Saberes
Análisis y propuestas para una transformación democrática
16
Jun
2015
11:07
Transparencia y disciplina neoliberal. El caso de Guillermo Zapata
Por Fundación de los Comunes

Guillermo Zapata no es racista, tampoco antisemita, ni negador del Holocausto, sino todo lo contrario. De hecho, siempre ha condenado las políticas xenófobas, como las de “caza al mendigo” y el “encarcelamiento del inmigrante” por indocumentado, implementadas precisamente por aquellos que desde el PP lo acusan de lo que no es. Y, no obstante, a causa de una conversación por Twitter sobre los límites del humor, que tuvo lugar hace cuatro años y en la que reproducía a manera de ilustración ejemplos extremos de humor cruel, ha sido linchado mediáticamente viéndose obligado a dimitir de su cargo de Concejal de Cultura del ayuntamiento que gobierna Ahora Madrid.

A la denuncia de estos tweets se ha sumado la de otros con sarcasmos que tiempo atrás empleó para criticar la instrumentalización de las víctimas del terrorismo por parte del PP; y un último tweet desafortunado a propósito de una de esas víctimas, Irene Villa. Ahora bien, más allá de lo particular, de las descontextualizaciones y del mal gusto de los chistes, el caso pone de relieve un problema político de máxima envergadura y que tiene que ver con la disciplina neoliberal en la Sociedad de la Transparencia.

 

                                       
 Fotograma de la serie Back Mirror

 

Neoliberalismo, capital humano y agencias calificadas

Cualquiera que sea su forma, austríaca o británica, de la Escuela de Chicago o de Friburgo, el neoliberalismo establece como imperativo tanto la flexibilidad como la plasticidad del sujeto. En tanto que empresario-de-sí medido como capital humano, inversor en sí mismo y en busca de constantes inversores1, al sujeto se le exige:

1) la continua reinvención de sí mismo en vistas a maximizar su adaptabilidad en contextos cambiantes;

2) la diversificación dinámica de sí mismo mediante el diseño y la gestión de su portfolio, de su capital y carpeta de productos, con el fin de alcanzar siempre mayores niveles de “empleabilidad” y “banqueabilidad” (accesibilidad al crédito y capacidad de atracción de inversores).

Las redes sociales no son ajenas al “neoliberalismo cotidiano”2. Son, entre otras cosas, tecnologías de producción, gestión y diseño del portfolio, monitorizable por el propio usuario, para medir su desempeño, en términos de likes y tweets, visualizaciones de sus páginas y número de fans, followers y amistades, todo ello ranquinizado con índices de impacto y estadísticas que cualifican la información en bruto. La auto-estima o auto-apreciación es lo que está en juego. La cuestión es manejar tu stock como un capital bursátil; lograr que no pierda valor y a poder ser incrementarlo con las inversiones correctas. No se trata solo de Facebook o de Twitter, sino también de redes sociales que funcionan de manera análoga en otros sectores del capital humano: Tinder para la autogestión en red del capital erótico-amoroso de uno; Academia.edu para el capital de investigación; LinkedIn para “gestionar tu identidad profesional, etc.3

Todo ello forma parte de las transformaciones de la gubernamentalidad neoliberal que han acompañado al auge del capitalismo financiero y de la economía digital en las últimas décadas, inscritas, por tanto, en la financiarización y ranquinización de la vida cotidiana.
 

Del capitalismo financiero a la vida cotidiana

Las redes sociales son ambivalentes. Han contribuido a dar luz y a animar los procesos de revolución democrática, pero son también una vasta tecnología de control que mediante la transparencia extractiva y almacenable por el Big Data engorda la información disponible de cada cual, de su práctica cotidiana, a lo largo de su timeline.

Se almacenan las amistades y contactos, las operaciones comerciales, cada acto de consumo, la participación en eventos, las opiniones de todo tipo, los hobbies, los gustos musicales, sexuales y políticos. La vida, cualquier vida, deviene transparente, objeto del marketing, continuamente auditable y evaluable según su desempeño actual y previsiones futuras.

Michel Feher habla de “rated agencies” para definir la condición neoliberal4. El neoliberalismo impone una existencia donde cada cual está sujeto, en cada vez en más dominios, a las agencias de evaluación y calificación, similares a las rating agencies del capitalismo financiero. Tinder es la Standard & Poor’s de las finanzas del amor y del sexo; Thompson Reuters, el Moody’s del capital académico. Facebook y Twitter funcionan como extensiones de los departamentos de Recursos Humanos.
 

Disciplina y formalización

El caso de Guillermo Zapata ilustra el ejercicio político de la disciplina en la Sociedad de la Transparencia. Serán premiados quienes tengan su historial limpio. Un higienismo extremadamente perverso pues, como demuestra el caso mencionado, impone una autocensura tenaz: no importa que uno sea anti-racista, la cuestión es no verter en la red nada que pueda ser descontextualizado.

Antes de internet, el miedo del político —o cualquier otra persona pública— consistía en utilizar las palabras exactas en una entrevista o ante las cámaras, de forma que los medios opositores no pudiesen descontextualizarlas. El efecto sobre el discurso fue notable. Cada vez se convirtió más en un montón de frases hechas, una ridícula formalización o estandarización que, paradójicamente, intentando defenderse cada político de la descontextualización, contribuyó al descrédito de los políticos en su conjunto: “hablan como lo hace un jugador de fútbol al terminar el partido, con un lenguaje extremadamente artificial, vacío y previsible”.

El efecto de esta hiperformalización del discurso y su relación con la pérdida de legitimidad han sido estudiados por Alexei Yurchak y Dominic Boyer para el caso del discurso post-stalinista en varios países del “socialismo real”. Estos antropólogos enfatizan además lo útil que resultaba en esta situación comunicacional el humor como herramienta de combate5. Su tesis es que la caída del “socialismo real” soviético y alemán tuvo bastante que ver con la rigidez de esta hiperformalización. En otro lugar he analizado esta cuestión en relación a la irrupción del movimiento de los indignados (15M) y la situación lingüística que encontró. También aquí el humor jugó un papel decisivo6.
 

Transparencia y disciplina

Muy a menudo han sido cuestionadas varias formas de disciplina implícitas en las políticas neoliberales: disciplina mediante la deuda privada, que hará que el trabajador tema perder su puesto y no poder pagar sus mensualidades; disciplina del desempleado, que aceptará someterse al control y a la formación continua para no quedar fuera de la carrera por la “empleabilidad”7. Pero en verdad ésta va más allá. Llega hasta el auto-disciplinamiento moral que es el correlato de exposición mediática exigida para cada cual en su cotidianidad.

Dado que el timeline registrado se remonta al primer uso de internet, el político que no quiera arriesgarse a desvalorizar su capital debe censurarse desde el comienzo, incluso mucho antes de poder imaginar llegar a su cargo. Será premiado quien desde su más temprana juventud, en su continua reinvención de sí mismo y exposición, minimice a lo largo de su vida la posibilidad de entrar en contradicción consigo mismo, quien minimice los cambios de opinión, quien no se preste a excentricidades, quien no emita opiniones arriesgadas. En verdad, lo dicho para el político, o cualquier otra persona pública, será igualmente válido para casi cualquiera: el banquero tendrá el registro de la vida cotidiana del cliente que pida un préstamo, y el empleador de quienes buscan empleo y quienes ya tiene a su cargo.

El ideal neoliberal de un sujeto emprendedor, creativo, que rompe con lo establecido, que se enfrenta a las convenciones y acepta el riesgo de crear lo nuevo aunque desconcierte e incomode, choca con el disciplinamiento moral y la autocensura asumida al responder a la exigencia de prestarse a una continua exposición, evaluación y calificación de los actos propios, las palabras y la imagen. Lo que el caso hasta aquí comentado ilustra es, precisamente, esta aporía, así como la dimensión distópica de la utopías de la transparencia y el sujeto neoliberal.

 

Repuesta de Guillermo Zapata ante la polémica: http://guillezapata.tumblr.com/post/121494668305/sobre-polemicas-y-conte...

Manifiesto en apoyo a Guillermo Zapata: http://apoyoazapata.tumblr.com/post/121548766885/en-los-ultimos-anos-hem...
 

