LA II REPÚBLICA EN CANTABRIA
La esperanza que nos robaron
JPG - 6.6 KB
ESCUDO DE LA II REPÚBLICA. Plaza del Ayuntamiento de Santander / Ricardo Floranes

El próximo 14 de abril se celebrará
el 77 aniversario de
la proclamación de la Segunda
República. En esa

10/04/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 6.6 KB
ESCUDO DE LA II REPÚBLICA. Plaza del Ayuntamiento de Santander / Ricardo Floranes

El próximo 14 de abril se celebrará
el 77 aniversario de
la proclamación de la Segunda
República. En esa
fecha se recuerdan los resultados de
unas elecciones municipales que
dieron un repentino y ansiado vuelco
al panorama sociopolítico del
Estado español. Los diferentes pueblos
que conforman dicho Estado
tomaron las plazas y las calles de sus
municipios invitando de nuevo a un
Borbón a abandonar su reinado
En Cantabria, en esos años provincia
de Santander, una gran mayoría
de los ciudadanos de las grandes
urbes dieron su apoyo a la caída
de la monarquía. El mundo rural,
condicionado por la influencia directa
que sobre él ejercía la Iglesia,
permaneció sin embargo fiel a los
principios conservadores reinantes
durante los años transcurridos del
siglo XX. La vida política de los seis
años de experiencia republicana en
Cantabria se caracterizó por la lucha
constante entre ese conservadurismo
y el socialismo y republicanismo
urbanos. El modelo de Estado
fue aceptado por un amplío
abanico de grupos políticos.

Pero la República no sólo nos
brindó la ausencia de un monarca.
Nos otorgó el derecho y deber de
decidir, la esperanza de establecer
definitivamente la libertad, la paz
y la justicia social anhelada por
muchos, que confrontaba directamente
con los intereses de unos
pocos. La batalla en el plano de lo
social estaba servida. La gran
aceptación entre los cántabros de
las ideologías ‘progresistas’ (socialista,
comunista, republicana, libertaria)
prometía ese anhelado
cambio, e incluso la Constitución
estatal lo garantizaba.

A partir de 1934 la convivencia
pacífica en Cantabria comenzó a
resquebrajarse, durante el primer
periodo de gobierno del republicanismo
conservador. En ese año aparece
en la escena política la organización
fascista Falange, compuesta
por jóvenes burgueses y una pequeña
parte del obrerismo cántabro.
Los enfrentamientos entre los adeptos
al fascismo y las juventudes socialistas,
republicanas y libertarias
se generalizaron. El tenso clima iniciado
con la irrupción del fascismo
fue en aumento debido a la brutal
represión gubernamental tras la revolución
social iniciada en la Huelga
General del 5 de octubre. La progresiva
bipolarización del discurso y la
acción política de los grupos parlamentarios
cántabros fue evidente,
hasta el punto de presentarse a los
comicios de 1936 en dos bloques, el
Frente Popular y el bando contrarrevolucionario
(candidatura de derechas),
que se alzó con la victoria.

Sin embargo, ante el golpe de estado
del 18 de Julio, Cantabria permaneció
fiel a la república.
El 1 de septiembre de 1937, Santander
fue invadida militarmente
por las tropas franquistas, expoliando
definitivamente a ‘los muchos’ la
paz y la libertad a base de bombardeos
y rifles.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto