Global
Pensando desde el sur, construyendo nuestra Andalucía
09
Jun
2015
14:23
Campaña en apoyo a Takbar Haddi, madre saharaui que exige justicia por el asesinato de su hijo
Por Pensar la tierra

 

Aminetou Haidar junto a Takbar Haddi. Fotografía de Tatah Lehbib.

Artículo escrito por Inma Manzano, militante del Sindicato Andaluz de Trabajadores/as.
 

 

El caso del joven  Mohamed Lamin Haidala es otro más de los casos que, desde hace cerca de 40 años, llevan ocurriendo en el territorio ocupado del Sáhara Occidental. Esto es lo que puso en evidencia la también saharui  Aminetou Haidar, este sábado día 6 de junio, en la sede de la Asociación Canaria de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, situada en Las Palmas de Gran Canaria. Ciudad en la que Takbar Haddi, madre de Haidala, está llevando a cabo una huelga de hambre desde el pasado 13 de junio. Takbar se encuentra frente al consulado marroquí acampada, señalando a quienes considera culpables de la muerte de su hijo. El joven recibió una brutal paliza por parte de colonos marroquíes, que acabó con su vida el pasado 8 de febrero. El gobierno marroquí le ofreció a la saharaui 90.000 euros para que firmara la partida de defunción y guardara silencio.

 

El acto anunciado bajo el título "Charla de Aminetou Haidar: El caso Haidala, ejemplo del día a día de los saharauis en los territorios ocupados" fue abierto por Saif Al Din, hermano del joven asesinado, que comenzó hablando sobre quién y cómo era su hermano. Un joven valiente y luchador, que había estado siempre en primera línea en manifestaciones y acciones, defendiendo la libertad del pueblo saharaui. Un joven que "durante una manifestación protegió a una anciana, haciendo de escudo, para que la policía no la agrediera", declaraba emocionado. Después de Saif, la activista  pro-saharaui Aminetou Haidar explicó que tras ser herido de gravedad, el procurador del caso ordenó su detención sin "ni siquiera haber llevado a cabo una investigación para averiguar por qué se habían producido los hechos". De modo que, el joven fue encarcelado directamente. Durante su estancia en dependencias  policiales, Haidala tuvo que ser trasladado al hospital hasta tres veces. Pero, en lugar de ingresarlo, el servicio sanitario, en complicidad con las autoridades marroquíes, no lo hizo. Tras cerca de 48h encarcelado, el joven fue puesto en libertad, "porque vieron que Haidala estaba cada vez peor y no les quedó otro remedio", hizo hincapié Aminetou. Al abandonar las dependencias policiales, la familia de Haidala llevó al grave enfermo a otro hospital, del cual tuvieron que volverlo a traladar a otro centro, donde los médicos se comportaron de manera más profesional. Aquí, tras realizarle unas intervenciones el joven perdió, finalmente, la vida.

 

"Hay que llegar a una victoria antes de perder a Takbar", sentenció con voz firme Aminetou. Quien pedía que los mismos medios de comunicación que la acompañaron a ella, durante la huelga de hambre que llevó a cabo en 2009, acompañaran ahora a esta madre ejemplar. Además, la activista hizo un llamamiento para que colectivos, organizaciones, artistas e intelectuales lleven a cabo más acciones y hagan más ruido. Pues, considera que hasta el momento han sido insuficientes las que se han hecho, insistiendo en que se trata de una situación de emergencia,
"de vida o muerte". Informó que desde Naciones Unidas se va a crear un Comité especial para hacer un seguimiento del caso de Haidala. Del mismo modo, alertó sobre el peligro de una guerra civil entre dos pueblos vecinos, hermanos, señalando al gobierno marroquí como principal responsable. Con respecto al papel del Estado español en el asunto, Aminetou consideró que en este caso no era responsable directo, como sí lo fue en su causa. No obstante, no por ello dejó de restarle responsabilidad y culpa.

 

Por otro lado, el allí presente Eugenio Sánchez Suárez, de la Asociación Pro Derechos Humanos de España, señaló que "España es la única responsable porque sigue siendo la potencia colonizadora".  Añadiendo que, según "el artíclo 73 capítulo 11 de la Carta de las Naciones Unidas tiene el sagrado deber de defender los intereses de los habitantes de este territorio autónomo pendiente de descolonización, reservar sus recursos naturales y encauzarles en lavía política". Pues, al Estado español le sigue correspondiendo la administración del territorio, tal como lo establecen el Derecho Internacional y las Naciones Unidas. No se está actuando de una manera "legal, lógica y coherente con responsabilidad y con ética porque se prefiere que una parte del  pueblo saharaui, cansado, al final vaya a las armas. Y detrás de la cortina de humo, de las bombas, de la metralla y de la continuidad del dolor de muchas familias, se oculte la auténtica responsabilidad", prosiguió. El acto finalizó con el anunciamiento de la acción preparada para el día siguiente, "Rodea el consulado", que tuvo lugar este domingo, día 7 de junio.

