ANÁLISIS // ANIVERSARIO DE LA INVASIÓN MILITAR FRANQUISTA DE CANTABRIA
70 AÑOS EN EL OLVIDO

Tras la caída de Bilbao el 19 de junio de 1937, Cantabria y Asturias son las únicas
provincias fieles a la República en el Frente Norte. El 14 de julio de ese mismo año, el
Ejército golpista llevó la guerra a la provincia de Santander, aislando las rutas marítimas
del cantábrico y avanzando desde el frente situado en el norte de Castilla y Bilbao.

14/02/08 · 0:00
Edición impresa


Tras las cruentas batallas que tuvieron
lugar en Reinosa y Torrelavega,
el 1 de septiembre de 1937 la capital
cántabra es invadida militarmente
por las tropas franquistas.
A pesar de la aprobación de la Ley
de Memoria y la fundación de la Comisión
Interministerial para el Estudio
de la Situación de las Víctimas
de la Guerra, no existe ningún estudio
oficial riguroso a nivel provincial
que muestre el balance de víctimas
durante los dos meses de batalla y la
posterior represión franquista. Durante
mucho tiempo las cantidades
que se barajaron para cifrar la mortalidad
provocada por la guerra fueron
las aportadas por el historiador
franquista Ramón Salas Larrazábal,
que compendiaba para Cantabria un
total de 3.411 víctimas (incluidas las
represaliadas tras finalizar la guerra).

Estas cifras no se acercan a la
realidad debido a la infravaloración
de la represión franquista.
Desde hace una década, únicamente
la motivación individual de algunos
historiadores ha conseguido
aclarar estas cifras. Jesús Gutiérrez
Flores, en su estudio Guerra Civil en
Cantabria y Pueblos de Castilla, ha
cifrado en 3.679 el total de víctimas,
de las que 2.535 pertenecieron al
bando republicano. Este libro, sin
apoyo institucional, tampoco en Cantabria,
ha sido publicado únicamente
por Libros en Red (Argentina).

Represión y exilio

Es necesario destacar el gran número
de personas que fallecieron a consecuencia
de la represión franquista.
Según el estudio anteriormente citado,
1.267 hombres y mujeres republicanos
fueron fusilados tras la celebración
de los juicios sumarios del
Franquismo, por fin declarados ilegítimos.
739 fueron ‘paseados’ en tapias
y cunetas, 75 guerrilleros maquis
asesinados y 389 presos fallecidos
en la cárcel. La única opción que
tuvieron los republicanos cántabros
para no ser fusilados, torturados o
robados fue el exilio. Con la caída de
Santander parten al extranjero la primera
oleada, de más de 10.000 personas
y, al finalizar la guerra, la segunda,
sumando casi 20.000 exiliados
según la historiadora Consuelo
Soldevilla.

Han pasado 70 años y esos ‘paseados’
siguen yaciendo en fosas comunes
en algún lugar del territorio cántabro.
Todas esas víctimas y sus familias
siguen sin el reconocimiento
debido y sin que se condene al
Gobierno de un Estado que hace siete
décadas los expolió. Los exiliados
que regresaron a su tierra natal siguen
encontrando en sus calles los
monumentos de aquellos que los
obligaron a abandonarla. Han pasado
70 años y todos ellos continúan
siendo los olvidados.

Tags relacionados: Franquismo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto