Movimientos
Interrogando la "crisis" desde miradas feministas
21
Mar
2013
09:36
Nuestros coños y la precariedad de siempre
Por Vidas precarias

Pensé en escribir este post nada más salir de la consulta de mi médica de cabecera, una de esas que hacen huelga por la sanidad pública y que es tía y que tendrá unos 50 años y el pelo casi corto y que se le ve bastante empoderada. Lo que ocurrió dentro de la consulta no fue nada raro, más bien bastante común, la típica discusión bollera-médica sobre salud sexual, en la que la no-médico prefiere no discutir o ni se plantea rebatir lo que la médica dice; a pesar de tener más conocimiento empírico la propia bollera que la médico.

Lo que hace el biopoder o las técnicas de control del cuerpo del régimen farmacopornográfico...
 

Yo no fui capaz de decirle “las cándidas se pasan entre tías, ¡lo sabré yo! Lo que pasa es que en la facultad no te han contado nada de como pueden follar las tías entre ellas y no tenéis ni idea de lo que se pasa ni de lo que no”; solo alcancé a decirle que prefería no discutir la segunda vez que me rebatió mi argumento mientras le escenificaba un fisting.

Básicamente lo que me gustaría plantear es que la atención a la salud de las mujeres –sin esencializar el concepto mujer– es precaria, la atención a la salud sexual de las mujeres es más precaria aún, y la atención a la salud sexual de bolleras, desidentificadas, polisexuales, queers, trans, BIciosas... ya ni te cuento... y ya no solo es precaria si no que precariza nuestros cuerpos y nuestras vidas.

Así, a la vez, me gustaría preguntar(me)nos: ¿Es este modelo de sanidad pública, que nos trata como una mierda cada vez que vamos a una consulta del/la ginecólogo/a, el que estamos defendiendo en la calle con marea pa'aquí marrea pa'allá? Desde luego yo no lo quiero.

Yo no quiero tener que mentir o discutir para que me hagan las pruebas de VIH: una amiga me contaba que cuando el médico de un centro de salud sexual supo que llevaba más de dos años sin follar con cis-hombres le dijo que no le hacia las pruebas, ella le discutió durante un buen rato, pero el tipo no se bajaba del burro. Otras amigas bolleras me contaban como mentían sobre sus practicas sexuales para asegurarse de que no les pusieran problemas.

Yo no quiero que me juzguen ni que me den discursos moralistas, ni que me echen la bronca ni que me miren con cara de asco, ni que me hagan bromas cuando tengo varias parejas sexuales, no me acuerdo exactamente la ultima vez que follé o tengo menos de la edad “normal” para follar. Hemos escuchado cosas como “durante el tratamiento no mantengas relaciones sexuales, vamos, si puedes...”

Yo no quiero que presupongan en mí ni heterosexualidad ni monogamia, con el típico “dile a tu pareja que...” o “dile a tu novio que...”, cuando le has repetido 3 veces que no tienes pareja, ni novio y que mayormente follas con tías.

Yo no quiero que me hagan ninguna broma mientras una persona desconocida me mira el coño, ni mucho menos que me digan que estoy muy guapa o que me acaricien la pierna, cosa que ya nos ha pasado.

Yo no quiero que me receten la píldora compulsivamente, cada vez que la regla se me viene cada 35 días en vez de 28, me sale un pelo en la punta de la nariz o me duelen los ovarios, en vez de decirme que me haga pajas, que me den masajes a la altura de los ovarios, que no vaya a currar, que pelos tiene todo el mundo y que lo raro de las reglas es que sean regulares.

Yo no quiero escuchar ninguna opinión sobre mi capacidad reproductiva y lo que hago con ella. Nos han dicho cosas como: “mira a ver, ya tienes 30 años y se te va a pasar el arroz” o un “menos mal” a la pregunta de si has tenido algún embarazo.

Yo no quiero que cuestionen mis prácticas sexuales, aunque cuando ya te dicen “¿pero por qué tienes que meter la mano entera?” ya no sabes si reírte, llorar o pensar en la última vez que te metieron la mano hasta la muñeca para relajarte.

Yo no quiero que cuando pregunte a mi ginecóloga por cuánta carga viral de VIH puede haber en la sangre menstrual me diga “¡qué pregunta tan interesante, pero no tengo ni idea!” y tú pienses “¿hola? ¿Nadie se ha planteado esto? ¿Nadie folla con la regla?”.

Esto último me parece comparable a que hasta los años 30 la biología, la medicina o la epistemología hegemónica (encarnada en señores) no conociera ni las líneas generales del proceso de ovulación [1]. Así, a de la misma forma de que estoy seguro de que las brujas de aquí y de allí tenían clarísimo como iban los ciclos menstruales, hormonales y la ovulación, pienso que igual tenemos que ser las nuevas brujas de nuestro tiempo. Es decir, comprometernos con generar una contra-epistemología sobre nuestros cuerpos y nuestra salud integral. Obviamente, no soy ni la única ni la primera que lo piensa. La colectiva de mujeres de Boston en el 76 publicó la segunda edición, esta vez en castellano, de su maravillosa obra contra-epistemológica y feminista Nuestros cuerpos, nuestras vidas [2]. En ella se dan muchas herramientas para la gestión de la salud integral de las mujeres, desde nociones sobre anatomía, emociones, modelos de pareja, métodos anticonceptivos, hasta técnicas abortivas, pero sobre todo plantea una contra al saber médico hegemónico.

Se afirma que nosotras seremos las mejores conocedoras de nuestro cuerpo, y que además eso será lo más saludable, conocernos. Que contra el discurso de los profesionales que nos medicalizan, muchas veces de acuerdo con las modas o los mercados farmaceúticos, y nos desinforman, manteniendo el conocimiento en su poder, hay que abrir una brecha revisando de forma crítica y desde nuestras experiencias todos esos supuestos saberes inapelables de La Ciencia.

También me gustaría nombrar a la red-CAPS, que es una red formada por mujeres profesionales de la salud, que andan haciendo critica al saber médico más cerquita espacial y temporalmente.

Además, sería maravilloso que quien lea este post se anime a contarnos si conoce a más “brujas” de la zona, a profesionales de la salud (sexual o no) majas, y también a denunciar con nombres a esos y esas hijos del mal que nos agreden en sus consultas.

Yo puedo mencionar a:

La matrona del centro de salud de la calle Antracita (Legazpi), que me hace las citologías, es muy maja y además te regala espéculos para que te mires tu misma el útero.

Isabel Serrano, una ginecóloga que tiene consulta en Puerta de Toledo, creemos que en este Centro de Salud del Ayuntamiento.

Una tal Emilia, en Móstoles, que dicen que es un amor. Me gustaría dar más detalles pero no los tengo, intento conseguirlos.

Y por último, en el centro de especialidades de Pontones hay un ginecólogo mayor bastante gilipollas, no sabemos su nombre, pero sería un placer acusarle públicamente.

Os dejo también un vídeo de un proyecto en Uruguay, que me gustó mucho (gracias Sara LF por pasármelo). Para que luego aquí la gente vaya de “tolerante” con los maricas y las bolleras y tachen de homófobo al Sur, ya nos gustaría tener aquí un programa así:

 

Gracias a todas las que me han contado sus intimidades con ginecólogos estas últimas semanas y teorizaciones varias sobre el tema :)
 

Martu Langstrumpf

Notas:
[1] Laqueur, Thomas, La construcción social del sexo. Cuerpo y género desde los griegos hasta Freud, Madrid, Ediciones Cátedra S.A., Feminismos, 1994.
[2] Colectiva de mujeres de Boston, Nuestros cuerpos, nuestras vidas, Cali, publicado por el Colectivo de Mujeres de Cali, 1976. Yo lo pillé en la librería de Mujeres & Compañía.

comentarios

13

  • |
    inteligibilidad
    |
    Vie, 03/28/2014 - 14:38
    Mola el artículo y el vídeo, ¡gracias! La transmisión de ETS entre mujeres es un tema por el que me pregunto hace tiempo pero cuando he buscado información no la he encontrado y cuando he preguntado... pues nadie tenía ni una idea remota... Por desgracia (bueno, por suerte), no tengo anécdotas que contar, más allá de alguna mirada reprobatoria de la médica de turno... Y una curiosidad: ¿por qué casi todos los comentarios tienen votos negativos? ¿Infección de troles por estos lares?
  • |
    lore
    |
    Lun, 07/29/2013 - 16:06
    hay una bruja en el centro de ETS ubicado en el hospital provicial San Juan de Dios de Granada. El trato es exquisito y me encantaba cuando me introducia el especulo, acercaba un espejo y me decia: mira, mira que vagina mas preciosa tienes! me ha encantado el articulo, gracias!
  • | |
    Lun, 07/29/2013 - 14:30
    Gracias por el artículo. Yo llevo 3 años trabajando, como pedagoga y doula, abriendo una brecha en lo que a nuestros ciclos hormonales se refiere. Especializándome en ciclo menstrual y corporalidad femenina para dar respuesta a dudas que me comían por dentro y que he resuelto a través de la relación con otras mujeres. Sin duda es fundamental que nos ocupemos nosotras (biomujeres y transexuales mujeres además de transgender) de conocer nuestros cuerpos, nuestro deseo y compartir saberes.  Mi proyecto es elcaminorubi.com Un abrazo bien grande  E.
  • |
    Bego
    |
    Sáb, 07/27/2013 - 13:51
    Tuve una novia seropositiva, sabiendo que mantenía relaciones homosexuales, para evitar el contagio le recomendaron el preservativo femenino !!!!!!????????!!!???
  • |
    lerelerele
    |
    Mié, 06/26/2013 - 18:25
    Buen artículo, en general, la atención que se les da a nuestros coños, sean homosexuales, heterosexuales, que nos vengan puestos de fábrica o que hayamos decidido ponernos después porque se confundieron al meternos al horno... eso me parece lo de menos, al fin y al cabo somos todas mujeres e históricamente y culturalmente siempre ha sido criminalizado el derecho a nuestro coño a ser utilizado como a nosotras nos de la gana!! Las enfermedades que esa parte de nuestros cuerpos afectan parece ser que van unidas a una carga moralista, hombrecentrista o heterocentrista o paternalista que siempre dejan a la mujer como culpable de sus conductas de puta, perra, floja, fácil.. que va provocando por ahi y al final pasa lo que pasa...<br /><br />Desde mi experiencia personal con los/as ginecólogos/as que me han atendido.. decir que un poco de todo he encontrado pero que la percepción de que algunos en vez de dedicarse a tratar enfermedades e informar sobre prevención y preocuparse de educar en salud, son mas jueces moralistas que se encargan de ponerte una etiqueta de moderna putilla de estos tiempos!! Yo tuve una infección provocada por el virus del papiloma humano y en la primera consulta informativa o juzgativa como queramos llamarlo.. el ginecólogo que se sentaba delante mio hizo comentarios como: es que estas jóvenes de hoy en día no os cuidáis nada, tu sabrás con quien has andado si lo recuerdas.. y para colofón final.. me recetó 6 meses de abstinencia sexual.. haciéndome sentir un foco de infección asqueroso... si lo que quería era quitarme las ganas de follar... lo consiguió hasta que en la segunda consulta otra compañera suya me explicó todo perfectamente y lo calificó de dinosaurio desinformado...<br /><br />Que hoy en día tengamos que seguir aguantando este tipo de cosas, me enfada, porque hace que las mujeres se desempoderen y frenen sus impulsos y ganas de disfrutarse, sean compañeras, lesbianas, trans, heteros o ... lo que cada una decida en cualquier momento sin tener que ponernos un nombre para siempre!!<br /><br />Así que mujeres de coños débiles, de flujos fáciles, picorosos y con ganas de ser empoderados, hagamos que se nos escucheee!!!<br /><br />
  • |
    Vanessa
    |
    Mié, 06/26/2013 - 08:14
    -Buenos días.<br />-Hola &iquest;qué tal? &iquest;es la primera visita?<br />-sí, aquí sí.<br />-pues primero te haré unas preguntas para rellenar la ficha...&iquest;tienes hijos?<br />-no.<br />-&iquest;estás casada?<br />-no.<br />-&iquest;qué anticonceptivo utilizas?<br />-no soy heterosexual.<br />-ya, ya sé que eres heterosexual.<br />-no, que no soy heterosexual.<br />-sí, sí, lo he entendido, que eres heterosexual, claro.<br />-no...he dicho que NO soy heterosexual, es decir, que soy homosexual.<br />-&iexcl;ah!&iexcl;oh! ya, vale, pues, pero...&iquest;venías a hacerte una citología no?<br />-sí.<br />-pues yo no puedo hacerte una citología, lo siento mucho, pero es una reponsabilidad que yo...<br />-pero &iquest;por qué?<br />-a ver, &iquest;has tenido relaciones sexuales con hombres?<br />-&iquest;por qué tengo que contestar a esa pregunta? no me parece pertinente.<br />-bueno, pues si no quiere contestar yo no puedo hacerle nada...<br />-&iquest;qué es lo que quiere saber?&iquest;si tengo imen? no tengo imen, seguramente lo perdí saltando a la comba mucho antes de miprimera relación sexual.<br />pero si quería saber si tengo imen me lo podría haber preguntado directamente en vez de preguntarme si he tenido relaciones con hombres.<br />-Bueno de todas maneras, si no ha tenido relaciones sexuales con hombres no es necesario que se haga una citología.<br />-&iquest;por qué no es necesario que me haga una citología?<br /><br />No sigo porque es fastidioso y aburrido reproducir las conversaciones de besugas, con pequeñas variaciones,que mantengo con las ginecólogas de turno en la primera visita. Yo no soy partidaria de mentir para colaborar en su ignorancia (como hacen algunas conocidas mías), prefiero señalársela y si es necesario impartir la pedagogía de la que les privaron en la universidad.. Hay que decirles claramente que se saltan preguntas en &quot;su ficha&quot; &iquest;es usted heterosexual? &iquest;tiene imen?.<br /><br /><br />