 

A las 12h de la mañana, en torno a 150 personas se congregaron para rodear el consulado marroquí. Al grito de consignas como "¡Takbar, madre ejemplar, con tu lucha hasta el final!", "¡Haidala, hermano, tu muerte no fue en vano!", "¡qué viva la lucha del pueblo saharaui!", "¡este consulado está ensangrentado!" y otras, que señalaban la responsabilidad de la potencia colonizadora española, como "¡Marruecos asesina, España patrocina!",  los y las manifestantes, entre quienes se econtraban familiares de Haidala, hicieron una cadena humana que dio la vuelta a la manzana. Para concluir el acto, Saleh Laarosi leyó un comunicado en nombre de la saharaui. En el cual, se puso de manifiesto que ella no había querido recibir el cadáver de su hijo sin que antes se llevara a cabo una autopsia imparcial y la detencion de los asesinos. Sobre todo, del marroquí Bouchaaib Dinar, que asestó el primer golpe al joven saharaui con una roca en la cabeza, y de su hermano Abderrahim Dinar, que fue quien clavó unas tijeras en el cuello de su hijo. También, se reclamó que el personal sanitario fuera investigado por negligencia médica y los oficiales de la policía por torturar al joven.

 

El hogar de la familia se encuentra aún sitiado por la policía, en los últimos días se han producido incursiones brutales en el interior. Debido a las cuales la hermana de Takbar puede perder un ojo, su hermano se encuentra en la cama desde hace un mes y su madre, Aziza Haddi, quien llevó a cabo el 3 de junio una huelga de hambre de 24h en solidaridad con su hija, tiene problemas con la tensión y continuos ataques de ansiedad. En el comunicado, Takbar, incidió en preguntarle al gobierno marroquí qué pasó el 12 de mayo a las 5h de la madrugada, momento concreto en que la policía arrojaba piedras  a los familiares. En respuesta a las acusaciones de Marruecos, dejó claro que, por supuesto, que está influenciada por el Frente
Polisario, a quien considera representante legítimo del pueblo saharaui. Recordó a los que han sido asesinados por el régimen marroquí, denunció que los culpables han quedado en libertad con total impunidad y, finalmente, pasó a enumerar sus reivindicaciones, incidiendo en algunas de ellas:
 

1) La apertura de una investigación en dependencias policiales, y aclarar las circunstancias de su estancia en el lugar, puesto que las autoridades marroquíes pretenden ocultar la verdad.

2) Detener a los tres colonos: Bouchaaib Dinar, Abderrahim Dinar y Yassin Al-Marbouh, que siguen en libertad, sin ningún tipo de acusación por parte de la acusación pública y el juzgado de instrucción. 

3) Investigar las causas  de la negligencia médica en el hospital y juzgar a los responsables, sobre todo, al doctor El Hachmi Naoufal. 

4) Que se investigue la detención, el interrogatorio y la tortura en la comisaría, tras haber estado herido y se produzca la detención de los responsables de la policía judicial del Aiún. 

5) La exhumación y la autopsia del cadáver por médicos especialistas imparciales, para que se puedan aclarar las causas de la muerte.

6) Que se entreguen los restos mortales a la familiar, para que se pueda llevar a cabo un entierro digno.

7) Una indemnización a los familiares, tanto por la muerte de Haidala como por los daños psicológicos. Y, además, también materiales, debido a las incursiones en su hogar.

8) Y, por último, levantar el estado de sitio, en torno a la casa de la familia, que ya va a entrar en su cuarto mes.

 

Hoy, 9 de junio de 2015, Takbar Haddi lleva 26 días en huelga de hambre. Las fuerzas le fallan, pero no está dispuesta a rendirse. Sólo las autoridades marroquíes saben dónde se encuentra el cadáver de su hijo. Se espera que el gobierno del Estado español intervenga. Y, que Naciones Unidas haga un seguimiento, a través, del Comité especial para el caso. Desde diferentes puntos, se están llevando a cabo acciones de apoyo a la huelga de hambre de Takbar. En ciudades como Bilbao, Córdoba, Cuenca, La Palma, Madrid, Málaga, Oviedo, Sevilla, Tenerife y Valencia ha habido manifestaciones y concentraciones. Así como también, llegan apoyos desde Argentina, Méjico, París, Tetuán y Uruguay. Además, numerosas personalidades se han trasladado hasta el lugar donde se encuentra Takbar. Desde Andalucía, también, se ha publicado un comunicado de apoyo, firmado por diferentes grupos, junto a organizaciones locales, tales como el Sindicato Andaluz de Trabajadores/as, Andalucía Comunista, Asamblea de Andalucía, el Grupo de Estudios Díaz del Moral o Jaleo!!! Juventud Andaluza Independentista. Por otra parte, artistas como Pepe Viyuela, Iván Prado, la exvocalista de Amparanoia Amparo Sánchez, el activista saharaui Brahim Dahane o la parlamentaria andaluza Teresa Rodríguez
se han trasladado hasta el lugar donde se encuentra la saharaui. Asimismo, otras personalidades como Paco León, Guillermo Toledo o Verónica Forqué han mostrado, igualmente, su apoyo.  

comentarios

0

Pensar la tierra

Pensar la tierra es un espacio abierto de reflexión, debate y análisis del contexto de las luchas sociales rurales y los movimientos de transformación desde el campo en Andalucía. Pensando desde el sur, junto  al resto de luchas y pueblos que entienden sur como rumbo de emancipación. Construyendo nuestra Andalucía desde sus luchas, sus latidos y sus sueños de tierra y libertad, sabiendo que hay ya un mundo que nace a cada paso de un pueblo que camina.

Tienda El Salto