Campañas de ‘sensibilización’ sobre el cáncer de mama
La violencia de la cultura rosa

Este texto analiza cómo, de formas sutiles y no tan sutiles, la ‘cultura del lazo rosa’ y las campañas que se realizan en nombre de la concienciación sobre el cáncer de mama infantilizan a las mujeres, sexualizan sus cuerpos, trivializan la enfermedad y aportan una información sesgada.

, es antropóloga, investigadora en la División de Investigación para la Salud de la Universidad de Lancaster y miembro del Breast Cancer Consortium
19/04/15 · 8:00
Edición impresa

Hoy en día se habla mucho de concienciar a la población sobre el cáncer de mama. Se supone que contribuimos a esta causa al comprar camisetas, lacitos y todo tipo de productos rosas de lo más diverso, o participando en multitud de eventos benéficos. Con el objetivo de esta ‘concien­ciación colectiva’ se ha generado un ambiente festivo y un interés público sin precedentes en el ámbito de la salud. El problema principal es que el término ‘concienciación’ se ha despolitizado, lo que tiene consecuencias gravísimas.

La Asociación Española contra el Cáncer (AECC) es una de las máximas exponentes de esta lectura controvertida. Básicamente, reduce la concienciación a la provisión de información para que las mujeres cumplan con los mandatos médicos haciéndose mamografías y adoptando un estilo de vida que se considera saludable. El adoctrinamiento proviene del tono parternalista, monocromo, basado sola y únicamente en fomentar el acatamiento de las normas sobre el comportamiento personal y coercitivo, apelando al miedo a la enfermedad, a la responsabilidad social y a las responsabilidades de género para influir en el comportamiento de las mujeres.

Esta visión instrumentalista y violenta contrasta radicalmente con el planteamiento de la ‘concienciación crítica’, promovido por el movimiento feminista allá por los años 70, basado en la información crítica y la promoción de la autonomía personal. Uno de los principios de éste es que la información proporcionada debe ser “correcta, relevante, accesible, efectiva y basada en la evidencia científica”. Algunas de las preguntas alternativas que la concienciación crítica plantearía son: ¿por qué la incidencia del cáncer de mama continúa aumentando a pesar de los avances de la medicina? ¿En qué tipo de investigación se invierte el dinero? ¿Cuánto dinero se recauda con la mercadotecnia rosa, a dónde va a parar y a quién beneficia? ¿Qué grupos de mujeres desarrollan determinados tipos de cáncer, y quién tiene más probabilidades de sobrevivir? ¿Cuál es el impacto económico, social, emocional y físico del diagnóstico y tratamiento de cáncer? ¿Cuáles son las diferentes opciones terapéuticas disponibles para las personas afectadas? ¿Cuáles son los beneficios y los efectos secundarios de las intervenciones?

Cualquier medio es válido

Como consecuencia de esta despolitización, cualquier tipo de crítica al modelo actual es rápidamente acusada de “poco ética e inmoral” y de ir en contra de los intereses de las mujeres. De igual manera, cualquier interveción que se hace en nombre de la ‘buena causa’ se considera legítima, lo que ha llevado a malgastar millones de euros en esfuerzos educativos que no fomentan la autonomía personal. Estos esfuerzos se han aprovechado de la solidaridad de la población, creándoles la falsa sensación de estar haciéndolo bien y de estar informada, sin que sea cierto.

Asimismo, raramente se cuestionan los medios empleados para conseguir los fines. El sexismo, la sexualización, la infantilización de las mujeres, la difusión de información sesgada o totalmente irrelevante son frecuentes en muchas campañas, junto al uso de la pedagogía del miedo o el adoctrinamiento, acciones todas ellas justificadas dentro de un marco patriarcal y monopolizado por la autoridad biomédica.

