Saberes
Destituir Occidente, Construir Comunismo
30
Oct
2016
23:47
Desde el "no" hasta la Utopía (reflexiones entorno al 29-o)
Foto de Alvaro Minguito

“Hoy,
Por primera vez,
Podemos contar el final del antiguo reino.”

M.H

 

Las manifestaciones del pasado 29 de Octubre han puesto de relevancia el deseo de cambio real de una determinante parte de la ciudadanía. Las decenas de miles de personas que ayer marcharon en diversas partes del Estado Español, lo hicieron haciendo caso omiso de una campaña de miedo instigada desde la práctica totalidad de los medios de comunicación tradicionales, siguiendo desde luego, los dictados de los partidos a los que auspician. El eje izquierda-derecha del antiguo régimen, del régimen caduco de una transición que no lo fue se mantiene vivo en cuanto a tensión, en cuanto antagonismo, en cuanto a lucha dialéctica feroz, pero sus actores, no son ya los viejos partidos, amortajados en el mismo frente parlamentario que votó por Rajoy presidente. Tampoco es desde luego reducible a la representación parlamentaria de las fuerzas de izquierda que ayer trataron en vano de oponerse a la inevitable investidura de Rajoy. En un acto paradógico, estas mismas fuerzas de la nueva y la vieja izquierda tuvieron que salir del Parlamento para reconocer al verdadero actor político que se anuncia, pero que no termina de aparecer: Las masas. Denostadas, insultadas por intelectuales de distinto pelaje. Tachadas de irracionales. Eso que puede ser llamado pueblo pero al que aún le queda tomar la tierra, fue sin duda el protagonista. En toda su enorme diversidad, recordaban al poema de Benedetti empuñando todos sus noes, para instalar la gran afirmación. Es de estas que parte la acción afirmativa del movimiento dialéctico del nuevo tiempo histórico.

Sin apenas medios, las masas articularon una manifestación que implicó a decenas de miles. Organizados por asambleas señaladas, celebradas en espacios perseguidos y amenazados por los medios, por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. En este sentido la visión no puede ser por mas que optimista. Lo del pasado Sábado fue un recordatorio de lo que ya sabíamos: somos bien capaces de organizarnos, de movilizarnos. No nos resulta difícil reconocernos, nos sabemos pueblo, nos sabemos acompañados, y pese a la masiva propaganda oficial, no tenemos miedo. Pero mas allá de eso, aparecen pocas líneas claras que es también necesario destacar.

En su estrategia de conquista institucional, la nueva y la vieja izquierda han dejado de lado las luchas por causas claras y concretas que caracterizaban las marchas por la dignidad, recordemos, millones cercando no solo el congreso, si no Madrid misma. No solo ayer se veía una acefalía de causas concretas, solo unificadas por el rechazo necesario al golpe mafioso, si no de nuevo cierto cansancio, cierta comodidad, del que espera que el futuro le sea entregado por vía parlamentaria, en forma de ayuda, de beca, de crecimiento económico, o de política agraria. Ayer las masas que se manifestaban por Madrid parecían, parecíamos esperar algo, tal vez una señal, un gesto, un brillante discurso, que nos señalara el camino hacía algo que intuimos pero que no vemos que no alcanzamos a atisbar. Nada llegó, debemos volver a comprender que nada va a llegar por si solo.

ra presencia de Diego Cañamero portando la camiseta de Andrés Bódalo, sirve para recordar, algunos puntos fundamentales para continuar este ciclo abierto de lucha:

La conquista institucional es necesaria, pero insuficiente si no viene acompañada por el gesto físico y real que haga de nuestro territorio, el primer espacio político, el eje fundamental de nuestra lucha. Su camiseta, nos señala lo que a veces por temor o por desidia, olvidamos: estamos en guerra, una guerra de baja intensidad, pero una guerra que implica golpes de estado calculados y medidos como el sucedido en Ferraz, militantes en prisión como Bódalo o como Alfon. Las imágenes de Doris Bénegas, activista recientemente fallecida de Izquierda Castellana, organización muy presente en la manifestación nos hace recordar cuestiones absolutamente determinantes:

Mas allá de la España de los barrios bien, y de las ciudades modelos, están los pueblos y los barrios obreros, donde viven la inmensa mayoría de la población. La de ayer fue una marcha contra el Golpe de la Mafia, es decir, una marcha desde el sentido común. Lejos de sofismas, y de la retórica elaborada, es preciso conquistar los espacios políticos que hasta hoy permanecen como coto particular del conservadurismo mas rancio. Media Castilla esta entregada hoy a las mismas fuerzas que la tienen absolutamente condenada a la desaparición a una muerte lenta como museo al aire libre, o como receptora de ayudas agrarias que solo destruyen la producción real. Y decimos que está entregada por la izquierda, ni la nueva, ni la vieja, con alguna honrosa excepción como en Zamora, se ha preocupado lo mas mínimo por dirigirse a un pueblo que teme, que le es distante, ajeno, pero que sufre. Un pueblo paciente, al que es imprescindible acercarse si es que queremos de verdad cambiar las tornas, y no solo obtener concesiones o cartas otorgadas.

Hoy día un nuevo país se hace posible. No solo por que un proceso constituyente queda cerca, mas de lo que pensamos, si no por que el proceso de destitución del viejo régimen se aproxima también. Somos una masa diversa, alegre, sincera, con hambre de transformación. Pero es preciso elaborar las líneas maestras de una política, que nos permita no solo rodear el congreso desde fuera, si no retomar el Estado Español desde sus mismas entrañas. La nueva agenda política debe perder el miedo no solo a formular la alianza de la nueva unidad popular, si no la construcción real de la plurinacionalidad, la restauración de la soberanía y las luchas por la tierra y el territorio en el siglo XXI.

De manera muy específica Castilla, se encuentra ante el reto de la despoblación, la desindustrialización, la reforma agraria, y la construcción de una nación solidaria articulada en torno a un pueblo diverso. Retos para los que no cabrá viejas soluciones si no la imaginativa respuesta de la masa popular en marcha (una tarea para la que Izquierda Castellana debe estar preparada tejiendo alianzas con el resto de movimientos sociales). Una masa que no debe esperar ya a saludar a sus representantes tras la verja de un congreso en Estado de excepción, si no ser protagónica, ser sujeto popular activo de la historia, y como tal marcar y realizar su agenda política.

Este es un buen comienzo. Partir desde el No al Golpe de la Mafia, hacia la capacidad de dibujar un horizonte común que nos permita construir la utopía en el presente.

comentarios

0

Nuda Vida

Nuda Vida es el lugar donde un grupo variopinto de gente que vive en lugares tan distintos como México, Castilla o Canadá, convergen para reflexionar en torno a la potencia colectiva, la comunidad que viene, la autonomía y la construcción del comunismo.

Tienda El Salto