Culturas
Películas, series, piezas sueltas encontradas en la red
10
Feb
2014
13:48
Girls. Temporada Dos. Episodio 5. La basura de un hombre

¿Dónde y cómo la vi?

He visto el capítulo dos veces. Las dos en Blu-Ray. Hace apenas un mes. La primera viendo la serie y la segunda como repaso para preparar este texto.

¿Dónde se puede encontrar?

La segunda temporada de Girls está disponible en DVD y Blu-Ray

También la puedes descargar usando torrent.

No está disponible para plataformas VOD en España.

¿Tipo de licencia?

Copyright restrictivo

¿Cumple el test de Bedchel?

La serie prácticamente siempre. Paradojas de la vida, este capítulo no.

La basura de un hombre.

Tú crees que odias Girls porque son unas niñas pijas, hipsters que gentrifican tu imaginario y te ponen nervioso con sus neurosis (esas que siempre te hicieron tanta gracia en las películas de Woody Allen y viendo una y otra vez Opera Prima) A mí me pasa. Yo creía que era por eso. Pero viendo la segunda temporada he descubierto que no es por eso (al menos no solo). Girls me ponen nervioso porque dicen la verdad.

Una verdad, como cualquier otra, que da cierto miedo, cierta vergüenza y que va acompañada de alguna zona oscura que te obliga a situarla de alguna manera, a hacer algo con ella.

Muchas veces las series de televisión son una reescritura de su situación de partida o de su primera temporada. Desde Perdidos a The Shield (no se me ocurre una serie mas alejada del universo de Girls) son trabajos de indagación sobre sus puntos fundacionales. Girls lo es también y casi es como si la segunda temporada fuera una profundización y a la vez un contrapunto a la primera. Las series son también muchas veces, y por su condición de intermitencia o serialidad interrumpida, un diálogo con sus públicos. Me es difícil no ver en “La basura de un hombre” una respuesta maravillosa de Dunham a una parte de la crítica y público que ha hablado con bastante ligereza de la generación que la serie pone encima de la mesa y en concreto contra la desfachatez de que sea una mujer la que lo haga. Esa mirada paternalista y de cierta superioridad moral de la experiencia se lleva una buena bofetada en este capítulo. Pero si solo fuera eso el capítulo no tendría tanta fuerza.

El asunto es la verdad.
La verdad que se dice en voz alta.

El asunto es el amor infantil, de abandonarse por completo en el otro, suspender el tiempo y eternizarlo. El asunto es cómo la verdad irrumpe. El asunto es lo que haces con eso. Lo que cada uno hace con eso. La cuestión es una obra de cámara, dos personajes que follan y se acercan, se acercan, se acercan... Hasta que uno de los dos empieza a decir verdades.

Verdades, además, incómodas para quien ha visto en la serie de una redefinición radical de las posiciones sobre el amor. Verdades que buscan no experimentación vital, sino su reverso. Que revelan el sufrimiento de la precariedad emocional y el anhelo de estabilidad, frente a la angustia de  un naufragio más o menos animado física y emocionalmente.

La verdad es que no casa bien con nada. Porque de pronto uno desea que le quieran y ya. Y entonces, ¿eso qué es? ¿Es revolucionario? ¿Es conservador? ¿Es todo a la vez?

Y con la irrupción de la verdad y cómo cada quién la coloca... Lo que parecía infinito se vuelve finito. Lo ideal, se vuelve material.

Eh, he logrado escribir del capítulo sin explicar absolutamente nada de lo que pasa. Bien, mejor. Vedlo y ya.

comentarios

7

  • |
    sofimaror
    |
    Lun, 12/15/2014 - 20:40
    &nbsp; <p dir="ltr" style="line-height:1.4;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 13px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Lo que me gustó de esta temporada es que no perdió la esencia de la historia. En general, desde la primera temporada me gustó la frescura, y estoy segura que más de una jovencita se siente muy identificada con la serie, de ahí el éxito de la propuesta. Por cierto comparto con ustedes el sitio oficial </span><a href="http://www.hbomax.tv/girls-4/" style="text-decoration:none;"><span style="font-size: 13px; font-family: Arial; color: rgb(17, 85, 204); text-decoration: underline; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">http://www.hbomax.tv/girls-4/</span></a><span style="font-size: 13px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> de la próxima cuarta temporada. </span></p> <div>&nbsp;</div> &nbsp;
  • | |
    Lun, 03/10/2014 - 22:10
    A mí Girls me parece una obra de arte que, además, necesitaba yo y un millón (como mínimo) de mujeres más.&nbsp; Ese capítulo en concreto es una pequeña obra de arte dentro de la obra de arte. Sin embargo, por lo que he leído en foros, lo utilizan para continuar criminalizando a Dunham&nbsp;de afán de protagonismo. Se ve que la gente aún se resiste a tener una mujer, que además no sigue los cánones de la belleza prestablecidos,&nbsp;escupiendo verdades, por eso me ha gustado mucho tu comparación con Woody&nbsp;Allen y la diferente forma en que el público recibe a una y a otro. Dejo aquí el análisis que hicimos del primer capítulo. Espero que os guste.&nbsp; <a href="http://cinefagiadesociedades.wordpress.com/7-girlshbo/">http://cinefagiadesociedades.wordpress.com/7-girlshbo/</a> Se puede ver y escuchar en vídeo también ;) [[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"53035","attributes":{"alt":"","class":"media-image","height":"280","typeof":"foaf:Image","width":"590"}}]]
  • |
    eyre
    |
    Mié, 02/12/2014 - 20:21
    <span style="font-size: 14px;">No tenía ni idea de la existencia de la serie Girls. Fue la lectura de lo que escribiste sobre el capítulo 5 de la segunda temporada, lo que me impulso a a buscarla. De hecho entre ayer y hoy me he visto la primera temporada y acabo de ver el famoso 5&ordm; capítulo( aprovecho una gripe que me tiene estupendamente postrada ante la chimenea y el ordenador) Y si!! Coincido absolutamente con lo que dices, por detrás, o por encima de lo facilón y pijo está La Verdad, eso que asusta, que sale de la boca en forma de angustia irreprimible cuando le lanzas a la cara al amante perplejo que lo que se desea es la fusión con el otro,&nbsp;&nbsp;el anhelo de estabilidad, que nos quieran por encima de todo... Explicas muy bien lo que pasa sin explicar nada.</span>
  • |
    fusaku
    |
    Mar, 02/11/2014 - 18:10
    Enhorabuena por tu certera opinión, estoy de acuerdo contigo en que ese capítulo marca una diferencia notable, sobre todo porque Dunham&nbsp;nos enseña su magistral capacidad para profundizar y escribir sobre una situación incómoda para muchos espectadores, esas verdades que se dicen en voz alta y que no much@s aceptan el verse reconocid@s en ellas. &nbsp;No estoy de acuerdo con la opinión de los que escriben que tus párrafos no dicen nada, me parecen que se acercan con bastante precisión a la realidad del capítulo.&nbsp; Dunham&nbsp;nos tiene acostumbrados a pequeños destellos de creatividad, pero esos pequeños destellos merecen la pena, una pena que no todos los capítulos tengan la fuerza de ese.
  • |
    wiskacha
    |
    Mar, 02/11/2014 - 13:40
    Dejé de ver la serie precisamente por lo que apuntas en el primer párrafo y no tengo claro que haya mejorado. Con el audiovisual estadounidense a veces tengo la impresión de que les es suficiente para considerar feminista el que una mujer que no se corresponde con los estándares impuestos enseñe las tetas. Me parece muy frustrante : ( Y en efecto, me parecen unas pijazas insoportables con la vida extra fácil y se quejan mucho. Y tengo suficientes ejemplos en el día a día de eso mismo como para, además, tener que soportar uno en la ficción. Por eso elijo no verla...
  • |
    Whaaa
    |
    Mar, 02/11/2014 - 03:10
    Has logrado escribir sin explicar nada del capítulo... ni nada de nada en general. Enhorabuena, porque escribir varios párrafos de nada es muy difícil, casi tanto como lo que hace Lena Dunham.
  • | |
    Lun, 02/10/2014 - 23:17
    Esta serie me gusta mucho. La segunda temporada me parecía peor hasta que llegué hasta este capítulo.
  • radaraudiovisual

    Guillermo Zapata hace tiempo que no tiene tiempo para ir al cine o ver la tele, sin embargo sigue viendo películas y series. Un radar audiovisual para hablar de imágenes e historias sin orden ni concierto.