Global
En el terreno de lo políticamente dudoso
27
Sep
2015
16:01
Aquiles, España y Cataluña
Por Jule Goikoetxea

“La nación catalana no existe en la Constitución Española, por eso Cataluña no puede ser sujeto político soberano, sería inconstitucional”, dice España.

“El movimiento no existe, por eso Aquiles no podrá alcanzar jamás a la perezosa tortuga, sería matemáticamente imposible”, dice Zenón de Elea. Esta frase se refiere a la paradoja de Aquiles y la tortuga que explico a continuación.

Todo empieza con un Aquiles que tiene que alcanzar una perezosa tortuga. Aquiles corre más rápido que la tortuga así que decide darle diez metros de ventaja. Empieza la carrera y Aquiles corre esos diez metros mientras la tortuga corre uno. Aquiles corre ese metro y la tortuga un decímetro. Aquiles ese decímetro y la tortuga un centímetro; Aquiles ese centímetro y la tortuga un milímetro. Aquiles de nuevo ese milímetro y la tortuga un décimo de milímetro…. Y así infinitamente.

La conclusión es que Aquiles nunca alcanzará a la tortuga aunque corra para siempre tras ella.

Que en español-constitucional significa: la norma por la que se regula el gobierno del demos (la Constitución), prohibe que el demos se gobierne.

Muchos pensadores y pensadoras han tratado desde el siglo V a.C. dar solución a la paradoja de Aquiles y la tortuga, empezando por Aristóteles y llegando hasta el siglo XX con Russel.
En cambio, sigo creyendo que la solución no está en ningún tratado matemático, de lógica o de filosofía. Estoy de acuerdo con Borges cuando decía que el movimiento es un concepto, no es un número divisible eternamente. Los pasos que da Aquiles y los que da la tortuga en cambio no son conceptos, sino actos, y los actos tampoco son infinitamente divisibles, no son ideas ni ideales, no son simples abstracciones matemáticas o lógicas, son construcciones sociales que no se rigen por consistencia lógica o matemática, sino por la confrontación entre diversas lógicas de poder y de sentido.

No vengo por tanto a aportar ninguna solución a dicha paradoja, sino a constatarla.

La confrontación, sea esta a nivel matemático o sea a nivel político, no se rige nunca por la idea de quietud e infinitud, sino por la de finitud, brevedad y movimiento continuo. Calle número 45, lucha entre adversarios identificados, alianzas con personas concretas, financiación en euros, esta institución no esa otra, esta negociación en horas y minutos, y votación a las 13 horas del día tal.

El gobierno español dice como Zenón que el movimiento no existe: que Cataluña no es un sujeto político. Que debido al infinito matemático, Aquiles nunca alcanzará a la tortuga.

En cambio, desde el siglo VIII a.C., Aquiles siempre ha alcanzado a la tortuga y hoy, día 27 de Septiembre de 2015, Aquiles volverá a alcanzarla.

comentarios

1

  • |
    JBZ
    |
    Mar, 09/29/2015 - 05:03
    Pozten naz zu ametik ikustea. Gu sortu ginen enbor beretik, sortuko dira besteak. Laisterarte.
  • Jule Goikoetxea

    Nací posicionada, en el terreno de lo políticamente dudoso, y cuando me dijeron que la dominación mediante el discurso razonado se llamaba conocimiento una sobredosis estructural me convirtió en actualidad. Las que nacimos con la guerra perdida de antemano no luchamos para ganar, sino para transgredir, y la transgresión contiene dentro de sí técnicas milenarias practicadas desde el origen con la mayor disciplina.

    Tienda El Salto