La tendencia a infantilizar a las personas enfermas no es nueva en la medicina, a pesar de las duras batallas para repensar el paradigma dominante de atención médica basado en relaciones de poder médico-paciente. La suposición es que las personas enfermas, y el público en general, son incapaces de comprender la información médica y tomar decisiones por sí mismas. De ahí el énfasis en la tutela paternalista, obsesionada con dictar cuáles son los comportamientos ‘adecuados’. La ensayista Barbara Ehrenreich explica en su artículo Bienvenida a la tierra del cáncer cómo la promoción de juguetes como ositos de peluche y elefantitos rosas “animan a las mujeres a regresar a su estado de niñez, a no cuestionar y aceptar cualquier medida que los doctores, como padres sustitutos, imponen”.

La infantilización está íntimamente ligada con la tendencia a trivializar la enfermedad. Las investigadoras Gayle Sulik, Susan Love y Barbara Ehrenreich explican que el uso del color rosa y toda la parafernalia en torno a este cáncer crea una (falsa) sensación de festividad, suaviza la crueldad de la enfermedad, minimiza el dolor y ridiculiza el miedo a través de la negación de la mortalidad y de la psicopatologización de las mujeres que no comulgan con el eslogan impositivo y peligroso “piensa en positivo y vencerás el cáncer”.

Esta trivialización también invisibiliza las cicatrices emocionales, económicas y físicas a corto, medio y ­largo plazo, anestesia la rabia y suprime el espíritu crítico. Las reivindicaciones de la activista y enferma Beatriz Figueroa son un ejemplo desalentador de la falta de conocimiento público sobre el impacto de la enfermedad. Como señala Figueroa, “la vida no sigue igual después del cáncer”, al menos no para muchas personas. Con todo esto no sugiero que tengamos que recurrir a un lenguaje apocalíptico, ni tampoco niego los posibles beneficios de una actitud positiva frente a la vida; sin embargo, la concienciación crítica requiere ‘realismo’, entendido como “la actitud o práctica de aceptar una situación tal y como es y de estar preparada para ocuparse/lidiar/enfrentarse con ella como corresponde”, según palabras del Breast Cancer Consortium.

La sexualización de la enfermedad y la cosificación de los pechos como objetos de placer sexual masculino son otras dos formas omnipresentes de violencia. De hecho, se ha denunciado durante décadas que este tipo de cáncer ha conseguido atraer la atención pública simplemente porque es una ‘enfermedad sexy’. Ven­de. En otras palabras, la concienciación justifica el modo en que los pechos y los cuerpos de las mujeres han sido representados, escudriñados de una manera casi pornográfica por muchas de las denominadas campañas que se suman al rosa.

Preservar la feminidad

Estas campañas no constituyen actos reivindicativos para reclamar la diversidad corporal de las mujeres y despatologizar los cuerpos mastectomizados. Todo lo contrario. Los pechos se muestran como objetos donde el placer (del otro) y el consumo van a la par. Además de invitarnos a comprar productos, instigan a que hagamos todo lo posible para preservar nuestra feminidad y sexualidad –tristemente reducida a los pechos, como si fuesen el único atributo que hace mujer a una mujer–. Raramente se conceptualizan los pechos como un órgano importante para la propia mujer, en su vertiente estética, encarnada o sexual, que las prótesis y cirugía no pueden imitar.

Además, en estas campañas, el arquetipo propuesto de mujer (re)pro­duce una sexualidad encorsetada e inaccesible, donde la delgadez, la hiperfeminidad, la heterosexualidad, la juventud, la salud y la simetría corporal representan el ideal. De este modo, cualquier síntoma de enfermedad que amenace este ideal se convierte en una fuente de estigma y debe ser escondido. Según la poeta Audre Lorde, los pañuelos, el maquillaje, las prótesis y la obligatoriedad de las reconstrucciones mamarias son artefactos al servicio del patriarcado.

