SALIK BABA, MINISTRO DEL FRENTE POLISARIO
"Es evidente que la situación se encuentra bloqueada"
JPG - 3.8 KB
SALIK BABA. Ministro de Cooperación
del Frente Polisario.

DIAGONAL-CANTABRIA: Tras la
cuarta ronda de negociaciones con
Marruecos, ¿cómo ve la situación política
del conflicto?

05/06/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 3.8 KB
SALIK BABA. Ministro de Cooperación
del Frente Polisario.

DIAGONAL-CANTABRIA: Tras la
cuarta ronda de negociaciones con
Marruecos, ¿cómo ve la situación política
del conflicto?

SALIK BABA: Marruecos está encerrado
en una política de intransigencia,
rechazo e ignorancia a las resoluciones
del Consejo de Seguridad
de las Naciones Unidas. La comunidad
internacional, a su vez, resta autoridad
y fuerza para imponer a las
partes los compromisos de esta resolución
que, en su momento, también
fue acatada por Marruecos. La situación,
evidentemente, se encuentra
bloqueada.
Tenemos que seguir resistiendo y
luchando y preparar a nuestro pueblo
para que continúe su existencia,
para que se den las condiciones en
las que se pueda llevar a cabo ese referéndum
esperado desde hace más
de 33 años.

D.C.: En el XII Congreso del Frente
Polisario se acuerda seguir con las
negociaciones sin cerrar la puerta a
la lucha armada…

S.B.: En caso de que la comunidad
internacional fracase en una solución
pacífica y se cierren todas las
puertas, el pueblo saharaui tiene toda
la legitimidad para resistir y defender
sus derechos legítimos. El retorno
a la lucha armada es una posibilidad
real, no se puede descartar.
Es la vía que menos deseamos, el último
recurso. Nuestra estrategia se
basa en seguir colaborando con las
Naciones Unidas. Existe una mínima
esperanza de que se pueda encontrar
una solución política.

D.C.: En dicho congreso también se
establecían las líneas básicas de un
Plan de Acción Nacional. ¿En qué
consisten?

S.B.: El primer eje es en torno a los
campamentos de refugiados del territorio
argelino. Se centra en la administración
y gestión de los programas
de cooperación internacional y
ayuda humanitaria, buscando transparencia
y eficacia.
Otro eje está en la creación de
asentamientos estables (infraestructuras,
agua, escuelas, hospitales, estructura
social…) en los territorios liberados,
que son las zonas bajo control
del Polisario, un 30% de la superficie
nacional total.
Otro sería el apoyo a la intifada
dentro de los territorios ocupados
por Marruecos, buscando que la comunidad
internacional le brinde apoyo
y protección a nuestro pueblo.
Finalmente se trataría también de
mantener y preparar a nuestro ejército
para garantizar la seguridad y la
defensa de las aspiraciones legítimas
de nuestro pueblo y del territorio nacional.

DC: ¿En qué situación se encuentran
los campamentos de refugiados?

S.B.: Las condiciones son muy duras:
climatológicamente hostil, escasez
de recursos, necesidades enormes,
dependencia absoluta de la ayuda
internacional… Falta estabilidad,
hay un marcado carácter de provisionalidad
en las ayudas. Ha habido
una reducción de la ayuda. Y puede
haber una crisis alimentaria, por lo
que se ha hecho un llamamiento internacional
intentando evitar una catástrofe.

D.C.: ¿Qué opinión le merece el programa
de acogida a niños saharauis?

S.B.: Este programa acoge a diez mil
niños (nueve mil en España) que no
sólo beneficia a los niños, también es
un medio de comunicación, de crear
vínculos directos para que conozcan
y apoyen nuestra causa. Además, así
mantenemos el español como segunda
lengua, lo que tiene cierta importancia
estratégica.

D.C.: ¿Cómo valora la postura del gobierno
español?

S.B.: España se fue y nos abandonó,
dejándonos en manos de los países
que nos invadieron (Marruecos y
Mauritania), sin concluir el proceso
de descolonización. Hasta que no lo
concluya sigue con la misma responsabilidad,
por lo que este es un tema
de política interior, un problema de
Estado para España.
El apoyo de la sociedad civil española,
de los ayuntamientos y de
las comunidades autónomas, y de
otras instituciones, no se refleja en
la posición del gobierno central.
Incluso ha habido un retroceso en
los últimos cuatro años con el actual
gobierno. Sus declaraciones
han sido ambiguas y confusas. Esto
ha estimulado y apoyado las posiciones
de Marruecos y ha complicado
más las cosas. Esperamos que
esa experiencia le sirva para abordar
el tema con más realismo.
España debería tener un papel
más activo, dinámico, protagonista
para exigir a la comunidad internacional
y a las partes en conflicto
el respeto estricto de la aplicación
de las resoluciones del Consejo de
Seguridad de las Naciones Unidas,
que, en esencia, es el respeto y el
derecho de autodeterminación del
pueblo saharaui.

Tags relacionados: Lucha armada Pueblo saharaui
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto