Movimientos
Interrogando la "crisis" desde miradas feministas
16
May
2013
14:39
Aterrizando lo personal es político
Por Vidas precarias

Esta reflexión parte del malestar que surge cuando hay un desajuste entre vida y política. En concreto, del malestar que encontramos en colectivos/ grupos/ asambleas y en las personas que participan o querrían participar en ellos. Por ejemplo cuando aparece la insatisfacción porque la política que haces no responde ni piensa en necesidades reales. O cuando por tu situación particular no puedes ni siquiera participar en dichos grupos. Tanto cuando haces política de forma evidente (participando directamente en la vida pública) como cuando la haces de forma no reconocida (por ejemplo cuidando). Cuando los lazos y vínculos que creamos no son tan fuertes como para sostenernos, por mucho que hayamos hablado de cuidados, de la vida que merece la pena ser vivida, de comunidad, de afectos o de lo común.

“Lo personal es político”. Las feministas de los 70 comenzaron a utilizar esta consigna para defender los grupos de autoconciencia de mujeres, que por parte de la izquierda tradicional eran tachados de terapia. Esta era la forma de negar su dimensión política y de desvalorizar su trabajo. La deslegitimación de la política de las mujeres es una constante, tan antigua como la deslegitimación de lo femenino. Haciendo memoria no me cuesta acordarme de cuántas veces a la karakola (casa okupada de mujeres eskalera karakola, centro social feminista de Madrid al que estuve vinculada muchos años), nos llamaban “grupo de amigas”, como forma de vaciar de sentido lo que hacíamos. La deslegitimación que te obliga insidiosamente, o bien a blindarte de razones y de deseos para seguir trabajando sin esperar reconocimiento del afuera, o bien a la eterna justificación.

Recuerdo también aquellos subidones de autolegitimación; “es que hasta fregar en la karakola es político”, decía una compañera. “Que lo personal es político no quiere decir que todo se vuelva personal, sino que todo se vuelve político”, decía otra compañera. Y así, nos pasa como con el término “cuidados”, que de tanto abrirlo se nos vacía.

Lo que me interesa es pensar “lo personal es político” de tal forma que nos ayude a ensayar prácticas políticas que se ajusten más a la vida y que por lo tanto nos ayuden a tener una vida menos precaria (vida propia y vida colectiva).

El primer límite que encuentro es que últimamente los neutros (lo personal) me chirrían. Me pasa con “lo común”, que habría de ser lo más concreto, una práctica, un verbo y se enuncia de la forma más abstracta posible en nuestra lengua. Y esto a mi no me ayuda a imaginar fórmulas y prácticas para una vida más compartida. Me agarro a la propuesta de Marina Garcés (Garcés, 2013) que nos invita a pensar un mundo común, o más bien, una vida juntas. Que nos propone pensar la comunidad evitando caer en dos trampas: una, la nostalgia de lo que fue, o más bien de lo que pudo haber sido y no fue. Dos, convertir la comunidad en una utopía que perseguir. Ambas estrategias generan impotencia y no ayudan a poner los pies en el suelo. Garcés nos propone pensar el mundo común como las coordenadas en las que estamos ya inscritas, unas coordenadas concretas, con sus grandezas y sus miserias, pero que son las cartas que tenemos en las manos. Y a partir de ahí prestar atención a lo que nos separa.

Quizás también necesitemos aterrizar “lo personal” para ver cómo estamos inscritas en esa vida en común, qué le pedimos y a qué nos comprometemos. Ver qué pasa con esa vida propia que ineludiblemente ya está con otras. Y ese aterrizaje no está exento de dificultades, en primer lugar esquivar la tendencia confesional, lo testimonial y el diván, que tanta grima nos dan (habría que pensar por qué, pero eso lo dejamos para otro momento). Y después ¿qué hago cuando la vida me desborda y la política no me sirve? ¿Me enfado con la política porque no habla de mis problemas y mis problemas no se consideran políticos? ¿Me enfado con mi red, con quien vivo, porque los lazos son débiles, porque no me siento cubierta? ¿Me enfado conmigo porque mis elecciones no han sido las correctas? ¿Me junto con personas que están en la misma situación para tratar de facilitarnos la vida?