Cualquier síntoma de enfermedad se convierte en una fuente de estigma y debe ser escondido

La desinformación es otra forma de violencia. Es preocupante la falta de información realista y precisa sobre los tratamientos e intervenciones quirúrgicas. La Federa­ción de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) denuncia que la Asociación Española contra el Cáncer “no advierte de las fuertes controversias existentes sobre el cribado del cáncer de mama a nivel mundial, de los posibles perjuicios para la salud de una parte de las participantes y de los déficits informativos en el consentimiento informado, tratando a las mujeres como menores de edad”. Lo mismo se podría decir de la información sesgada sobre la cirugía reconstructiva. Y no hablemos del silencio estruendoso sobre la falta de inversión en el área de investigación de la metástasis.

Resulta curioso, además, que se permita que compañías que patrocinan muchas de estas acciones ‘educativas’ sean responsables de producir agentes contaminantes en sus productos (como en el caso de Ford o Avon) o estén ligadas directamente a la industria farmacéutica (Novartis, Procter&Gamble). Esto evidencia la falta de escrúpulos de estas organizaciones, donde los intereses monetarios se anteponen a la salud pública.

Culpabilizar de la enfermedad

Existe también el peligro de que los esfuerzos de prevención se centren exclusivamente en modificar el comportamiento de las personas. Esto conlleva que se haga responsable a éstas de prevenir el cáncer, de detectarlo y curarlo, y de culpabilizarlas si las cosas salen mal. Igualmente, este paradigma centrado en la mujer oscurece la responsabilidad de los gobiernos de actuar y evita la investigación sobre las causas del cáncer.

En definitiva, la cultura del lazo rosa produce y reproduce la violencia androcéntrica y biomédica más salvaje. La lógica de que concienciar es una acción positiva, liberadora y colectiva ha sido secuestrada por la industria privada y por la salud pública más paternalista y menos política con el objetivo de promocionar determinados tipos de comportamientos y consumismo.

Mamografías periódicas a examen

La radiofísica hospitalaria Guadalupe Martín explica cómo “la implementación de los programas de cribado mamográfico está basada en estudios de hace más de 30 años, cuyos resultados sobreestimaron los beneficios y no mencionaron el perjuicio más importante, el sobrediagnóstico o diagnóstico de cáncer de mama en mujeres sanas. El sobrediagnóstico es un hecho constatado en los programas de cribado, que cuestiona seriamente la justificación de un programa de prevención de la salud, en el que la máxima debería ser “primum non nocere ” (lo primero es no hacer daño). Aunque el nivel de sobrediagnóstico es un asunto sometido actualmente a debate por la comunidad científica, es fundamental la reevaluación de la justificación de los programas de cribado, en los que los beneficios son pequeños y los daños son numerosos e importantes, y en particular, cuando nuevas evidencias contradicen las creencias previas bajo las que se implantaron dichos programas".

 


[Una versión extendida de este artículo puede encontrarse en la revista Mujeres y Salud]

 

Tags relacionados: Número 244
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

