06
Ene
2013
18:03
Grupo Cerrada
Por Imanol

Estamos ante un grupo bastante peculiar, a cargo de Laureano Cerrada Santos, natural de Miedes de Atienza (Guadalajara), que se distinguió de los demás, no por la lucha armada contra el franquismo, sino en los campos de la falsificación,  por el robo y tráfico de armas, imprentas clandestinas, preparación y financiación de acciones armadas. Otra diferencia es que este grupo reside en Francia y la mayoría de sus operaciones las realiza en el país vecino.
   Entre sus miembros, destacaremos a Luís Fernández Robla, Antonio Ortiz Ramírez, Manuel Huet Piera “el murciano”, José Pérez  Ibáñez “el Valencia”, Diego Fornis Peralta, José Ballús, Eduardo Rey, Badenas Calpe, Pedro Abella Rebull, Vicente Gallego, Manuel Soto y José Maria Larrea.
  Cerrada empezó a levantar “su imperio” en Francia durante la 2ª guerra mundial, se dedico a asaltar cuarteles y depósitos de armas alemanes, tanto para darlas a la resistencia como para su posterior tráfico y venta. También falsificando cartillas de racionamiento fueron creciendo sus ingresos. Tras la liberación de Italia, lo encontramos en Milán, pues en una imprenta de dicha ciudad se fabricaban, por encargo español, los billetes de 100 y 500 pesetas, de los que conseguirá hacerse con las planchas originales. El incremento de beneficios trae consigo empresas tapadera, la compra de una lancha rápida para el contrabando de armas en el Mediterráneo, una flota de camiones e incluso la compra de una avioneta Norecrin II para el intento fallido de atentar contra Franco en las regatas de la Concha el 12 de Septiembre de1948, arrojándole bombas incendiarias desde el aire y que resultó frustrado cuando fueron interceptados por cazas españoles. No fue esta la única vez que Cerrada trató de acabar con la vida del caudillo, la fecha elegida era el primero de Mayo, y así también se llamaba el plan financiado por él, 50 hombres de entre los mas selectos guerrilleros libertarios, la mayoría catalanes, pues el golpe de llevaría a cabo en la provincia de Barcelona, en el alto Bergadá, con motivo de la visita de Franco a las minas. La masiva expedición partiría del “mas Tartás”, una masía que el propio Cerrada había comprado unos años antes, para que los grupos de acción tuvieran una base segura a escasos cinco quilómetros de la frontera (también adquirió un hotel en Font Romeu, primera parada de los grupos antes de llegar al Tartás), tenían abundancia de armamento y al mejor guía de la comarca, Ramón Vila. El plan fracasó, debido a que dos integrantes del numeroso grupo se perdieron entre la oscuridad mientras transitaban por la montaña, y al reaparecer, el resto del grupo creyó que eran guardias civiles y los recibieron con ráfagas de ametralladora, lo cual alertó a los verdaderos civilones y el grupo se tuvo que retirar.

Dibujo realizado por Domenech Ibars "Rosset" sobre la base guerrillera del Tartás.

  Comentar que pese a que la gente de Cerrada a veces asaltó furgones, cajas de seguridad, e incluso a un oficial pagador del ejército americano, se distinguieron sobre todo por su notoriedad en la falsificación, empezaron por las cartillas de racionamiento francesas, seguirán con todo tipo de documentaciones y papeles de identidad (los judios perseguidos fueron los primeros beneficiarios) y después se lanzaron a la fabricación masiva de papel moneda, pues una de sus grandes esperanzas era acabar con la ya deteriorada economía española a base de infiltrar enormes cantidades de pesetas falsas. Cerrada fue detenido en varias ocasiones en Francia relacionado con el asunto de la falsificación, en mayo del 49, descubrieron una imprenta clandestina con 40.000 billetes falsos de lotería, además, cuando entraron los agentes, fueron recibidos pistola en mano por los allí presentes, aunque poco después bajaron las armas cuando se aseguraron que eran policías franceses. En la misma imprenta descubrieron un importante arsenal.
  Ser tan conocido tiene sus ventajas y sus inconvenientes, entre las primeras, ante las grandes sumas que manejaba, flaqueaban muchos, y eso le permitió comprar los servicios de policías y otras malas hierbas del sistema, con respecto a las segundas, sus negocios y compañías le valieron no solo la expulsión de CNT, sino que alguno de sus enemigos acérrimos dentro del sindicato llegara al extremo de proponer al grupo de “los maños” su aniquilación física. Afortunadamente, Wences y los suyos se negaron.
  Comentar simplemente como colofón, que Laureano Cerrada volvió a ser detenido en 1970 por falsificación, ya contando 67años, que le costaron cuatro años de reclusión y que finalmente fue asesinado en París el 18 de Octubre de 1976.
 
 
Fuentes: Lucio, el anarquista irreductible (Bernard Thomas), Los atentados contra Franco (Eliseo Bayo), La revolta dels Quixots (oriol Malló), Historia de un atentado aéreo contra el general Franco (Antonio Téllez) y Sabaté (Antonio Téllez).                

 

 

 

 

 

 

 

comentarios

0

Imanol

Saludos a tod@s y bienvenid@s a este intento de investigación, difusión y discusión sobre la guerrilla antifranquista en general y la libertaria en particular. Invitaros a corregir, ampliar o rechazar las cosas que poco a poco se irán colgando, pues espero que con vuestra colaboración, podamos aprender y tratar de rescatar esta memoria olvidada y mal enterrada, para devolverla a la luz y a la vista de tod@s. Salud.

Tienda El Salto