Libre circulación del conocimiento en red
Copiar, pegar, poder modificar

La comunidad de hacktivistas se reúne durante
tres días en el CSOA de Palavea para potenciar
sinergias entre multitud de proyectos en curso.

19/10/11 · 13:26
Edición impresa
JPG - 97.4 KB
Foto: Crazy Banana.

“No hay droga todavía en el mercado
que iguale a la satisfacción de
participar”
, dice alguien que lleva
enredado en el Hackmeeting desde
2002 y quiere permanecer anónimo.
Tampoco hay nombres a los
que entrevistar, pero sí personas
con las que hablar sobre cómo y
por qué hace ya doce años que se
repite anualmente la cita de hacktivistas
de todo el Estado.

Durante un fin de semana, decenas
de personas de distinta procedencia
se encerrarán en un centro
social para compartir experiencias y
conocimiento en torno a las tecnologías
telemáticas y sus implicaciones
sociales y activistas. No habrá distinción
entre organizadores y asistentes;
el evento se entiende como una
red en la que todas participan aportando
sus saberes o sus ganas
de
aprender en cada uno de los “nodos”
(talleres, charlas o acciones) que lo
componen. Pero más allá de estos
días, se trata de una comunidad basada
en el deseo de cooperar mutuamente
para construir espacios de
autonomía tecnológica
. Es decir, una
apuesta colectiva por la autogestión.

Según opina Azalai, un nick que
está involucrado desde la edición
madrileña de 2002, “lo importante
son las relaciones que se establecen
entre todas las participantes”.
De las acepciones del verbo ‘hackear’,
Azalai se queda con la más amplia:
una forma de ver el mundo como
algo apropiable y modificable
por quien lo mira “con una curiosidad
insaciable de conocimientos”.
Cada hackmeeting es “un paréntesis
en el tiempo y en el espacio donde
todo está por inventar”. Cuenta
Meskio, para quien ésta es su octava
participación, que constituye
“una comunidad no estructurada
de la que han surgido muchos proyectos”.
Aunque trabajen en la red
durante el año, los encuentros son,
para D1d4c, que se enganchó en
Menorca en 2005, “una experiencia
sinérgica y de mutua contaminación
imposible de igualar telemáticamente”.

Estas sinergias nacen en los hacklabs que se multiplicaron por centros
sociales a finales de los ‘90 y celebraron
su primer encuentro en
Barcelona en 2000, a imagen de una
idea italiana que se estrenó en
Florencia en 1998. Mucho ha cambiado
el panorama desde entonces.

Según Azalai, “el software libre ha
transcendido los círculos de iniciados

y no implica necesariamente una
determinada ideología ni actitud
frente a la vida”. Ahora las redes son
más difusas porque hay mayor diversidad
de formas de enlace y acción.

Para Meskio, incluyen “desde la
hacktivista que dedica todo su tiempo
a preparar campañas a la hacker
que programa software libre sin pensar
en sus implicaciones sociales”.
La comunidad techie y la hacktivista
están más diferenciadas que hace
una década. Esto se observa en cierta
evolución temática en los nodos,
que incluyen menos experimentación
técnica y están más dirigidos a
proporcionar herramientas para la
transformación social
. En definitiva,
menos nerdcore y más human ware.

Este año se hablará de las aplicaciones
“de botón gordo”, es decir, automatismos
que hacen un trabajo sin
que el usuario necesite conocer su
funcionamiento interno. Un ejemplo es Loic, el software que utiliza
Anonymous para lanzar ataques masivos
a webs. Sólo hay que instalarlo
y, efectivamente, hacer clic en un botón
gordo para participar. El salto al
foco mediático y judicial de Anonymous
ha sido el último paso para que
el ciberactivismo se incluya en el repertorio
común de los movimientos
sociales. El pasado mes de diciembre,
con las filtraciones de Wikileaks,
el subsecretario de Defensa de EE
UU William Lynn lo dejó claro: “El
Pentágono ha reconocido formalmente
el ciberespacio como un nuevo
dominio de guerra”.

