Humor
que debió haber pasado hace tiempo
28
Ene
2013
17:18
Dos amigas neoliberales se acercan por el Norte después de asolar y destruir varios países simplemente charlando sobre sus hijos
Por MrBettedeMille

 

Estaban ellas en Francia tranquilamente sentadas en la acera de un café hablando de lo poco racistas que son allí y discutiendo entre risitas nerviosas si Sarkozy será pollón o no será pollón, por aquello que dicen de los bajitos,  cuando de repente el niño de una de ellas lloró porque quería un cruasán y la madre le dijo tres veces que no, intercalando entre estos nos otros tres argumentos para defender la posibilidad del presunto pollón, pero el niño empezó a berrear con todas sus ganas y ella le cruzó la cara. Entonces su amiga la consoló porque supo que a ella le había dolido más que al niño y comenzó una retahíla de todas las veces que ella había tenido que hacer lo mismo, contando ya de paso las experiencias relacionadas de su hermana que vivía en un dúplex a las afueras que nunca regañaba a sus hijas y ya no podía con ellas. La amiga no quiso ser menos y le representó en tiempo real todos los diálogos que ella tenía con su hijo interpretando ambos papeles con voces diferentes y girando la cabeza con todo su raccord de miradas, y todos terminaban en que si hacía falta sacar la zapatilla se sacaba como lo había hecho su madre y mira tú, qué bienísimamente educada había salido ella.  Desde entonces no han parado de hablar y el viento las trae hacia la península criticando a la profesora que les dijo que su hijo no sabía compartir.

China prohibe el flequillo

El Gobierno que pronto nos gobernará a todxs ha limitado la libertad de peinado por considerar que aquellxs que llevan flequillo pierden un tiempo excesivo en su mantenimiento y continua revisión, tiempo que merma la optimización de su producción laboral. Numerosas voces dentro de la comunidad internacional del flequillo encabezada por el movimiento “FREE FLEQUILLO!” se han levantado en contra. Habla su portavoz: “Si esto pasa en China que ni siquiera necesitan plancharse el pelo para tener un flequillo perfecto, ¿qué nos espera a las sociedades plancha-dependientes?”
 

 

 

 

comentarios

0

MrBettedeMille

Escribirá MrBettedemille después de haber leído a Javier Pérez Andújar  eso de “El humorista convierte la metáfora en disparate, ve la ilación entre dos  conceptos de diferente rango, de distinta clase social. El humorista es un lírico metido en la lucha de clases” y haber pensado: Amén.

Archivos