Saberes
Análisis y propuestas para una transformación democrática
16
Abr
2014
11:39
Las luchas por los comunes en Europa
Por Fundación de los Comunes

 

                                          
                       

1. Goodbye Welfare

La crisis entendida como proceso de saqueo financiero y profunda transformación de las estructuras de reproducción social se encuentra en una fase de desarrollo avanzado, especialmente en los países del sur de Europa. El conjunto de conquistas sociales consolidadas durante las últimas décadas ha sido puesto en el punto de mira por las estrategias de acumulación por desposesión de la Troika y de los tecnocomisarios de la UE. A partir de diferentes luchas y campañas europeas por la defensa de la sanidad, la educación pública o la vivienda estamos viendo emerger prácticas sociales de defensa del Welfare como condición mínima de la democracia europea.

La exigencia de un proceso de democratización profunda capaz de escapar a las contradicciones insolubles entre acumulación financiera privada y gestión estatal; un proceso que cabalga hacia el horizonte del commonfare, vinculando una verdadera democracia con la gestión del común productivo y reproductivo de las sociedades. Aunque buena parte de estas luchas a nivel europeo exigen un proceso de desmercantilización que frene las privatizaciones apelando a “lo público”, no refieren a lo público en su encaje estatal. Las mareas multicolor, expresiones de indignación y de lucha alrededor de determinadas necesidades sociales, son claros ejemplos de una ruptura en esa cadena significante que relaciona derechos con Estado. Vemos los comunes como la base para exigir una mayor democracia, acciones redistributivas efectivas así como nuevas instituciones que garanticen una vida que merece la pena ser vivida.
 

2. Welcome Commonfare

La larga historia de los bienes comunes está siendo reactivada debido a un cambio de actitud frente al Estado en un momento en el que el acceso público universal decae y millones de personas se encuentran desposeídas de sustento. Los comunes tratan de redes de apoyo que van más allá de la provisión individualizada o la supervivencia competitiva: un espacio de reapropiación de “lo público” que surge como alternativa tanto al régimen neoliberal como a la planificación capitalista estatal. Lo que está siendo 'cercado' no son solo los recursos naturales que nos pertenecen a todos y todas, sino también aquellos logrados a través de las luchas sociales del siglo XX que asumieron la forma institucional del Estado de Bienestar.

Frente a este proceso de cercamiento, se abre hoy una lucha por el común. Si bien en algún momento la esfera pública o el sector público pudieron insinuar algún tipo de contrapeso a la fuerza destructiva del mercado, hoy han sido subsumidos a la lógica capitalista. Este proceso explica que cada vez existan más iniciativas comunitarias que tratan de desplazar el antiguo espacio de la acción pública para transformarla en gestión público-común. La gestión colectiva y ciudadana de viviendas en edificios públicos, hospitales, energía o sistemas de agua potable son algunos ejemplos. A través de todas estas prácticas encontramos formas mixtas de luchas por el acceso (servicios públicos) y luchas por la autonomía (instituciones autogestionadas). De hecho, son estas conexiones transversales las que convierten los comunes en algo tan poderoso como práctica, como demanda y como perspectiva: negamos que nuestros imaginarios queden encerrados en el statu quo de lo público y lo privado.
 

3. Aprendiendo de prácticas concretas: red de clínicas sociales en Grecia

Actualmente, los servicios de salud pública en Grecia han dejado de asistir a personas que no puedan pagar su seguro dejando a un 30% de la población sin cobertura sanitaria. A la vez, se están cerrando clínicas de atención primaria y hospitales, y crece el número de despidos de profesionales de la salud. Para responder a esta situación de emergencia, se ha ido desarrollando una red nacional de "Clínicas Sociales" a nivel comunitario. En Grecia existen un total de 30 Clínicas Sociales conectadas a través de una red donde intercambian información y medicamentos, y organizan acciones para garantizar el acceso libre y universal a la atención sanitaria.

Nacida con el objetivo de proporcionar servicios de atención primaria de forma gratuita a personas excluidas del sistema sanitario “público”, esta red no responde a una tarea caritativa, sino a la autoorganización social y a la creación de lazos comunitarios sostenibles. Buen ejemplo es la Social Solidarity Clinic de Tesalónica, iniciada por especialistas de la salud que asistieron a 50 inmigrantes en huelga de hambre en 2010. Una organización no lucrativa, autónoma y que funciona de manera asamblearia con más de 180 profesionales de la salud y personas que diariamente ofrecen atención médica y odontológica primaria de forma gratuita.