Antón Fernández de Rota
@AntonFdezdeRota

versión original en www.zoepolitik.com
 

 

1. M. Foucault. 2007. Nacimiento de la biopolítica. México D.F./Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.
2. P. Miroswki. 2013. Never Let a Serious Crises Go to Waste. Londres/New York: Verso. (Publicado en español por Deusto con el título Nunca dejes que una crisis te gane la partida).
3. W. Brown. 2015. Undoing Demos. Zone Books: New York.
4. M. Feher. 2009. "Self-Appreciation; or The Aspirations of Human Capital" en Public Culture, 21(1): 21-41. Véanse también la serie de conferencias que dictó en el Goldsmiths de la Universidad de Londres (https://vimeo.com/search?q=michel%20feher%20lecture). El libro Rated Agencies: Political Engagements with Our Invested Selves, que próximamente publicará Zone Books, desarrolla estas cuestiones.
5. A. Yurchak. 2005. Everything Was Forever, Until It Was No More: The Last Soviet Generation. Princeton: Princeton University Press; A. Yurchak. 2003. “Soviet Hegemony of Form: Everything Was Forever, until It Was No More” en Comparative Studies in Society and History, 45(3): 480-510; A. Yurchak y D. Boyer. 2010. “American Stiob: Or, What Late-Socialist Aesthetics of Parody Reveal about Contemporary Political Culture in the West” en Cultural Anthropology, 25(2): 179-221.
6. A. Fernández de Rota. 2013. “El acontecimiento democrático. Humor, estrategia y estética de la indignación” en Revista de Antropología Experimental, 13: 1-21.