Apenas una
semana después la Ley Sinde fue
temporalmente frenada
en el Parlamento
español. La presión en internet
había conseguido impregnar el
debate político y mediático. La confluencia
de corrientes de opinión como
No les votes con el movimiento
15M no pasa desapercibida para nadie
que haya observado los carteles
geeks y las máscaras de V de
Vendetta en las plazas. Un proceso
paralelo a la superación de las fronteras
entre tecnófobos y tecnófilos
en los movimientos sociales
, en favor
de una utilización más transversal,
crítica y práctica.

Con todo esto aumenta la dispersión,
según valora D1d4c, “existen
infinidad de nuevos frentes y retos
abiertos ahora mismo, y quien mucho
abarca poco aprieta”. En cualquier
caso, reconoce, “el trabajo que
se está realizando es enorme.” Entre
los proyectos estrella del hacktivismo
destacan la plataforma Oiga.me,
una herramienta de participación
ciudadana;
Guifi.net para conectarse libremente;
y Lorea, germen de redes sociales
autogestionadas como N-1 o
la que utiliza Democracia Real Ya
para su coordinación interna. En esta
línea, el movimiento 15M parece
haber apostado por el software libre
y el grupo 15hack está coordinando
el desarrollo y mantenimiento de herramientas
a nivel estatal.

Volviendo al evento, las participantes
ultiman los preparativos en una
wiki alojada en sindominio.net/hackmeeting.
Allí se pueden encontrar los
detalles de la programación, proponer
o desear nodos y averiguar qué
falta por hacer. La entrada es abierta
y se ofrece comida y alojamiento, pero
se sugiere inscripción previa para
prever las necesidades. Este año se
hace especial llamamiento a la asistencia
de medios libres o de contrainformación
con el objetivo de tejer
lazos.

No faltará tiempo para las
acciones imprevistas que rodean en
estos encuentros, desde manifestaciones
con consignas a favor de las
descargas P2P
hasta ceremonias de
culto a root (nombre del directorio
madre del sistema GNU/Linux), pasando
por que los cajeros automáticos
cercanos muestren un mensaje
de “System error”. Trozos de código
y rituales de una comunidad mutante
que, concluye el participante anónimo,
“es diversa, hay distanciados,
cercanos, mestizos... pero somos la
misma familia”.

Más en este número:

- [Peligra la neutralidad de la red->16348]

Artículos anteriores:

- 2010: [Zaragoza acoge el encuentro anual de hacktivistas->12342]
- [Internet: los intereses de la industria priman frente a los derechos fundamentales->9958]
- Entrevista a Isaac Hacksimov, integrante de Hacktivistas.net: [«Con la Lista de Sinde planteamos la desobediencia masiva a la Ley»->10060]
- [«Ya tenemos un manual de cómo saltarse la ley Sinde»->13203]

Tags relacionados: Tecnologías P2P
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    anónima
    |
    20/10/2011 - 9:41am
    Para todos los indignados del mundo. Aquí os dejo la referencia de un libro que, tal vez, os interese: <i class="spip">La Otra Orilla: diario de un indignado.</i> http://www.bubok.es/libros/207402/La-Otra-Orilla-diario-de-un-indignado
  • |
    anónima
    |
    19/10/2011 - 8:39pm
    <p class="spip">Yo, viuda de 79 años, denuncio públicamente posible TERRORISMO DE ESTADO: un miembro del PPsoe nos puso denuncia por hechos NOTORIAMENTE FALSOS, una Entidad a la cual pertenece se sumó después con más hechos FALSOS, dicha Entidad denunciante acaba de imponernos un Abogado de Oficio que ella misma designó, dicho Abogado iba en el puesto 10 de la lista del pPSOE al Ayuntamiento de A Estrada, mi hijo hizo campaña pública contra tal candidatura, pierden la Alcaldía, sólo entraron hasta el puesto 9... quién incoó el proceso fue un Juzgado RECUSADO por, entre otras causas, su intervención en el posible homicidio de mi esposo, con repetidas TRAMPAS impiden investigar dicho posible homicidio, detuvieron ilegamente a mi hijo, por escrito (tenemos el texto) nos amenzan de muerte a toda la familia, etc... ¿Quién tendrá la osadía de hablar de JUSTICIA en España?:</p> <p class="spip">http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm</p>
  • Foto: Crazy Banana.
    Foto: Crazy Banana.
    separador

    Tienda El Salto