Global
Pensando desde el sur, construyendo nuestra Andalucía
30
Oct
2016
10:19
Nostalgia de la luz: el momento actual del neoliberalismo político español
Por Pensar la tierra
Antonio Hernando felicita a Mariano Rajoy tras ser investido presidente del Gobierno. | Foto de Marta Jara (Eldiario.es)

Javier García Fernández, historiador y sociólogo andaluz. Miembro del Sindicato Andaluz deTrabajadores/as y del  del Grupo de Estudios Campesinos Juan Díaz del Moral.

En su genial documental del año 2010, el cineasta chileno Patricio Guzmán analiza la búsqueda de la verdad histórica, la recuperación de la memoria y el estudio del pasado en tres niveles. Un primer nivel de estudio astronómico del origen del universo a través de las complejas instalaciones astro-físicas asentadas en el desierto de Atacama. En segundo lugar a través de las pinturas rupestres de pastores prehispánicos que con sus dibujos escribían y daban al desierto una memoria propia y un un tercer nivel a través de las asociaciones de mujeres que buscan, bajo su atenta mirada, restos de los desaparecidos que la dictadura de Agusto Pinochet enterró en el desierto en ese mismo desierto de Atacama.  Relacionando estas formas distintas de preguntarse por el pasado, un astrónomo del Observatorio responde, al ser preguntado por la labor de las mujeres que buscaban a sus familiares, -El tiempo presente, es el único que existe. El presente como tal no existe,  solo lo que tengo en mi conciencia es presente absoluto-. Alegando con ello que el tiempo que pasa entre un hecho que acontece y el momento en que lo percibimos, nos hace vivir en el terreno del pasado a nivel sensorial. La mayoría de nuestras decisiones y comportamiento en la construcción de futuro están  atravesadas por el hecho de que salvo nuestra propia conciencia, todo lo demás lo percibimos en clave de pasado.

Algo de esto podemos presenciar en el escenario histórico que se despliega hoy en España. El tiempo presente es el único que existe. España ha dejado de tener un pasado próximo de referencia. La dictadura franquista, quién nunca tuvo herederos sociológicos (reconocidos), suma hoy al Régimen del 78 a su espacio de no-reconocimiento. El régimen del 78 no tendrá herederos. De este modo los partidos del régimen, dejan a la nueva generación sin un pasado para reivindicar más allá del 15M como actor fundacional de nueva época. De este modo arrasan también la posibilidad de un futuro predecible. Nos abocan al acontecimiento. La falta de flexibilidad, de apertura, de circulación, de reforma y de renovación, hace que el propio Régimen cierre toda posibilidad de articular un escenario previsible. Solo lo que tenemos en la conciencia es el presente absoluto.

Solemos usar el concepto neoliberalismo para indicar un nuevo clico económico, nacido de las políticas económicas aplicadas por figuras como Ronald Reaggan en EEUU y Margaret Tacher en Reino Unido, caracterizado por las políticas fiscales regresivas, las privatizaciones de servicios públicos o la desregulación del Estado del bienestar. Más allá de esta mirada teórica bastante rígida y obsoleta, existe otra versión (más allá) de lo económico sobre el neoliberalismo, se trata del neoliberalismo político, que para mi tiene dos expresiones fundamentales de marcado carácter histórico. Una de ellas, muy bien advertida por David Harvey, encuentra en los golpes de Estado de países del sur, la contraparte necesaria para el desarrollo económico de países del norte, en este nuevo ciclo político neoliberal. Merece la pena recordar que el primer experimento de formación de un Estado neoliberal se produjo en Chile tras el golpe de Pinochet el «11 de septiembre menor» de 1973 (casi treinta años antes del día del anuncio del régimen que iba a instalarse en Iraq por parte de Bremer). El golpe contra el gobierno democráticamente elegido de Salvador Allende fue romovido por las elites económicas domésticas que se sentían amenazadas por el rumbo hacia el socialismo de su presidente. Contó con el respaldo de compañíasestadounidenses, de la CIA, y del secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger (1) .

De alguna forma, debiéramos comenzar a comprender la importancia que tienen la génesis del régimen del 78 en la formación del neoliberalismo español, fundamentalmente en el terreno de lo político. No se trata de un fenómeno aislado ni de una tipológía histórica sui generis, si no que tiene que ver con la forma que la geopolítica norteamericana tuvo de dar salida a las Dictaduras militares del sur de Europa, como muy bien Nicos Poulantzas ha mostrado para Grecia, Protugal y España (2). Las sociedades del Sur de Europa accederían a una democracia homologable en lo político y civil a cambio de entregar las riendas de lo económico a la agenda geopolítica neoliberal (construcción de la UE desigual y dependiente de Alemania, un Estado re-organizado por EEUU unas décadas antes), cierre de los tejidos industriales y disolución de las economías agrarias, terciarización de la economía, consolidación de las economías inmobiliarias, nuevos extractivismos de mano de obra cualificada  y capital intelectual, disolución de las grandes empresas públicas tanto eléctricas como de monopolios estatales en el terreno de las energías o las infraestructuras. Nace por tanto una nueva forma económica de gestión política (neo-liberalismo) cuyo armazón político será el régimen del 78 y sus expresiones más concretas, los Pactos de la Moncloa, la terciarización creciente y las políticas en el ámbito de la economía inmobiliaria.

Un segundo hito fundacional de este neoliberalismo en el terreno de lo político será aquella máxima denominada TINA y asociada  al presidente de Reino Unido Margaret Tacher: There is not alternative (no hay alternativa). La gran diferencia entre los países entre los países del norte de Europa y los del sur. Por ejemplo Inglaterra  o Alemania y por otro lado España o Grecia, es que en estos países del norte la norma la constituían los gobiernos de la derecha, mientras la izquierda fue una anomalía poco pronunciada. En cambio en los países del sur la socialdemocracia moderada o de centro (la izquierda de orden) fueron mayoritariamente los partidos gobernantes, siendo las derechas en el gobierno, excepciones un poco más salidas de tono. La investidura de ayer de Mariano Rajoy, supone invertir este esquema de frágiles equilibrios en Europa. La derecha en el poder, desde hoy ya es un fenómeno más norma que excepción desde que estallara en España la crisis de 2008. Ayer, con la investidura de Rajoy, no solo no hemos alcanzado un gobierno del PSOE, o una gobierno de coalición de izquierdas. Hemos asumido la imposibilidad de una alternativa política a Rajoy dentro de este marco constitucional y desaparición efectiva del PSOE como alternativa real de oposición y opción que constituya la norma. Desde hoy mismo, en el Régimen del 78 there is not alternativa. Puede cambiar sensiblemente la correlación de fuerzas dentro del nuevo bloque dominante (PP-PSOE-Ciudadanos) pero este régimen en lo sucesivo será sostenido por estas tres fuerzas  con independencia de la correlación interna. Es preciso construir una alternativa a las formas tradicionales de concebir la alternativa al régimen.

Por tanto aquello que se intuye  como pluralidad de espacios emergentes que configuran una alternativa de época, ya no serán desde hoy oposición parlamentaria al gobierno, si no oposición democrática al régimen, una nueva oposición de epoca. La defensa del orden constitucional se demuestra como el único  agente aglutinante en el seno del  Bloque histórico de las fuerzas de la II Restauración en este caso PP, PSOE y Ciudadanos. La defensa de la constitución del 78, la Monarquía borbónica, la unidad de la vieja España y el capitalismo español inserto en las Unión capitalista son los elementos fundamentales del neo liberalismo español, que ayer quedó sin alternancia interna. Parafraseando a Aimé Césaire (3), diríamos que su España es indefendible, pero desde ayer sabemos que poseemos una ventaja sobre nuestros amos. Sabemos que nuestros "amos" provisionales mienten, por lo tanto, nuestros amos son débiles. 

______________________________________

(1) HARVEY, David. Breve historia del neoliberalismo. Ediciones Akal, 2007. 
(2) POULANTZAS, Nicos; MERCADO, Tununa. La crisis de las dictaduras: Portugal, Grecia, España. Siglo XXI Editores, 1976.
(3) CÉSAIRE, Aimé. Discursos sobre el colonialismo. Ediciones Akal, 2006.


 

 

comentarios

0

Pensar la tierra

Pensar la tierra es un espacio abierto de reflexión, debate y análisis del contexto de las luchas sociales rurales y los movimientos de transformación desde el campo en Andalucía. Pensando desde el sur, junto  al resto de luchas y pueblos que entienden sur como rumbo de emancipación. Construyendo nuestra Andalucía desde sus luchas, sus latidos y sus sueños de tierra y libertad, sabiendo que hay ya un mundo que nace a cada paso de un pueblo que camina.

Tienda El Salto