comentarios

5

  • | |
    Jue, 06/18/2015 - 08:26
    <div class="_209g _2vxa" data-block="true" data-offset-key="4vqm8-0-0" data-reactid=".1z.1:5.0.$right.0.0.0.0.1.0.0.1.0.0.$4vqm8" style="direction: ltr; position: relative; color: rgb(20, 24, 35); font-family: helvetica, arial, sans-serif; font-size: 12px; line-height: 16px; white-space: pre-wrap; background-color: rgb(255, 255, 255);"><span data-offset-key="7vl36-0-0" data-reactid=".1z.1:5.0.$right.0.0.0.0.1.0.0.1.0.0.$7vl36.0:$7vl36-0-0">Yo diría que Investigar tweets incómodos y sacarlos de contexto con fines de difamación política no es algo que haya inventado el establishment, sino la contra-hegemonía. Las gentes afines al </span><span class="_5u8n" data-offset-key="7vl36-1-0" data-reactid=".1z.1:5.0.$right.0.0.0.0.1.0.0.1.0.0.$7vl36.$7vl36-1-0" spellcheck="false" style="border-bottom-width: 1px; border-bottom-style: solid; border-bottom-color: rgba(88, 144, 255, 0.298039); background-color: rgba(88, 144, 255, 0.14902);"><span data-offset-key="7vl36-1-0" data-reactid=".1z.1:5.0.$right.0.0.0.0.1.0.0.1.0.0.$7vl36.$7vl36-1-0.$7vl36-1-0"><span data-reactid=".1z.1:5.0.$right.0.0.0.0.1.0.0.1.0.0.$7vl36.$7vl36-1-0.$7vl36-1-0.0">#15M</span></span></span><span data-offset-key="7vl36-2-0" data-reactid=".1z.1:5.0.$right.0.0.0.0.1.0.0.1.0.0.$7vl36.2:$7vl36-2-0"> (permítanme el término) llevan haciendo eso AÑOS, a la par que otras prácticas e incluso lanzando pufos deliberados castigando a la verdad (todas recordaremos la foto del supuesto joven Albert Rivera levantando la mano rollo facha-nazi).</span></div> <div class="_209g _2vxa" data-block="true" data-offset-key="9q5di-0-0" data-reactid=".1z.1:5.0.$right.0.0.0.0.1.0.0.1.0.0.$9q5di" style="direction: ltr; position: relative; color: rgb(20, 24, 35); font-family: helvetica, arial, sans-serif; font-size: 12px; line-height: 16px; white-space: pre-wrap; background-color: rgb(255, 255, 255);">&nbsp;</div> <div class="_209g _2vxa" data-block="true" data-offset-key="6us04-0-0" data-reactid=".1z.1:5.0.$right.0.0.0.0.1.0.0.1.0.0.$6us04" style="direction: ltr; position: relative; color: rgb(20, 24, 35); font-family: helvetica, arial, sans-serif; font-size: 12px; line-height: 16px; white-space: pre-wrap; background-color: rgb(255, 255, 255);"><span data-offset-key="6us04-0-0" data-reactid=".1z.1:5.0.$right.0.0.0.0.1.0.0.1.0.0.$6us04.0:$6us04-0-0">El establishment / status-quo / hegemonía / neoliberalismo / [ponga aqui usted el monstruo mitológico que le asusta] se ha apropiado de la mismas prácticas que lleva años padeciendo.</span></div>
  • | |
    Mié, 06/17/2015 - 15:07
    Jav, gracias por tus palabras. No sé si tienes alguna otra consideración a propósito de mi texto, o lo que nos recomiendas a &quot;los descapacitados&quot; es solamente eso, que sigamos tu ejemplo, trocando la argumentación y el diálogo por la descalificación ad hoc... Pd. No tengo el gusto de conocer en persona a Guillermo, pero lo cierto es que el texto al que has añadido tu comentario tampoco va, exactamente, sobre su persona.
  • |
    jav
    |
    Mié, 06/17/2015 - 13:19
    Curiosamente&nbsp;sus amigotes no dicen nada de otros &quot;chistes&quot; machistas ó&nbsp;de las menciones a Marta del Castillo... Deben de estar ahorrando carácteres para la siguiente cagada de su amigote que será publicitada&nbsp;por el enemigo en tiempo y forma conveniente..Yo lo que pienso es que alguién con tan pocas luces no puede ostentar ningún cargo ni ser subvencionado..La única concejalía &nbsp;en la que yo le veo es en la de discapacidad y esa, lamentablemente, no existe.
  • | |
    Mié, 06/17/2015 - 12:56
    En otro artículo, el compañero Pablo Lópiz reflexionaba sobre el &quot;gobierno imposible&quot; en los municipios liberados, y lo necesario que es cambiar la disposición del tablero y sus reglas de juego si no se quiere perder de antemano la partida (http://www.eldiario.es/aragon/elprismatico/gobierno-imposible_6_397620265.html).&nbsp; Me atrevería a decir que cambiar las reglas de juego implica cambiar también las reglas discursivas. Al linchamiento de Guillermo Zapata no había que haber respondido, creo, con un mea culpa y una pose buenista, sino, a la altura de un Concejal de Cultura con la solvencia guionista de Guillermo, con un happening y una gran sonrisa que devolviese la patata caliente al bando contrario. Junto con la imagen de seriedad, maternal-fraternal y de sentido común que pueda transmitir Carmena, van a hacer falta altas dosis mezcladas de inteligencia, estridencia y picardía para construir la calma neces<span class="text_exposed_show">aria para gobernar. Y esto tiene que entenderlo la alcaldesa.</span>
  • | |
    Mié, 06/17/2015 - 08:26
    Al margen del mal gusto que pueda (o no) entreverse en algunos de los chistes, pienso que tanto la actuación con Zapata, como tod@s l@s palmer@s surgid@s a su sombra, son muy lamentables ... &iexcl;Además de un espejo terriblemente deformado en el que mirarnos como sociedad! &nbsp;<strong>&iexcl;&iexcl;Muy preocupante que el humor negro, escatológico o de mal gusto luzca peor en nuestro escaparate democrático, que la corrupción y el expolio público a manos llenas!!</strong> Incluso personas de lo más razonable y muy <em>progres</em> que conozco personalmente o que sigo en <em>RRSS</em> se ha lanzado con fervor, a ratos nunca visto, a exigir todo tipo de medidas ejemplarizantes. &nbsp; Y sinceramente, si hubieran invertido ese mismo fervor en controlar, vigilar, denunciar y perseguir a tanto presunto que tenemos en toooodas partes, puede que no nos sintiéramos tan indignados con uno de los que viene a traernos el cambio, cual Papá Noel o Reyes Magos. Personalmente me gusta muchísimo el humor bestia y cuento chistes sexistas, racistas, machistas&nbsp;y escatológicos. &nbsp;&iexcl;La única plaga que aún no he conseguido convertir el chiste es el maltrato animal! &nbsp;Pero prefiero linchar a maltratadores que a los que cuenten algún chiste al respecto. &nbsp; <strong>&iexcl;&iexcl;Eso sí, exigo que el término presunto se elimine del vocabulario como atenuante y que se si son de lo público, a l@s presunt@s se les trate con la máxima severidad manteniéndolos al margen hasta que no se demuestre lo contrario!!</strong> <u>PD:</u> &nbsp;Me encanta el corrector. &nbsp;((;
  • Fundación de los Comunes

    La Fundación de los Comunes es un laboratorio de ideas que produce pensamiento crítico desde los movimientos sociales como herramienta de intervención política. Somos una red de grupos de investigación, edición, formación, espacios sociales y librerías al servicio de la revolución democrática. Desde el común para el común. (Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los autores que firman los artículos.)

    Puedes encontrarnos en:

    Tw: @fundacomunes
    Fb: FundacionDeLosComunes