24

  • |
    jordi.pericas
    |
    21/10/2016 - 4:57pm
    ¿Se imaginan una foto como la del principio con 5 hombres "testículo con testículo"?
  • |
    pilar
    |
    20/10/2016 - 2:13pm
    NO ESTOY EN CONTRA DE LAS REVISIONES pero si quiero puntualizar que no me gusta nada eso de REVISIONES GRATUITAS porque no lo son ,son revisiones que se pagan con nuestros impuestos y por un lado nos revisan, pero a mas revisiones se llenan mas los bolsillos los fabricantes de esas maquinas, con esto quiero decir que no es algo altruista, las maquinas nos cuestan a los ciudadanos o si son de entidades privadas también las pagamos aunque sea indirectamente con nuestros impuestos. La reconstrucción es elección de cada mujer y es una buena opción no para que te vea un macho sino para que cuando te mires al espejo no te recuerde tu mal. De acuerdo con la autoexploración, con las revisiones, pero por encima de todo esta que los gobiernos se preocupasen e invirtiesen en investigar su origen y que prohibiesen tajantemente que las empresas produzcan productos con elementos cancerígenos, vamos que mas de una de estas empresas ira con el lazo rosa y por otro lado nos mete productos que pueden hacer que se tenga cáncer.
  • |
    mamen
    |
    20/10/2016 - 11:33am
    gracias por el articulo. al menos, a quien sufrimos esta enfermedad y nos enerva la dejadez con la que se nos trata una vez "cubierto" el paso por quirofano, dejandonos a nuestra suerte, hayas perdido o no el trabajo, tengas o no familia o pareja, tengas o no quien te ayude. es vergonzoso ver como se nos utiliza para seguir llenando sus bolsillos gente sin escrupulos, incluidas mujeres (que es lo triste). Odio, como enferma de cancer, al puñetero lacito rosa, les diria a todos los politicos, y mas a las politicas, que se lo metan donde les quepa, si es que tienen lugar, que dejen de utilizarnos, que se reconozca la disminucion de calidad de vida, de las secuelas emocionales de procesos tan largos y el cambio de imagen, no precisamente para bien, que no nos digan que con las reconstrucciones ya estamos listas, ¿alguien ha visto el desastre que pueden llegar a hacerte?. MENOS LACITOS Y MAS ACTITUD.
  • |
    Yo
    |
    19/10/2016 - 11:40pm
    Empieza bien pero pincha en el primer round, no pasa el filtro de una buena imformación contrastada y técnica cuando sales de lo fácil y divulgativo. Bien la crítica al lacito del postureo y tal y a que se exija transparencia con lo recaudado. Luego mezclas churras con merinas, vaya lío tienes. No se puede generalizar, ofendes a profesionales que cada día hacemos nuestro trabajo bajo otros yugos de los que tú misma participas con este panfleto. Tu estilo es más de Sálvame, si acaso, deluxe.
  • Felicito a quien redactó el artículo, critica las campañas contra el cáncer de mama que en realidad no aportan nada de información sobre la enfermedad, que llenan todo de moñitos un mes y luego , en realidad estoy de acuerdo con campañas que informen científicamente,en cómo prevenir, hacer un seguimiento, acompañar a la persona afectada.
  • |
    Mamonla
    |
    24/10/2015 - 12:31am
    Un articulo excelente y arriesgado. He escrito lineas en este sentido que luego tire a la basura Deja en evidencia no a los que apoyan y proclaman el lazo rosa, sino a los que estrategicamente crearon el producto, son muchos y poderosos y consiguen lo que persiguen. Creo que existe una industria del cancer y mirar hacia otro lado es lo que pretenden. Ya es el colmo las compañias hipocritas que apoyan la causa mientras nos llenan de toxicos quimicos que aceleran los procesos cancerigenos... hipocresia si hipocresia
  • |
    Yesele
    |
    22/10/2015 - 7:15pm
    Propongo hacer una lista de sustancias cancerígenas y ver qué empresas las usan para saber si realmente son o no congruentes.
  • |
    Yaz
    |
    21/10/2015 - 7:28am
