Cuerpo
Para abrir los ojos ante la (compleja) realidad sanitaria (y socioeconómica) de nuestro entorno cercano (y no tanto)
09
Oct
2015
10:33
El gran hachazo a la sanidad pública: desgravación fiscal de seguros privados.
Por Médico crítico
Nuestro sistema sanitario (o mi portal).
 
 
El otro día rellenaba las preguntas de una entrevista por escrito que aún está por publicarse; en una de ellas preguntaba si pensaba que las siguientes elecciones abrirían una oportunidad de mejora para el sistema sanitario público de nuestro país... mi respuesta fue que claro, de mejora... o de mayor deterioro...
 
Esa constante lucha entre la visión del déficit y la visión de activos nos suelta una sonora bofetada cuando llegan los momentos finales (o iniciales) de las legislaturas y hay que pagar favores que no se han podido saldar con anterioridad, es entonces cuando las maquinarias de los partidos se engrasan y perpetran una de las mayores agresiones posibles contra la sanidad pública de nuestro estado: la desgravación fiscal de los sistemas sanitarios públicos.
 
Nuestro sistema sanitario debería basarse en un sistema fiscal progresivo por el cual quienes más declararan (no vamos a entrar en los matices del término "declarar") más pagaran; de ahí se financiaría mayoritariamente el sistema nacional de salud (y, derivadamente, sus sistemas autonómicos de salud) y no sería la enfermedad el marcador de intensidad en la aportación al sistema, sino la renta.
 
La desgravación fiscal de los seguros sanitarios privados supone: 1) Una transferencia de dinero desde las rentas medias y bajas hacia las rentas medias-altas y altas, y 2) La supresión del principio de solidaridad como eje rector de la financiación del sistema... ahora son los pobres quienes serán solidarios con los ricos, dejando olvidada la equidad vertical y aspirando a poder prosperar para tener ellos también un seguro privado que poder desgravar.
 
Esta medida se impulsa, además, cuando España camina incesante hacia un objetivo de gasto sanitario público irrisorio, pretendiendo que éste suponga tan solo el 5.1% del Producto Interior Bruto (cuando suponía el 6.5% en el año 2009) -por comparar, en ese periodo el gasto militar en nuestro estado ha pasado del 1.0% al 0.9%, es decir, porcentualmente menos 
 
Ya hemos escrito con anterioridad sobre esta medida, pero os dejamos algunos extractos de los textos que publicamos tanto en este blog como en Agenda Pública.
 
 

4. ¿Quiénes son los beneficiados y quiénes los perjudicados con esta medida?

Obviamente, los beneficiados de esta medida son: 1) Las personas que se puedan permitir económicamente la contratación de un seguro sanitario privado y 2) Las aseguradoras, que esperan obtener un incremento en la contratación de pólizas de seguros.

Las aseguradoras sanitarias privadas han visto cómo el número de asegurados privados ha disminuido tras marcar un máximo en el año 2010; esta medida parece ser la forma que tiene el gobierno de rescatar a estas aseguradoras y ejercer de contrapeso frente a los ciclos económicos a los que se ven expuestas.

¿Los perjudicados? Es una medida profundamente regresiva, de una forma doble; por un lado porque favorece fiscalmente a las personas que se pueden permitir económicamente la contratación de un seguro sanitario privado, por otro lado porque las personas de nivel socioeconómico más bajo son las que acumulan mayor carga de enfermedad; de esta forma podemos afirmar que es una medida que discrimina a los más pobres, que a su vez son los que mayor carga de enfermedad suelen llevar asociada.

Además, el otro gran perjudicado es el sistema público de salud. En el trabajo metodológicamente más correcto llevado a cabo en nuestro país sobre este tema ("Changes in the demand for private medical insurance following shift tax incentives") se afirmaba que reintroducir esta desgravación fiscal en Cataluña (con un importe del 15%) supondría una pérdida de ingresos fiscales superior al teórico aumento del gasto público que se derivaría de su no reintroducción.

 

5. Resumiendo, ¿qué supondría la introducción de la desgravación fiscal de los seguros sanitarios privados?

Copiando un párrafo del texto publicado en eldiario.es:

"En los seguros privados se producen dos fenómenos que no ocurren en el aseguramiento público: la selección adversa –el individuo maneja información sobre su situación clínica que el asegurador desconoce y utiliza dicha información en su favor- y la selección de riesgos –el asegurador no cubre, o lo hace a un precio muy elevado, a aquellas personas con alta carga de enfermedad y que, previsiblemente, supondrán una carga económica para la empresa aseguradora- (Ibern P. 1999). Conocer la interacción de estos factores, así como los incentivos que actúan en las relaciones médico-paciente-empresa aseguradora, es clave para prever los efectos de promover y fomentar el doble aseguramiento sanitario."

La medida de (re)introducir la desgravación fiscal de los seguros sanitarios privados tiene una efectividad no contrastada para la reducción del gasto sanitario público y se enfrenta a graves problemas de equidad. En el contexto de nuestro sistema sanitario de cobertura casi-universal (aunque en proceso progresivo de adelgazamiento de la cobertura a marchas forzadas) es injustificable esta medida, sólo motivada por el intento de apoyar el negocio de la sanidad privada o por tratar de continuar adelgazando un sistema sanitario que no tiene un problema grave por la parte del gasto sino por la de los ingresos, y que se vería necesitado de una reforma fiscal, pero en el sentido contrario de la que previsiblemente anunciará este gobierno.

Terminamos con una cita de un artículo de Vicente Ortún, que resume a la perfección nuestra postura al respecto de este tema:

“La desgravación fiscal del seguro voluntario de salud resulta difícil de sostener en la medida que existe un seguro obligatorio financiado públicamente, que la disminución del coste público que supone tener un seguro duplicado no es contrastable, y que además la desgravación distorsiona las decisiones individuales e introduce inequidad porque no todos tendrán acceso.”

Por aquí somos muy de oponer el optimismo de la voluntad frente al pesimismo de la inteligencia (Gramsci dixit), pero asestar golpes en la base del sistema de salud en un momento de fortísimo estrangulamiento financiador hace que esos golpes vayan dejando heridas a las que costará cicatrizar.

 

 

comentarios

6

  • |
    Helena
    |
    Sáb, 10/24/2015 - 19:06
    Deberian reflexionar un poco más, si hay ciudadanos que pueden salir del sistema público y tratarse en una mútua, són solidarios y permiten tener mayores recursos en el sector público. Si se regula bien y no se permiten trasvases de un sistema a otro no es bueno, es buenisimo.
  • |
    Medicapublica
    |
    Lun, 10/12/2015 - 23:06
    Os olvidáis de una cosa muy importante y q hasta podría convencer a los ricos. Yo trabajo en un gran hospital público y recibimos todas los complicaciones de los privados. Cuando ya han hecho miles de cosas y les ha salido mal acaban en la pública ya sea porque no les es rentable el paciente o el pobre paciente viene para q le arreglemos los desaguisados. Si encima les desgrava la pública se deteriorará más y no les podremos solucionar los problemas
  • |
    luvas59
    |
    Lun, 10/12/2015 - 11:48
    Sres  Licenciados .....parece mentira que a estas alturas no sepan que la sanidad o sea la asistencia sanitaria se financia a través de los presupuestos del Estado desde el año 2002. Es decir via directa ...cuando consumimos estamos aportando parte de ese dinero a Sistema sanitario,educación,servicios sociales...por lo que eso de quien más tenga más pague es una demagogia barata.....lean antes de hacer un artículo y no asusten a la población . Por cierto  su nómina y su IRPF  van para temas de : jubilaciones,desempleo, prestaciones sociales, pensiones no contributivas y un largo etc.....
  • |
    @JOMMMER
    |
    Sáb, 10/10/2015 - 21:42
    Me sorprende el desconocimiento de los ciudadanos sobre la promoción de los seguros privados...Al final el que no tenga un seguro privado seguirá teniendo que esperar el mismo tiempo o superior por el simple hecho de que los seguros derivarán a la sanidad pública (que se acabará privatizando) muchos de los pacientes que se "colarán" a los que no se lo pueden permitir. Poco a poco se privatizará todo y el que no se lo pueda permitir será marginado a servicios de reducida calidad sanitaria. Así que, adelante!...votemos a los que promocionan los seguros privados (PSOE PP CS CDC PNV...) y quedaremos tod@s como tontos ante la insolidaridad social que generaremos
  • |
    Helena
    |
    Vie, 10/09/2015 - 23:56
    Yo no puedo pagarme seguro privado pero no me parecerá una mala medida si eso hace que más gente migre a los seguros privados y se descongestione algo el seguro público. Puede que así esa cita que me acaban de dar para dentro de año y medio se reduzca aunque solo sea en unos meses. (Igual me supone un seguro de vida)<br type="_moz" />
  • |
    pado
    |
    Vie, 10/09/2015 - 15:32
    Propongo que también al comprar un billete de metro en la máquina haya que introducir la última declaración del irpf para que nos diga a cuanto costará a cada uno el billete oscilando entre 1&euro; y 200&euro; No vaya a ser que alguien que gane más que la media viaje sin ser castigado por ello.
  • Médico crítico

    Somos un grupo de médicos (jóvenes que van dejando de serlo) de diferentes lugares de España que, tras compartir pasados comunes de asociacionismo utilizamos este blog como espacio de reivindicación y toma de conciencia para hablar sobre medicina, sanidad, salud y sus determinantes sociales y económicos.