Incineración de residuos, medio ambiente y salud

El autor explica los riesgos para la salud que implica la incineración de residuos, y se muestra contrario a los planes de aumentar la cantidad de residuos municipales destinados a incineración en incineradoras y cementeras.

, Doctor en Medicina. UAB
11/05/14 · 8:00
Planta incineradora situada en Morata de Tajuña (Madrid) / Álvaro Minguito

La incineración de residuos es defendida por algunas personas, instituciones y grupos de opinión argumentando su capacidad de producir energía a partir de su combustión (ahora la llaman valorización energética); pero, de hecho, la incineración transforma los residuos en gases, partículas en suspensión, aguas contaminadas, cenizas y escorias; estos productos resultantes son más tóxicos que los residuos originales, es decir, la incineración no “elimina” los residuos sino que los concentra.

Los productos o residuos resultantes de la incineración se pueden dispersar por el medio ambiente: el aire, el suelo y el agua y, a través de este medio, llegar a los alimentos y las personas. Las cenizas de los filtros se deben llevar a vertederos de residuos peligrosos. La normativa vigente permite la utilización de las escorias en la fabricación de cemento o en obra pública, pese a que no se controlan las dioxinas, furanos y otros Compuestos Orgánicos Persistentes (COPs). La incineración también genera aguas contaminadas de los sistemas de lavado de la depuración de gases que es preciso tratar.

Además, estos productos resultantes de la incineración contienen partículas en suspensión, muchas de ellas de medida muy pequeña (ultrafinas) que pasan fácilmente a los pulmones y de allí a la sangre. Entre estas partículas se encuentran: metales pesados, compuestos orgánicos volátiles, dioxinas y furanos, dióxidos de azufre, monóxido y dióxido de carbono y otros compuestos transportados por ellas. La mayoría de estos productos son tóxicos, tienen efectos cancerígenos y teratógenos además de formar parte de la etiología de muchas enfermedades, unas conocidas y otras emergentes, incluso a bajas concentraciones, por causa de su bioacumulación y su persistencia en el organismo.

Aun cuando las nuevas incineradoras e industrias cementeras que han empezado a incinerar residuos urbanos, incorporaran mejoras tecnológicas en los sistemas de retención de partículas y contaminantes, hay que tener presente que, independientemente de la tecnología adoptada (de parrillas, de cama fluidizante, de tambor rotatorio, etc) se producen miles de sustancias contaminantes nuevas, de las que solamente el 10-20% son conocidas. Su formación depende, entre otros, del material que se destina a la combustión, de la temperatura registrada y de la mezcla totalmente casual de las substancias en los hornos. Desde este punto de vista los residuos municipales pueden ser los más peligrosos por la extrema heterogeneidad que los caracteriza.

Los dispositivos de control de la contaminación de todos los procesos de incineración capturan y concentran los contaminantes, pero no los “eliminan”, y así, aunque no hubiera incidentes en estos dispositivos, los contaminantes son transferidos a otros medios. Aunque se utilice la mejor tecnología de filtraje y depuración sabemos que puede haber roturas y accidentes, y más a medida que la instalación va envejeciendo. Hay antecedentes suficientes de vertidos graves de contaminantes a la atmósfera.

Existe una contradicción entre el desarrollo de Planes para la mejora de la calidad del aire en grandes ciudades y Áreas Metropolitanas, que pretenden la reducción de la contaminación atmosférica, sobre todo de partículas y de óxido de nitrógeno en concentraciones superiores a los niveles fijados por las directivas europeas, y la propuesta de aumentar la cantidad de residuos municipales destinados a incineración en incineradoras y cementeras.

Alternativas sostenibles

Existe una amplia experiencia con otros modelos de gestión de residuos municipales que disminuyen significativamente los riesgos para la salud y el medio, y son más sostenibles: la minimización en origen (de envases, bolsas de plástico, etc.), la reutilización, la clasificación en origen, la recogida selectiva, el reciclaje de calidad, el compostaje y la recuperación energética mediante digestión anaeróbica de la materia orgánica. Este modelo reduce las necesidades de materias primas, ahorra energía, minimiza los efectos sobre el clima, los efectos negativos sobre la salud y el medio, no tiene los elevados costes de inversión y mantenimiento de la incineración y, por el contrario, crea muchos más puestos de trabajo. Efectivamente, no es el camino “fácil” de las soluciones de final de cañería (vertederos e incineración), sino que se trata de impulsar con decisión esta nueva cultura a toda la población y superar las dificultades.

Pensamos que la incineración no debe coexistir ni ser complementaria con los modelos preventivos. Si invertimos elevadas cantidades en plantas incineradoras será necesario amortizarlas y quemar residuos en su máxima capacidad. Multiplicar el volumen de residuos incinerados resulta del todo contradictorio con la estrategia de seguir avanzando en el modelo de reducir, reutilizar y reciclar.

