirán engañando con verdades
a medias, publicidad engañosa
y exageraciones que en el mejor
de los casos dañan a nuestro bolsillo,
y en el peor perjudican nuestra salud
o la del medio ambiente.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto