Culturas
Películas, series, piezas sueltas encontradas en la red
19
Sep
2013
21:29
Pitch Perfect: La película Sampler

¿Dónde  y cómo la vi?

Blu Ray en casa de unos amigos. Él se la descargó a ella usando torrent pensando que sería “una película de chicas” que a su novia le gustaría. Ella la vio y le gustó tanto que se la enseñó a él.

¿Dónde se puede encontrar?

-Está disponible en Blu Ray y DVD
-No está disponible en plataformas VOD en España.
-Torrent: Pitch Perfect Torrent

¿Tipo de licencia?

Copyright Restrictivo.

Pitch Perfect

Pitch perfect, traducida aquí como “Dando la Nota” está dirigida por Jason Moore (un señor que había dirigido capítulos de series como Dawson Crece. ¿Recordáis Dawson Crece? Madre Santa) El proyecto se pone más interesante si tenemos en cuenta que está escrito por una mujer que ha sido durante años guionista de 30 Rock y New Girl, Kay Cannon. El talento de Cannon para crear un humor directo y amable al mismo tiempo unido a la mano en la producción de la actriz cómica Elisabeth Banks (que se reserva un papel en la película) dibujan mejor las intenciones del proyecto.

Sin embargo, su condición de fenómeno global de impacto e interés viene de otro lugar. Atención. Entre cinco y siete millones de visionados de sus vídeos en el canal oficial de la película que suben a los trece millones en vídeos colgados por la gente posteriores al estreno. Soy incapaz de contar cuantos vídeos replican alguna de las canciones, versionan, etc.

Así que la película puede no gustarte, pero tiene un impacto cultural digamos que gordo y lo hace, además, a partir de la apropiación y resignificación de algunas de las formas del mainstream audiovisual de los últimos quince años.

Es una película que nace a caballo del éxito de la serie Glee y se une a la tradición de películas musicales/ deportivas/ de competición que Hollywood no ha dejado de hacer jamás con su puntual historia-de-amor-entre-chico-y-chica, que en este caso casi funciona como los números musicales en las películas de los hermanos Marx, algo que funciona mejor cuanto más explicito se hace en la película que está ahí solo para que pueda pasar todo lo demás.

En este caso la historia de amor está apuntalada como el vehículo expresivo de una determinada noción de nostalgia que permita conectar la película no solo con adolescentes y post-adolescentes sino con treintañeros y treintañeras de pro. A saber, la nostalgia. La película no solo cita directamente “El Club de los Cinco” (The Breaksfast Club), la obra maestra de John Hughes, sino que usa la conclusión de la película como particular vehículo narrativo ante una audiencia (al menos una parte) que quizás ni siquiera sepa de qué demonios le están hablando porque ni siquiera habían nacido cuando se estreno "El Club de los Cinco".

¿Qué más? Cierto discurso feminista soft en clave “Nueva comedia Americana” protagonizada por mujeres, bebiendo tanto del cine de Apatow como de “La Boda de Mi mejor Amiga” pero con detalles interesantes, como una defensa del colectivo por encima de lo individual incluso (y esta es la novedad) cuando lo individual lleva razón. Y por si quedaba algún rincón del cine cómico para adolescentes (tíos) por saquear, se permiten el lujo de una de las secuencias Farrelly más asquerosas (e hilarantes) en mucho tiempo.

El propio discurso de la película, que plantea que un grupo de canto a capella exclusivamente de mujeres no llegará a “la cima” hasta que no asuma que vivimos en los tiempos de la remezcla es un buen resumen del tipo de película de la que estamos hablando. Remezcla que considera David Guetta un “rebelde”, pero que de pronto te clava una versión de Azalea Banks como transición entre escenas.

Sin embargo, en unos tiempos post mediáticos es posible que el éxito de la película esté en otro lugar. En su formato troceable y convertible en vídeos de youtube o en la pieza que cierra la película, reunión de todos los memes sobre cultura convergente y participación postmediática del mundo (en serio, sale el planeta tierra y todo).

Más de un izquierdista de pro debería ver el vídeo diez o doce veces para, entre lágrimas, pensar dónde y cuando perdió la batalla. El resto podemos darle vueltas a si esto es la mayor perversión capitalista, un buen ejemplo de participación vía redes o las dos cosas a la vez.
 

 

comentarios

0

radaraudiovisual

Guillermo Zapata hace tiempo que no tiene tiempo para ir al cine o ver la tele, sin embargo sigue viendo películas y series. Un radar audiovisual para hablar de imágenes e historias sin orden ni concierto.