EMPLEO : CASI LA MITAD DE LOS TRABAJADORES VIVE EN CONDICIONES DE PRECARIEDAD LABORAL
Cantabria, precariedad infinita

La realidad laboral de nuestra
Comunidad está marcada por un continuo
trasiego de miles de trabajadores
que pasan de un contrato temporal a
otro, alternando periodos en el paro.
Mujeres, jóvenes e inmigrantes son los
colectivos más afectados. Muchos de
estos trabajadores, desorganizados y
sin vínculos estables con el resto de sus
compañeros, desconocen o no se atreven
a reclamar derechos laborales básicos,
legalmente reconocidos.

05/06/08 · 0:00
JPG - 18.4 KB
 
CONTRA LA PRECARIEDAD. Manifestación del 1º de mayo en Torrelavega / Intersindical

Contratos por horas, pérdida de
derechos, inseguridad en el puesto
de trabajo, cambios de horario
imprevistos supeditados a la conveniencia
de la empresa, riesgos
para la integridad física del trabajador,
insuficiencia de medios económicos
procedentes del salario
mensual para cubrir las necesidades
básicas de la vida o, simplemente,
situación de desempleo.
Son condiciones asociadas a la
precariedad, que provocan en los
trabajadores enfermedades físicas
y mentales, miedo y sensación de
indefensión. Una situación a la
que sus beneficiarios, haciendo
del vicio virtud, prefieren dar el
atractivo nombre de ‘flexibilidad’.
La precariedad laboral es consecuencia
de las estrategias neoliberales.

Por medio de la subcontratación,
las empresas pueden
disponer y prescindir de trabajadores
sin mayores trabas. Se desregula
la jornada laboral, se facilita
el despido, el empleador goza
de mayor impunidad cuando incumple
sus obligaciones y se debilita
la organización de los trabajadores,
que no tienen tiempo de establecer
vínculos dentro de una
empresa. Aumenta así la desprotección
del trabajador. Y no es casual
que el 50% de los accidentes
que se producen en España los sufran
trabajadores subcontratados.

Las dos grandes reformas del
Estatuto de los Trabajadores, de
1984 y 1994, sentaron las bases para
la generalización de la precariedad.
A ello ha contribuido en buena
medida la legalización de la
Empresas de Trabajo Temporal
(ETT), que, pese a las protestas, vinieron
para quedarse. Condiciones
por naturaleza extraordinarias
(eventualidad, temporalidad e inestabilidad)
pasaron a ser la norma,
y lo excepcional se convirtió
en habitual. Muchos nuevos trabajadores
han comenzado a asumir
esa situación como algo inevitable
con lo que hay que convivir, ignorando
que en todo empleo, aunque
sea de los llamados ‘basura’ también
cuentan con derechos: los
contratos vinculan a ambas partes,
no sólo al trabajador, y también el
Convenio Colectivo es un contrato –de rango superior– que el empresario
ha de respetar.

Precariedad en Cantabria

En Cantabria la precariedad afecta
a casi la mitad de los trabajadores.
Según los datos del tercer trimestre
del pasado año aportados por
el Consejo Económico y Social de
Cantabria, en la Comunidad, con
una población activa de 276.700
personas, hay 210.800 asalariados,
que comprenden a los trabajadores
de los sectores público y privado.
De ellos, alrededor de 79.500,
un 38%, no poseía un contrato estable,
y otros 20.000 se encontraban
en paro. De tal modo que el número
de trabajadores en situación
de precariedad, es decir, aquellos
que tienen contratos eventuales
más los que están buscando empleo,
se acerca a los 100.000.
Las mujeres, los jóvenes y los inmigrantes
son los sectores de la población
que más sufren la precariedad.

Mientras entre los asalariados
masculinos la contratación
temporal alcanza el 27%, entre las
mujeres esa cifra asciende al 35%.
También el paro afecta más a las
mujeres: mientras que en los hombres
el desempleo se tasó en el 5%,
las paradas representan el 6% del
total de mujeres en disposición de
trabajar. Una diferencia pequeña,
si no fuera porque casi el 63% de
las mujeres son consideradas inactivas.
La mayoría de ellas se ocupa
de tareas domésticas, trabajo encuadrado
dentro del denominado
‘trabajo oculto’, es decir, el que carece
de contrato. Se estima que el
valor del trabajo oculto, no contabilizado,
de las mujeres en el hogar
alcanzaría el 40% del Producto
Interior Bruto.

Las tasas de eventualidad y paro
también son mayores entre los jóvenes
de 16 a 30 años, un colectivo
que representa el 33% del total de
la población en edad de trabajar.
En un estudio sobre la precariedad
laboral en Cantabria, realizado por
Jaime Aja para CCOO y la Fundación
de Investigaciones Marxistas,
se señala que la mayor parte de los
desempleados y de los trabajadores
temporales de la región tienen
menos de 35 años: son el 56,6% y
el 60,6%, respectivamente. Son los
que tienen más probabilidades de
ser despedidos o de que no se les
renueve el contrato, produciéndose
un trasiego constante del trabajo
temporal al paro y viceversa.
Entre quienes más padecen las
condiciones laborales precarias se
encuentran los inmigrantes. Según
un estudio realizado por el Taller
de Sociología de la Universidad de
Cantabria, más de la mitad trabaja
por encima de las ocho horas diarias,
y más de la tercera parte lo
hace sin contrato de trabajo.
Cabe señalar que durante el pasado
año se firmaron más de
150.000 contratos eventuales, a
una media de menos de cinco meses
por contrato. La falta de expectativas
hace que un elevado
número de personas en edad de
trabajar tenga que abandonar
Cantabria en busca de mejores
condiciones laborales.

Campaña de la Intersindical contra la precariedadçç
_ Bajo el lema de 'Contra
el trabajo precario,
lucha indefinida', la
Mesa de Sindicatos
Asamblearios de Cantabria,
formada por el Sindicato
Cántabro de Asalariados
del Metal
(SCAM), el Sindicato
Ferroviario de Cantabria
(SF), el Sindicato de
Trabajadores Asamblearios
de Cantabria (STACSTEC)
y el Sindicato
Unitario (SU) están llevando
a cabo una campaña
que tiene como
objetivo fundamental
informar a los trabajadores
sobre el avance de
la precariedad laboral y
combatirla.
Se han realizado ya
varios actos públicos. El
18 de abril Gonzalo
Barredo (SF) y José
María Gruber (SU) expusieron
la situación laboral
de Cantabria en una
conferencia-debate en el
Llar Mozu. Los actos
públicos continuaron en
la calle, con la visita a
dos grandes superficies,
en Torrelavega y en Santander,
para informar
directamente a los trabajadores
acerca de los
derechos que conllevan
los distintos tipos de
contrato, y con una jornada
lúdico-informativa
en el parque de la
Llama de Torrelavega.
Allí se instalaron paneles
y mesas informativas
y una asesoría laboral.
El acto continuó con la
intervención de representantes
de los sindicatos,
una comida popular,
conciertos, y música
y danza tradicionales de
distintos pueblos.

Tags relacionados: Precariedad
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto