La Ciudad de los niños y las niñas
JPG - 24.6 KB
 
Fratto

texto de Eva Gómez Pérez

05/06/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 24.6 KB
 
Fratto

texto de Eva Gómez Pérez

Este proyecto del pedagogo
italiano Francesco
Tonucci surge de la reflexión
sobre el crecimiento
y la transformación que están padeciendo
las ciudades a partir de
la última década del siglo XX. Éstas
se han ido convirtiendo en núcleos
masificados con muy poco
espacio público para poder jugar,
pasear, vivir... La especulación no
ha cesado de absorber cada vez
más espacios públicos y privados.
El aumento de la contaminación
ambiental, el tráfico, la construcción
desenfrenada han provocado
que, cada vez más, la vida en la
ciudad se haya vuelto inhóspita,
insegura, desagradable. Las ciudades
se han olvidado de muchos
de sus ciudadanos, reduciendo
considerablemente la capacidad
para actuar autónomamente de la
tercera edad, discapacitados, niños
y niñas, entre otros.

El coche ha ido adquiriendo una
importancia creciente, condicionando
las decisiones estructurales
y funcionales sobre la ciudad, creando
graves dificultades para la
salud y la seguridad de todos los
ciudadanos. La “Ciudad de los niños
y niñas” constituye un nuevo
modo de pensar la ciudad. Es una
invitación a tomar conciencia de
la necesidad de la recuperación de
lo público como un espacio común,
a aprender a analizar la ciudad
críticamente, a utilizarla y a
participar en su construcción.
Nos invita a recuperar el sentido
original de los lugares de solidaridad
de la ciudad, la calle, la
plaza, el barrio, y nos convoca a
transformarlos tomando a los niños
y niñas como referentes, como
medida. Nos invita a considerar
la ciudad como un lugar público
que permita que calles y plazas
puedan ser para los ciudadanos y
ciudadanas canales de encuentro,
comunicación e intercambio, lugares
seguros al vivir en ellos personas
que se hacen cargo del bienestar
colectivo.

Para hacerlo posible se trata de
crear estructuras que posibiliten
la participación de la infancia en
la vida local, insertando el trabajo
y opiniones de los niños y niñas
en la dinámica de los ayuntamientos.
En este proyecto se trata de
crear espacios institucionales,
“los Consejos de los niños y niñas”,
donde se garantice el derecho
del niño a ser escuchado y a
participar activamente en la vida
democrática y la transformación
de la ciudad.

Con este proyecto se trata de
pedir ayuda a los niños y niñas para
que vuelvan a llamar a las cosas
por su nombre. Los niños nos
obligan a ver de nuevo la vida desde
un punto de vista más humano,
se atreven a reclamar, a denunciar
lo que los adultos hemos aprendido
a callar. Asumir a los niños y
niñas como “indicadores medioambientales”
significa considerar
que si la ciudad es buena para los
niños será buena para todos los
habitantes. Se trata en definitiva
de pedir a los niños y niñas que
nos rescaten de este mundo al revés,
en el que llamamos “progreso”
a un modelo que genera malestar
social, que nos hace cada
vez más infelices, un modelo excluyente
y destructivo que nadie
parece atreverse a cuestionar.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • | |
    05/11/2014 - 10:24pm
    Estupendo post, y sobre todo como lo acabas pidiendo a los niños que nos ayuden y rescáten de la sociedad actual que llamamos &quot;progreso&quot;. Nosotros somos una juguetería que optamos por un tipo de juego de siempre y nos especializamos en <a href="http://plazatoy.com">juguetes para niños con discapacidad</a>, el juego de los niños a nosotros nos &quot;rescata&quot; en muchas ocasiones.
  • separador

    Tienda El Salto