A veces me he visto exigiéndole de más a la política, como si fuera el muro de las lamentaciones. Y exigiendo de más a las personas con las que he compartido vida (vida política, personal y todo junto). La vida y la política, la vida con la política, pero también una sensación de que la vida excede a la política. Como si hubiera encrucijadas personales en las que la política tiene poco que decir. Hay una parte de la vida que es soledad y que no la podemos esquivar. Hay soledades y dolores que son politizables y otros que no, sin más, que corresponden al lado difícil y áspero de la vida que somos tan torpes en sobrellevar porque siempre ha estado debajo de la alfombra. Pedirle a la política que se haga cargo de eso es echar balones fuera. Es darse de bruces contra la pared una y otra vez y es dejar un poso de insatisfacción constante en nuestro quehacer juntas que despotencia y acaba despolitizando. También hay alegrías que exceden a la política, pero esas no suelen revertir negativamente en la vida común.

Y ahora sí, desde aquí vamos a ver en qué relaciones estamos ya inmersas, qué tipo de vínculos componemos y qué compromisos asumimos (sobre la noción de compromiso últimamente he escuchado dos reflexiones que me han interesado, una de Carolina del Olmo, la otra de Marina Garcés, ambas en las residencias copylove del festival Zemos98 en Sevilla). También vamos ver cómo seguimos oponiéndonos al desmantelamiento de los servicios públicos, a que el mundo funcione al revés, a un sistema que es antinosotras.

Quizás os preguntéis por la pertinencia de esta reflexión, con la que está cayendo, ahora que los efectos de las políticas de austeridad determinan más y más el día a día y las situaciones de exclusión se multiplican. Ahora que lo queremos todo, que desde el 15M una política distinta ha tomado las vidas de muchas (Dormíamos, despertamos). Y también, porque la consigna sigue estando vigente (de hecho estos días me ha llegado una relectura muy lúcida de la misma). En cualquier caso, para mí, la pertinencia de esta reflexión radica en que es necesario reconocer lo límites para precisamente afinar en lo que hacemos. La tarea es doble, por un lado está el hacer una política que interpele nuestras vidas, que atienda a lo que me sucede sin dejar de ser un lugar desde el que pensar y donde estar con otras. La política no puede ser ni una inercia ni una salida al horror vacui, ha de ser algo que tomemos como propio porque nos estamos jugando demasiado. Por otro lado, es fundamental no sublimar lo colectivo porque compartir y ponerse en juego no es fácil. Porque comprometerse en concreto y no en abstracto, con las personas más que con ideas, es a menudo muy cansado. Porque estamos hablando de dificultades reales, de los límites con los que nos topamos, de las formas que inventamos para saltarlos, rodearlos o para asumirlos. Porque estoy hablando de la escala de la realidad donde las cosas son, no de la escala del cómo deberían ser. Porque para mí la política precisamente se ha de ocupar de lo que hay. O más bien de lo que puede dentro de lo que hay, que con eso bastante tiene.

Laura Cortés Ruiz (en colaboración para el blog)
 

Esta imagen es de Precarias a la deriva

 