    Felicito a quien redactó el artículo, pero me da pena la poca comprensión lectora de quienes atacan el contenido, no se habla directamente del color rosa en sí, como ustedes mismos dicen: es solamente un color; el artículo crítica las campañas contra el cáncer de mama que en realidad no aportan nada de información sobre la enfermedad, que llenan todo de moñitos un mes y luego se olvidan del asunto.
  • |
    Fernanda
    |
    21/10/2015 - 7:04am
    Buen articulo, me parece que los comentarios emitidos están sacando generalizaciones erradas y no captan la idea principal, ya que en el fondo no dice que este mal hacer campañas contra el cáncer, ni está sobrevictimizando a las mujeres con cáncer (ojo que tb hay que tener cuidado de q por evitar esta polémica "victimización" se olvide que una mujer q muere por cáncer si es una víctima y eso no es "sobre" victimizarla). Lo que apunta realmente el articulo es a que si se va a intentar generar conciencia esta debe ser una conciencia crítica, cuestionando el paternalismo médico, la forma sexista en que muchas de estas se da, que intereses están involucrado,etc. "El problema principal es que el término ‘concienciación’ se ha despolitizado, lo que tiene consecuencias gravísimas." y esta idea me parece super importante, no porque algo sea lo "politicamente correcto" como una compaña contra el cáncer, esto quiere decir que automaticamente no se siga cuestionando cosas como el cómo esta es llevada a cabo y que intereses económicos están detrás de ellas. si queremos realmente ser mujeres empoderadas no podemos bajar la guardia y dejar de cuestionar todo lo preestablecido. Por otro lado, si bien el autoexamen a través de la palpación está recomendado, este está lejos de ser una forma eficiente de combatir el cáncer de mama, ya que para que un cáncer alcance el tamaño suficiente para ser detectado por el tacto humano ya tiene que estar en una etapa avanzada donde las probabilidades de curación son bajas. Los países que realmente han bajado sus indices de muerte por este cáncer son los que tienen políticas públicas preventivas en sus sistemas de salud con mamografía periódicas para toda la población. Así que pienso que es justamente a través del cuestionamiento, como dice el articulo, que nos podemos dar cuenta de donde atacar el problema, que en este caso tiene que ver mucho más con una lucha política que exija politicas públicas de salud efectivas, más que con repartir folletos rosados sobre autoexamen
  • |
    Patricia Meza
    |
    20/10/2015 - 6:43pm
    Gracias por el artículo, por los comentarios que está recibiendo me queda claro que hace falta escribir y reflexionar mucho más, porque en ellos se ve el efecto que han tenido las campañas del lazo rosa, que es justo parte de lo que planteas.
  • |
    Mitzi
    |
    20/10/2015 - 5:41pm
    Podría citar a algún filósofo para referirme a mis opiniones sobre esto, pero la frase más indicada viene de Patricio, de Bob Esponja: He leído cosas tontas pero esto es estúpido. Porque, que una mujer tome la decisión de romper un tabú mental (que consiste en tocarse a sí misma) con tal de conservar su vida y su salud es malo. Ajá. Como si no tuviéramos tiempo hablando de una ruptura de tabúes mentales sobre el propio cuerpo. Como si no lleváramos AÑOS luchando contra la mentalidad de "el rosa es color de niñas" (entendido en el contexto negativo de la asociación de "ser niña"), acá vienen a reforzar el tabú del rosa. ¡Es un color, por el amor de Dios! No tiene edad ni género. También años tratando de romper el tabú sexual sobre los pechos y los pezones femeninos (por cuestiones de la polémica sobre la lactancia en público) y acá vuelta a reforzar lo mismo sobre que estén expuestos. Por otro lado, al menos en México, hay vagones que van de pueblo en pueblo -o por toda la ciudad- realizando mastografías gratuitas-. Y por lo general el ginecólogo que lo hace es una mujer, para que las pacientes se sientan en más confianza. Porque el cáncer mata, día a día, a los que lo padecen y a los que están a su alrededor.
