Saberes
...y así se las hemos contado
16
Oct
2014
16:47
Avistamiento 'ébola' en la valla
Por J. Garín

El Faro de Melilla sale hoy con esta asquerosa portada:

Cinco guardias civiles resultan heridos en un tamaño de letra significativamente mayor que otros cinco inmigrantes que también resultaron heridos pero que en realidad son mucho menos importantes.

Con certeza “uno de los agentes cayó desde cuatro metros de altura empujado por un subsahariano que no fue detenido” y desde la valla se lanzaron “fuego, piedras y orines y escupitajos con 'ébola'”; también se produjo, ahora supuestamente, la expulsión irregular de un inmigrante según muestra un vídeo de la ONG Prodein.

En la edición digital la información está dividida en dos piezas. La primera, una crónica de lo ocurrido ayer en la frontera, tiene como única fuente a Delegación del Gobierno. Pone el enfásis en la (ni presunta ni supuesta) violencia de los migrantes sobre una Guardia Civil que trata (entre comillas, eso sí) de “convencerlos”.

Cuando los guardias civiles decidieron subir a la valla para lograr que descendieran “un subsahariano logró tirar a uno” de ellos. En cambio, las heridas de los que intentaban cruzar la valla se produjeron “por heridas y contusiones a consecuencia de las caídas desde el vallado”. Caídas fortuitas se entiende. Y nada de porrazos, a pesar de los que aparecen el el vídeo de Prodein que se menciona en portada.

Por si no habían quedado claras las distancias el texto se refiere en dos ocasiones al intento de entrar y quedarse en “nuestra ciudad”. Ellos y nosotros, lo nuestro, los de aquí. Para rematar, el autor lleva el enrarecimiento del otro hasta límites interplanetarios con una deleznable referencia a un “avistamiento de más de un centenar de subsaharianos”. 

La segunda noticia lleva por título “Orines ‘con ébola’, fuego y piedras, sobre la valla” y justifica en teoría la lamentable portada. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), única fuente de la información, asegura que “los subsaharianos no sólo lanzaron objetos como piedras o palos contra los guardias civiles que trataban de contener el salto. Además, los inmigrantes que se encaramaron en la alambrada orinaron y lanzaron escupitajos sobre los agentes al grito de 'ébola'”. 

Resulta que no era “con 'ébola'” sino “al grito de 'ébola'”. No es poca cosa el matiz. Pero esto va de meter miedo y para eso es casi mejor no darle vueltas ni contrastar nada. A portada.

comentarios

1

  • |
    maite Pastor Saenz de Buruaga
    |
    Jue, 10/16/2014 - 19:49
    No solo se trata de un hecho atroz sino que además la mala prensa de este país lo convierte en algo grotesco, mas cercano a Walking Death que a la propia realidad. Realidad que muchos de los ciudadanos de este país deberían vivir en sus carnes, para darse cuenta que la emigración no es delito, sino pura necesidad
  • Agregar comentario