Cuerpo
Para abrir los ojos ante la (compleja) realidad sanitaria (y socioeconómica) de nuestro entorno cercano (y no tanto)
13
Dic
2013
08:55
I Premio Arzobispo de Granada a la Gilipollez Patriarcal de la temporada
Por Médico crítico

[Disclaimer: nos hemos devanado los sesos para escoger el epónimo de esta nueva entrega de premios, sin embargo entre los múltiples candidatos, hombres y mujeres, nos hemos decantado por Javier Martínez, arzobispo de Granada, glorioso autor del disparate más casposo de los últimos años "si la mujer aborta el varón puede abusar de ella" (no sabemos si nos deleita más la rabotada o el intento ulterior de justificarla). Lamentablemente hemos tenido que renunciar a muchos otros candidatos, a los que por otra parte deseamos que corran descalzos y pisen una pieza de lego, ya sea en esta vida o en la siguiente.] 

Del mismo modo que escudriñamos en nuestros entornos físicos y virtuales para nuestras aleatorias y nunca suficientes entregas del premio Manuel Torreiglesias a la gilipollez médica de la temporada (aquíaquí y aquí); en este diciembre amordazado les traemos la primera edición de los Premios Arzobispo de Granada a la Gilipollez Patriarcal de la temporada.
 
De entre los muchos nominados en esta ocasión tenemos que decantarnos por: Alberto Ruiz Gallardón, por devolvernos a la etapa de perchas y sepsis. ¡OVACIÓN! Eso sí, también hay que reconocer que será el ganador por goleada de los Premios a la Promoción de la Neolengua. [Gallardón, ese que os caía tan bien fuera de Madrid, y os parecía el progre. Ya. AL PLATU VENDRÁS, ARBEYU]

 
[Agradecemos a Leo Bassi su aporte, no habíamos valorado esta perspectiva, y aunque en Londres se vista mucho mejor que en Barcelona, creemos que esta opción más cercana hará que sólo se queden sin-poder-abortar-si-lo-necesitan las muy pobres, mientras que las sólo-un-poco-pobres todavía podrán escoger].
 
Dada la extremada gravedad de este asunto, el atentado a la libertad reproductiva y los derechos que conlleva, no podemos sino otorgarle el título. Eso no quita que, dado que son nuestros premios, vayamos a otorgar un accésit merecidísimo a nuestro querido El (in)Mundo por habernos deleitado con tan deliciosos artículos como estos en las últimas semanas:
 
- El cuerpo 10 de Pilar Rubio se toma una excedencia por su embarazo
 
- Los diez mejores traseros de las famosas españolas
 
 
Como en MédicoCiático somos más de lo queer que de lo sindiásmico, no sólo nos repelen las agresiones patriarcales judiciales; sino también la lerdez cotidiana. Cierto es que estas periodistas del (in)Mundo no están empujando a nadie a una hemorragia masiva en quirófanos clandestinos, pero también son desoladoramente lesivas.
 
Esta morralla patriarcal, barbotada tanto por hombres como por mujeres, hiere y denosta tanto a hombres como a mujeres, pretendiendo despojar de libertad y dignidad a ambos géneros. Forzando a unos individuos a ser mezquinos y agresores y a otros a ser sumisos y de patita quebrada. Y lo que más nos horroriza de esta vertiente de la alienación social, es lo jodidamente arraigada que está, incluso en nuestros entornos. Cuando reparas en que saldrías en la lista Forbes si te hubieran dado un euro cada vez que escuchaste a una tía inteligente decir "yo es que siempre me he llevado más con chicos, mis amigos siempre son tíos, con las tías no me llevo bien" [como si hubiera que demostrar valía en relación a qué amigos se tienen, y además esto se hiciera garantizando no tener "grupo de amigas"]; cada vez que alguien con una mínima formación cultural espeta sandeces sobre el "reloj biológico" usándolo para ningunear el discurso de cualquier mujer acerca de sus planteamientos reproductivos [que alguien me explique qué clase de "reloj biológico" tendría como fin estimular la reproducción cuando los óvulos ya están mustios, en vez de a los 17 años, edad biológica mucho más apta para la concepción]; cada vez que alguien atribuye a las hormonas femeninas la capacidad mágica de anular y condicionar todo un discurso, pero no se crea toda una teoría poblacional acerca de lo que influyen unas hemorroides prolapsadas en una discusión, tanto en hombres como en mujeres [no sé si hay estudios al respecto, pero me apuesto ambas manos a que pone de más mala hostia una hemorroide grado 4 que una dismenorrea]; cada vez que uno mide con rasero distinto la actividad laboral/afectiva/creativa de alguien por ser hombre o mujer;  cada vez que uno piensa que las muertes por violencia de género pertenecen a la categoría "sucesos" pero se quemarían a lo bonzo si se dijera lo mismo de las víctimas de otros terrorismos; cada vez que alguien ataja una discusión con un "es que eres mujer/hombre, no lo entiendes"; cada vez que alguien perpetúa esa retahíla alienante que te convierte en lo que el sistema pretende que seas y no en aquello que tú construyes.

 
Y uno relee todo esto y dice, pero a estas alturas, cómo es que hay que seguir diciendo estas obviedades. Y sin embargo, a los hechos me remito. Sin embargo siempre queda la duda de si por repetir argumentos válidos a aquellos que no los quieren comprender, les estamos proporcionando letanías (argumentos no tienen) para hablar de revanchismos y comparar cosas incomparables. ¿Les suena el "Basta ya de tanto hablar de la Guerra Civil" en un país en el que sigue sin haber una condena sólida al franquismo?
 
Disociación electromecánica en el taponamiento, disociación teóricosocial en este otro taponamiento.
 
Al menos hasta que sepamos sublimar, hagamos humor.
 
 
 
Post Scriptum:
Como es mencionar "derecho al aborto" y llenársenos el patio de Fuerza-partos (de provida no tienen nada), enlazo directamente a otras disertaciones que hemos hecho en este bloj al respecto, por aquello de no repetir
- Un aborto con el médico vestido de payaso
- El síndrome post-aborto: una mentira repetida mil veces...
- El aborto del aborto
- Diputadas, aborto voluntario y clase social

Etiquetas: 

comentarios

0

Médico crítico

Somos un grupo de médicos (jóvenes que van dejando de serlo) de diferentes lugares de España que, tras compartir pasados comunes de asociacionismo utilizamos este blog como espacio de reivindicación y toma de conciencia para hablar sobre medicina, sanidad, salud y sus determinantes sociales y económicos.