El artículo completo ha sido publicado dentro de la revista Mujeres y Salud MyS, editada por la Red de Mujeres Profesionales de la Salud CAPS (Centro de Análisis y Programas Sanitarios).

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Manu Gal
    |
    12/05/2014 - 7:22pm
    #1 ¿Por qué faltas al respeto y descalificas la opinión de quién escribe el artículo con términos como "desinformación", "alarma", "demagogia"? Bastaba con que expusieras tus argumentos sin más. O quizá es porqué no tienes argumentos de peso que contrarresten lo que es la realidad y el resultados de ya unas décadas de incineración y que justifiquen seguir con ese método NO renovable. Hasta la UE, organización nada radical en temas medioambientales ya prevee que no se construyan más incineradoras y que éstas vayan siendo sustituidas por otros sistemas limpios. El enlace recoge una entrevista a una portavoz de las empresas incineradoras, por tanto, muy objetivo, no puede ser.
  • |
    Carlos
    |
    12/05/2014 - 10:54am
    Por desgracia, el presente&nbsp;artículo contribuye a la <strong>desinformación </strong>que suele rodear al tema de la incineración, provocando <strong>alarma entre la población </strong>y el consecuente <strong>rechazo popular </strong>hacia una energía renovable como es el aprovechamiento energético de los residuos. Veo&nbsp;poco apropiado&nbsp;hacer&nbsp;<strong>demagogia</strong> hablando de un tema&nbsp;tan técnico como es la valorización incineración de los residuos mediante&nbsp;su incineración&nbsp;pero utilizando <strong>argumentos puramente médicos </strong>como de la salud de las personas, que todos estamos de acuerdo en defender. <strong>No creo que sea un campo en el que un médico debiera opinar sin contar con la colaboración y respaldo de un técnico especialista en combustión, incineración o del sector de los resíduos.</strong> Veamos los puntos más polémicos,&nbsp;analizados por partes: <strong>1.-</strong>Para empezar, habla de VALORIZACIÓN confundiendo el término con Incineración a secas.&nbsp;<strong>Incorrecto.</strong> La diferencia radica en su significado. Valorizar=Darle valor a un residuo. Por tanto, Valorización Energética=Darle valor energético a un residuo, sacar electricidad y calor de la basura que iría a un&nbsp;vertedero mediante la incineracíón de los residuos. <strong>2.-</strong>Todo peso del artículo se basa en la eventual&nbsp;rotura y accidentes de los filtros de las plantas&nbsp;incineradoras de las cementeras, sin llegar a hablar con conocimiento de los sistemas de protección de estas plantas. <strong>Incorrecto. </strong> Si hay una rotura en el sistema de filtrado, al estar monitorizados en tiempo real&nbsp;por los organismos de control externos&nbsp;se registraría y detectaría&nbsp;obligando a parar la producción en ese preciso instante. Ese sistema se usa en el Complejo de Valorización&nbsp;de la ciudad de Madrid. <strong>3.-</strong>Habla del aumento de la contaminación que supondría en las ciudades ya contaminadas la valorización<strong>. Incorrecto. </strong> El material enterrado en vertedero siempre conlleva una producción de <strong>metano que afecta veinte veces más al efecto invernadero que el dióxido de carbono.</strong> <strong>4.-</strong>Los modelos de gestión sostenible&nbsp;&nbsp;de resíduos&nbsp;puestos como ejemplo alternativo&nbsp;valen p<strong>ara minimizar, no para eliminar.</strong> Son muy loables y todos coincidimos en que se deben aplicar. También decir que son válidas a largo plazo(aprendizaje de las nuevas generaciones desde el colegio), pero no para el problema que tenemos a corto plazo, al que nos debamos enfrentar hoy y en los próximos años. Confunde medidas aplicables a Largo Plazo&nbsp;con otras necesarias a Corto Plazo, por tanto también en <strong>Incorrecto.</strong> <strong>Y por último, lo más&nbsp;EQUIVOCADO y preocupante de todo&nbsp;su artículo: 5.-</strong>No es cierto que la valorización sea incompatible con el reciclaje. Esta afirmación muestra el desconocimiento del sector de quien lo afirma. <strong>&nbsp;L</strong><strong>a Valorización&nbsp;y Reciclaje son compatibles y necesariamente complementarias</strong>. El objetivo de la valorización es incinerar <strong>solo aquellas fracciones de la basura que no recuperables </strong>como son los materiales con poca o nula salida comercial y las reciclables que ya no lo pueden&nbsp;recuperarse por la degradación del material o por presentar una granulometría poco apropiada (dichos materiales nunca se reciclarían, sino que acabarían enterrados en un vertedero). Para más información consúltese el siguiente artículo de la European Engineering Industries Association, EUnited&nbsp;: <a href="http://www.euractiv.com/sustainability/waste-energy-boss-incineration-c-interview-531579">http://www.euractiv.com/sustainability/waste-energy-boss-incineration-c-interview-531579</a>
  • Inicie sesión para comentar