  • |
    MTS
    |
    20/10/2015 - 3:16pm
    Pues yo la sensacion que me llevo despues de leer los comentarios, que no el articulo, es que mucha gente que comenta no lo ha entendido en absoluto. Por que kitty, para no tener costumbre de insultar a traves de internet, se te ve muy desenvuelta.
  • |
    Vic
    |
    20/10/2015 - 5:46am
    Esto es demasiado retardado y paranoico
  • |
    Norma
    |
    20/10/2015 - 5:08am
    se están quejando de puras weas encerio, en el mundo hay problemas más grande y ustedes están preocupadas de un color... corten el weveo (soy mujer)
  • |
    Mariana
    |
    20/10/2015 - 3:10am
    <span style="color: rgb(20, 24, 35); font-family: helvetica, arial, sans-serif; font-size: 14px; line-height: 19.32px; background-color: rgb(255, 255, 255);">Pues ya lo sabíamos, TODO ES MACHISMO, el aire es machista, las moléculas de carbono son machistas, el calor es machista, igual que el frío, y obviamente el color rosa también es machista.</span>
  • |
    Kitty
    |
    20/10/2015 - 3:07am
    A ver... es real lo que estoy leyendo?? las únicas sexistas están siendo ustedes, toda la vida se representó todos los meses de Octubre, LA CAMPAÑA DE CONCIENTIZACION DEL CANCER DE MAMA CON EL LAZO ROSA, qué tiene de malo y por qué AHORA les molesta?? Esto también está mal?? Que ganas de hacer escándalo y victimización por todo, y se los dice una mujer, son ustedes las que nos infantilizan&nbsp;y nos hacen ver débiles con sus lloriqueos, no se dan cuenta?? Es artículo más carente de cerebro que he visto, y carente de cerebro la que lo escribió. Mi abuela murió de cáncer de mama en una época donde era hasta vergonzoso tener un pariente con cáncer y era un tema tabú, no existías estas campañas, se le ramificó&nbsp;y falleció, precisamente las vidas que se han salvado es por estas campañas, porque siempre está la que se nota algo y no se anima a hacerse el chequeo por miedo a que le salga algo malo y porque las que tuvimos familiares estamos más propensas que otras mujeres y nunca viene mal un chequeo, para eso están estas cosas, sólo una hueca como vos podría decir que es una enfermedad sexy todo por tener pechos, imbécil.&nbsp; Parece que hasta ser mujer para vos es machista. También debe ser una enfermedad del patriarcado faltó que dijeras... pelotuda atómica.&nbsp; No soy de insultar a la gente por internet, pero ojalá te des cuenta cuanto podés ofender y avergonzar a tu propio género con este tipo de artículo. Me jode que digas estas cosas cuando en países como Argentina se hacen campañas de chequeos y mamografías&nbsp;gratuitas a todas las mujeres, Informáte&nbsp;primero.&nbsp;
  • |
    Disidente
    |
    19/10/2015 - 9:07pm
    <br type="_moz" />Me parece, a rasgos generales, una buena crítica. Para empezar, si hay un porcentaje tan alto de curación, no entiendo tanta concienciación. Qué pasa con otros tipos de canceres que tanto nos están invadiendo en nuestras vidas cotidianas? No es acaso mas importante conocer las causas de esta enfermedad más que en tener que estar cada cual preocupándonos de nuestra salud? Creo que deben de ser los Gobiernos los responsables de investigar y descubrir qué es lo que está pasando, o qué están haciendo para que tantos millones de personas enfermen así. Por lo demás, creo que ya va siendo hora de desenmascarar a empresas que apoyan este tipo de campañas donde todo te lo presentan falsamente bonito y que a su vez crean productos cancerígenos y además testean sus productos hormonados sobre animales, creando terribles sufrimientos. Animo a que cada vez más se hagan este tipo de crítica. Campañas, sí, pero más serias, por favor. Eso de soltar globitos rosas, por ejemplo, para los niños. Y&nbsp;ojo con el peligroso &quot;pensamiento positivo&quot;, ni que todos los que se han ido de esta vida no quisieran haber vivido más y mejor. Aludir al instinto más básico como es el de VIVIR como si fuera garante absoluto de que vamos a sobrevivir a la propia muerte, es de lo más manipulador.