comentarios

4

  • |
    Layda
    |
    Jue, 05/08/2014 - 19:46
    Qué buen post, anque ya tiene un añito que lo escribiste, el día de hoy me da mucha luz. Gracias por tu reflexión!!
  • |
    laura cr
    |
    Lun, 05/20/2013 - 23:09
    Inwit, muchas gracias por enlazar el poema, es verdad que es enorme...<br /><br />Pepe, &iquest;No merece la pena también, poner esta cuestión en común para pensarla con <a href="mailto:otr@s">otr@s</a>, &iquest;politizándola? para tratar de inventar un saber hacer político que no desatienda a la vida (de estas soledades interrelacionadas que somos) y no nos devuelva a esa otra política que se olvidó de la vida (por)que no se consideraba política?<br />Claro que merece la pena y creo que en eso estamos, pero para afinar también hay que reconocer lo que no se puede. No sé, casi pensando en voz alta, sin mucha más reflexión, por ejemplo, si muere mi abuela a la que adoraba, ese es un dolor que sin más tengo que aprender a llevar. Podré compartirlo con otras personas que la querían o que me quieren a mí, pero la elaboración de mi dolor la tendré que hacer yo con las herramientas con las que cuente y no pasa nada.&nbsp; Otro ejemplo quizás más claro, si yo participo en un proyecto político X donde durante tiempo hemos apostado por formas colectivas de desprecarizarnos y finalmente el proyecto decae, hay conflictos o desencuentros, hay parte de ese desencanto que no se puede compartir, precisamente porque es lo que nos separa, &iquest;no? Son esa situaciones de pérdida de sentido, de momentos vitales diferentes los que son difíciles de compartir y en ese sentido de politizar. También creo que hay una parte de no dramatizar cierta soledad, que tiene que ver con crecer y con estar vivas y con asumir la decisiones que vamos tomando.
  • |
    pepe
    |
    Vie, 05/17/2013 - 11:45
    Si he entendido bien (a veces un@ sobreinterpreta o proyecta sus ideas propias más allá de lo que el texto que lee admite) se trataría de reconocer que entre lo personal y lo político no hay, ni puede haber un ajuste &ldquo;perfecto&rdquo;. Ni podemos pedirle a lo personal que esté siempre a la altura de lo que políticamente sería deseable (a veces un@ no puede, no quiere, no sabe...) ni podemos pedirle a la política que responda/encaje/ complete los deseos-aspiraciones-necesidades personales totalmente (como si fuera una pastilla de la felicidad que mágicamente nos solucionaría todas las complejidades del vivir). Esta idea me parece importante y muy conveniente para que lo personal y lo político puedan caminar de la mano lo mejor posible (sin que sean lo mismo, estando tan relacionados).<br />&nbsp;<br />La cuestión compleja ante la que nos enfrenta el texto, en mi opinión, es que no podemos hacer una definición cerrada a priori de lo que podemos/tenemos que pedirle o darle a la política desde lo personal (y a la inversa). De la declaración genérica de que lo político y lo personal no son lo mismo (aunque estén relacionados) no nos sale por arte de magia una forma concreta de manejar esto en la práctica &iquest;Debo pedirle a la política, por ejemplo, a la asamblea de mi colectivo, que retrase una reunión que me interesa y me importa mucho porque un familiar cercano ha tenido un grave accidente y debo/quiero acompañarle,... y porque hoy tengo un mal día y estoy de mal humor? (por poner un ejemplo (muy malo y simple) con dos extremos &ldquo;personales&rdquo; diferentes).<br />&nbsp;<br />Creo que estamos ante un reto que es personal... &iexcl;y político! Nos tocaría aprender a manejar esto partiendo de ese punto de responsabilidad singular e intransferible de cada cual al que se apunta en el texto al referirse a la &ldquo;soledad que no se puede esquivar&rdquo;. En este sentido este saber hacer es personal. Pero &iquest;no es también, en cierta medida, político? &iquest;No podemos y tenemos que inventar una forma de hacer con la &ldquo;soledad que no podemos esquivar&rdquo;sin dejar de tener en cuenta cómo esta soledad esta conectada también con la de l@s demás? &iquest;No merece la pena también, tal y como hace la autora con su texto, poner esta cuestión en común para pensarla con <a href="mailto:otr@s">otr@s</a>, &iquest;politizándola? para tratar de inventar un saber hacer político que no desatienda a la vida (de estas soledades interrelacionadas que somos) y no nos devuelva a esa otra política que se olvidó de la vida (por)que no se consideraba política?
  • |
    inwit
    |
    Jue, 05/16/2013 - 16:49
    No puedo evitar enlazar aquí&nbsp;<a href="http://inwitty.tumblr.com/post/36201796012/hijos-de-la-epoca">este enorme poema</a>&nbsp;sobre lo que es y lo que no es político de&nbsp;<span style="font-family: ibarra, Georgia, 'Times New Roman', serif; font-size: 15.454545021057129px; line-height: 22.03125px; text-align: justify; background-color: rgb(255, 255, 255);">Wisława Szymborska.<br /><br />Salud,</span><br />
  • Vidas precarias

    Hoy, en medio de una de las tantas tormentas de la lluvia ácida del capital, mezclamos voces, deseos y miradas feministas para interrogar la realidad desde otros lugares que no sean el sujeto obrero-blanco-heterosexual-urbano que hace tiempo dejó de representarnos. Aquí nos encontramos amaia orozco, Haizea M. Alvarez, Martu Langstrumpf, Sara LF y Silvia L. Gil, partiendo de nuestros cotidianos para conversar entre nosotras y con otras en las fugas y resistencias que visibilizan conflictos y generan otras formas de vida.

    Tienda El Salto