La Social Solidarity Clinic recibe amplio apoyo de los grupos y organizaciones sociales de la ciudad y no acepta apoyo financiero de ningún Estado, partido, organización religiosa o industria farmacéutica. En la Social Solidarity Clinic se hace un esfuerzo constante para alentar a los pacientes a participar en acciones (ejerciendo presión sobre los hospitales para que acepten pacientes sin seguro médico) y para luchar por sus propios derechos. También se coopera con otros movimientos sociales y políticos, con sindicatos y organizaciones, para discutir y actuar juntos en la lucha por los servicios de salud gratuitos y de acceso universal.

Esta red y sus prácticas plantean una forma de repensar cómo se organiza actualmente la sanidad público-estatal y sitúan (con la práctica) el reto de entender la salud como un bien común, es decir, como un derecho incondicional. A su vez, ponen en crisis la lógica mercantil y privatizadora de la actual gestión neoliberal de la salud pública así como la relación jerárquica médico/paciente y la influencia de las multinacionales farmacéuticas en las instituciones sanitarias. La autoorganización no puede ser la única manera de proveer servicios de primera necesidad y, sin duda, deben existir diversas formas de organización de lo público-común. Pero luchas y prácticas como la red griega de Clínicas Sociales, donde se defienden los derechos a la vez que se reinventan las instituciones, nos permiten vislumbrar la hoja de ruta hacia el Commonfare.
 

Este texto ha sido producido colectivamente durante el taller sobre Commonfare del encuentro europeo Nuevo Rapto de Europa, organizado por la Fundación de los Comunes y la red de museos e instituciones culturales L'Internationale. @fcomunes
 

comentarios

2

  • | |
    Mié, 04/16/2014 - 19:18
    Totalmente de acuerdo Anna con la limitaciones de la autogestión, por eso cerrábamos el artículo con lo de: <blockquote>La autoorganización no puede ser la única manera de proveer servicios de primera necesidad y, sin duda, deben existir diversas formas de organización de lo público-común</blockquote> Respecto a las mareas, hay un elemento central: espresan la defensa de derechos universales a la vez que ponen en crisis y denuncian la labor del Estado. Es precisamente ese &quot;encaje estatal&quot; el que no funciona y el que se pone en cuestión. Sumado al resto de luchas a nivel europeo (que no son homogéneas, pero que pertenecen a un mismo ciclo) de poco nos sirve pensar que lo que se reivindica es una vuelta a lo que ya se tenía. Primero, porque su las políticas de implementación del &quot;Estado social&quot; nunca fueron óptimas &ndash;por lo menos, en España&ndash;. Segundo, porque en la fase actual en la que estamos, donde las dependencias del Estado-nación respecto a la dimensión supra-estatal son cada vez más profundas, las formas de dar acceso y garantizar derechos difícilmente pasarán por una escala territorial que no sea la europea. Y aquí está el reto, un reto que tanto necesita luchas intensas como una carga alucinante de imaginación política.
  • |
    Anna
    |
    Mié, 04/16/2014 - 18:22
    Servicios avanzados de salud (cirugía neonatal) sólo pueden asegurarse como derechos en el marco público-estatal, no en el marco de los comunes autogestionados. Son planos distintos, conviene tenerlo en cuenta para el diseño de nuevas instituciones. Y no creo que las mareas (sanidad, educación) estén desvinculando lo público de su &quot;encaje estatal&quot;, más bien al revés. Todas las luchas son necesarias.
  • Agregar comentario

    Fundación de los Comunes

    La Fundación de los Comunes es un laboratorio de ideas que produce pensamiento crítico desde los movimientos sociales como herramienta de intervención política. Somos una red de grupos de investigación, edición, formación, espacios sociales y librerías al servicio de la revolución democrática. Desde el común para el común. (Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los autores que firman los artículos.)

    Puedes encontrarnos en:

    Tw: @fundacomunes
    Fb: FundacionDeLosComunes