  • |
    Nancy
    |
    19/10/2015 - 8:09pm
    Vaya paja mental
  • |
    Karina Vergara
    |
    16/09/2015 - 3:23am
    Excelente reflexión, muy buena y muy interesante. Saludos.
  • |
    Beatriz
    |
    27/04/2015 - 10:09am
    Aunque estoy de acuerdo en que algunas de las campañas asociadas al lazo rosa (fenómeno internacional, mucho más allá de aecc) pueden presentar una imagen frívola de la mujer y la enfermedad, sí me parece el artículo en general muy sesgado. Parece pasar por alto, entiendo que por desconocimiento, muchísimas otras campañas y acciones asociadas al cáncer de mama. Campañas y acciones en donde mujeres voluntariamente se prestan a mostrar las secuelas de la enfermedad, campañas en las que estas mujeres se han mostrado como ellas han querido: con pañuelo, sin pañuelo, con peluca, con la cabeza desnuda, reconstruidas o no, y desde luego mujeres de todas las edades y aspectos físicos. Presenta una visión muy sesgada del trabajo de aecc, reduciéndolo a una especie de &quot;marca&quot; en donde lo único que importa es exhibir a mujeres monas ataviadas de rosa anunciando alguna marca. Presenta una visión muy desorientada del trabajo diario de aecc de lucha contra el estigma que supone la enfermedad. Y por último insinúa, en tono de conspiranoia, la &quot;fuerte controversia sobre las&nbsp; campañas de screening&quot;, cuando, si bien es cierto hay voces disidentes, no hay una evidencia científica sólida en contra de ellas, y sí la hay a favor. En definitiva, si se hacen campañas: mal, si se responsabiliza a la propia mujer de vigilarse: mal también, si no se responsabiliza: peor (paternalismo). Mucha crítica, poca fundamentación, y menos propuestas aún. El no por el no. Triste.
  • | |
    21/04/2015 - 4:12pm
    <span style="color: rgb(60, 61, 60); font-family: Georgia, Times, 'Times New Roman', serif; font-size: 16px; line-height: 22px;">&quot;Según la poeta Audre Lorde, los pañuelos, el maquillaje, las prótesis y la obligatoriedad de las reconstrucciones mamarias son artefactos al servicio del patriarcado.&quot;</span> Ah, bueno, si lo dice una poeta entonces me lo creo, no hacen falta evidencias, igual que en el resto del artículo.&nbsp;
  • | |
    21/04/2015 - 4:08pm
    <span style="color: rgb(60, 61, 60); font-family: Georgia, Times, 'Times New Roman', serif; font-size: 16px; line-height: 22px;">&quot;De hecho, se ha denunciado durante décadas que este tipo de cáncer ha conseguido atraer la atención pública simplemente porque es una &lsquo;enfermedad sexy&rsquo;.&quot;</span> OMG
  • Relacionada: <h3 class="post-title entry-title" itemprop="name">Decisiones informadas: Los riesgos de no ser una madre joven (y no amamantar): <a href="http://Relacionada: Decisiones informadas: Los riesgos de no ser una madre joven (y no amamantar): http://lasinterferencias.blogspot.com.es/2014/01/decisiones-informadas-los-riesgos-de-no.html">http://lasinterferencias.blogspot.com.es/2014/01/decisiones-informadas-los-riesgos-de-no.html</a></h3> <h3 class="post-title entry-title" itemprop="name">&nbsp;</h3>
  • | |
    19/04/2015 - 3:25pm
    <h4 class="art_h4">Para seguir profundizando, fueron muy interesantes las Jornadas de Cáncer de mama y cuerpos disidentes que se celebraron en Ca la Dona: Crónica de un sábado por la tarde <a href="https://oncogrrrls.wordpress.com/2013/11/13/cronica-de-un-sabado-por-la-tarde-jornadas-de-cancer-de-mama-y-cuerpos-disidentes/">https://oncogrrrls.wordpress.com/2013/11/13/cronica-de-un-sabado-por-la-tarde-jornadas-de-cancer-de-mama-y-cuerpos-disidentes/</a> Aquí los videos del acto: <a href="http://www.caladona.org/2013/11/videos-de-la-jornada-cancer-de-mama-i-corporalitats-dissidents/">http://www.caladona.org/2013/11/videos-de-la-jornada-cancer-de-mama-i-corporalitats-dissidents/</a></h4>