  • |
    Elena
    |
    Mar, 06/25/2013 - 22:18
    El doctor Luis Enrique Prieto es mi ginecólogo. A mí siempre me ha tratado genial. Me gustaría saber por qué se le critica. Supongo que cada cual tendrá sus motivos; yo la verdad es que le adoro. También es cierto que igual se le critica por el trato que han recibido mujeres homosexuales, el cual no es mi caso. Me daría mucha pena descubrir que no es tan amable y considerado con todas sus pacientes como lo es conmigo.&nbsp;<br />Un saludo
  • |
    Mientras Tanto
    |
    Mar, 06/25/2013 - 18:04
    Buenísimo artículo, creo que el ginecólogo&nbsp;mayor e incompetente del centro de Puerta de Toledo (Pontones) del que habláis&nbsp;es Luis Enrique Prieto Vázquez: un verdadero incompetente y trato humano pésimo.
  • | |
    Vie, 04/05/2013 - 11:49
    es muy importante que se empiece a hablar de un tema que generalmente ha sido invisibilizado, te lo agradezco. tu artículo puede ser un punto de partida para insertar el tema en un contexto más amplio. pero, el contexto en el que vivimos es mucho más complejo y perverso de lo que era antes de la crisis. si seguimos pensando cada problema por compartimentos estancos, probablemente no vamos a tener un análisis suficiente para acercarnos a todo eso. lo que tú dices respecto al sistema sanitario, de la incapacidad de atender la &quot;diversidad&quot; lo comparto contigo, pero te pregunto: &iquest;no es la misma incapacidad que tienen cuando atienden una mujer heterosexual que quiere abortar y actúan con ella como si estuviera matando a alguien? &iquest;no es la misma incapacidad que tienen cuando una chica de 15 años les pide informaciones respecto a la anticoncepción? o, igual, &iquest;cuando un chico gay pregunta cualquier cosa respecto a cualquier enfermedad?<br /><br />si seguimos hablando de cada tema como si fuera solo de una &quot;parte&quot;, probablemente nos vamos a analizar en profundidad la complejidad de la situación que tenemos alrededor, y ponemos esta &quot;parte&quot; en un lugar específico, contribuimos a reproducir, una vez más, un estado de excepción.
  • |
    Martu
    |
    Mié, 04/03/2013 - 14:08
    @#1 Muchas gracias por el comentario! seria un placer participar/colaborar con vosotras en algún momento :) muchas gracias por el ofrecimiento! :) :)
  • |
    Cristina Bonhomme
    |
    Mié, 03/27/2013 - 08:32
    Felicidades por el artículo. Soy matrona en el hospital de Manacor (Mallorca) Solo decirte que en mi medio laboral la ratio de gays/lesbianas es bastante alta y que, aún sin esta curiosidad, en toda la isla mis colegas son totalmente openminded. Eres valiente. Sigue así, y cuida tu hipotética llaga de estómago de tanta injuria mental y corporal. Yo sé que a todas las personas con diferentes opciones personales y sexuales se les debe tratar por igual y sin menoscabo de no seguir el patrón patriarcal pero es cierto que los supuestos heteros sabemos muy poco de cómo son las relaciones sexuales de los otros no hetero. Pero creo que eso es lo de menos, &nbsp;todos los profesionales del sexo sabemos cómo se transmiten las enfermedades de transmisión sexual y ningún médico de cabecera ni ginesaurio debería cuestionaros un test de HIV o de HPV. Animo y adelante. Besos y abrazos. Cristina
  • |
    Pippi también Langstrumpf
    |
    Mar, 03/26/2013 - 11:22
    Pues a mí me encanta follar durante la regla :-)
  • |
    Maragita López Carrillo
    |
    Mar, 03/26/2013 - 10:57
    Hola Martu, felicidades por el artículo, pones el dedo en la llaga. Sanidad pública sí, pero &iquest;cual? y &iquest;cómo?. Hace tiempo que en la red tenemos este debate.<br />Gracias por nombrarnos y elogiarnos.<br />Si te apetece escribir un artículo para nuestra revista, MyS, (supongo que la conoces pero por si acaso <a href="http://www.mys.metriz.net">www.mys.metriz.net</a>), estaríamos encantadas.<br />Un abrazo<br />
  • Vidas precarias

    Hoy, en medio de una de las tantas tormentas de la lluvia ácida del capital, mezclamos voces, deseos y miradas feministas para interrogar la realidad desde otros lugares que no sean el sujeto obrero-blanco-heterosexual-urbano que hace tiempo dejó de representarnos. Aquí nos encontramos amaia orozco, Haizea M. Alvarez, Martu Langstrumpf, Sara LF y Silvia L. Gil, partiendo de nuestros cotidianos para conversar entre nosotras y con otras en las fugas y resistencias que visibilizan conflictos y generan otras formas de vida.