Saberes
Análisis y propuestas para una transformación democrática
14
Jul
2014
12:11
Algunas preguntas para avanzar la experiencia “Municipalia” y eso de ganar Madrid
Por Fundación de los Comunes

28J: Presentación de Municipalia en Madrid. Foto Disopress

 

1. Municipalia ha supuesto un subidón de energía y alegría política para quienes hemos podido impulsar el espacio y, por las sensaciones que nos llegan, para quienes han participado en el encuentro. Es realmente algo inusual ver a 400 personas de muy distintas procedencias políticas sentarse a conversar sobre la dimensión municipal y abordar cuestiones que hace tan solo cuatro meses eran casi un tabú. Hablar de organización en clave municipal, de la creación de un programa común de democratización de las instituciones cercanas, de requisitos básicos para candidaturas electorales es algo que no formaba parte de nuestro lenguaje.

Pero para no quedarnos solo con la imagen más alegre y complaciente del encuentro es necesario apuntar también la necesidad de una apertura inmediata precisamente a esas diversísimas composiciones de lo organizado de la ciudad, de forma que puedan incorporarse al proceso en pie de igualdad. Y es preciso reconocer también que 400 personas (en su mayoría activistas) tienen (tenemos) el desafío de derribar sus (nuestras) propias fronteras para hacernos capaces de construir un diálogo a escala social. Al menos con esa parte enorme de la sociedad madrileña que tiene un deseo de participación.

 

2. Vayamos a las preguntas. La primera cuestión que se abre de aquí a los próximos meses tiene que ver con la composición conjunta de dos pulsiones que laten en la apuesta Municipalia desde el principio. Una sería la que tiene como objetivo principal la construcción de un movimiento municipal que exceda la dimensión misma de la institución; la otra tendría su centro en la definición y construcción de candidaturas democráticas para ganar electoralmente la ciudad. La cuestión no es tanto elegir entre una posición u otra, sino pensar qué puntos de cruce existen entre ellas y cómo pueden componerse en común. ¿Cuáles son los espacios en los que dichas candidatura se cruzan, se reconocen, se mezclan con su “afuera”? ¿Dónde puede ese espacio municipalista componerse, crear institucionalidad y convertirse en un agente de diálogo social y de producción de contenidos y prácticas? ¿Cómo poner todo ello en relación?

 

3. Otro elemento importante a resolver es la relación con las apuestas de corte electoral que quieren participar del espacio y construirlo como lugar de confluencia. ¿Cómo descentrar nuestras propias posiciones comunes? ¿Cuáles son las formas concretas de articulación y relación entre las distintas fuerzas políticas? ¿Se trata de componer un espacio de relación entre candidaturas y movimiento o más bien de disolver las distintas apuestas particulares en un proyecto común? Cuando hablamos de que las distintas organizaciones “se disuelvan” en espacios nuevos tenemos que pensar que, en todo caso, eso es un proceso gradual y siempre incierto que empieza en todo caso por llegar a una serie de acuerdos. ¿Cuándo y cómo se llevan a cabo dichos acuerdos? Municipalia no es hoy un lugar hacia el que los partidos tengan obligación alguna de mirar y en este sentido es perfectamente posible que se hagan muchas declaraciones de confluencia para luego pasar a una completa incomprensión colectiva al hablar de en qué lugar concreto se plantea dicha confluencia. Todo eso es complejo y tiene aristas difíciles (y aburridísimas) de gestionar de manera colectiva. Solo un ejemplo: en la lista de una coalición solo una de las fuerzas de la misma se queda con los recursos derivados de obtener representación. La democracia es, sin embargo, discutir mucho, discutirlo todo, preguntar, llegar a acuerdos e imaginar soluciones que no estaban previstas.

 

4. De la misma forma hay que pensar qué relación establece el proyecto con su afuera. Porque siempre hay un inevitable afuera. ¿Cómo construirlo sin cerrarlo? ¿Cómo avanzar en el reconocimiento de estructuras nunca antes reconocidas y que ese reconocimiento no las neutralice? ¿Cómo componerse con quien forma parte de lo social pero no comparte o simplemente no le interesa la apuesta? En los últimos años hay que reconocer también que ha sido en ese afuera de “lo organizado” donde se han producido las mayores innovaciones, las mejores intuiciones. Las estructuras pesadas del viejo activismo (se nombre como se nombre) hemos tenido enormes dificultades para traducir las nuevas prácticas sin parasitarlas (o muchas veces nuestras injerencias han terminado por matarlas). Igualmente dichas prácticas han encontrado límites, techos organizativos para los que no hemos sido capaces de dar soluciones comunes.

 

5. En este conflicto de los tiempos, en esta temporalidad de la urgencia se ha impuesto a veces una construcción perversa de la pragmática. Una construcción que a veces, creo, hemos aceptado sin cuestionar su base. Ser pragmático sería entonces abordar la urgencia del proyecto y preocuparse de construir la mejor arma para ganar pero no hacerse cargo de la victoria hasta el día siguiente. Por contra, no ser pragmático sería preocuparse antes del método que del arma, de la socialización y la escucha antes que de la producción de sentido, etc. Hay límites en todas estas posiciones. Quizás se trata solo de ponerlas a hablar para ver qué reconocen cada una de la potencia de la otra. Qué imaginación estalla.

Los momentos apasionantes son los que abren un cierto vacío. El vacío es eso que abre la posibilidad de que pase otra cosa. Para que pase alguna otra cosa tenemos que salir de nuestras propias cabezas y reconocer algo de potencia en las cabezas de las y los otros. Eso nos cambiará. Es imposible que no lo haga si escuchamos atentamente. Entonces quizás la diferencia entre ganar y no ganar pasa, primero, por estar dispuestos/as a cambiar y hacer las cosas que nadie espera que hagamos.

Estar, pues, en otro sitio. Y si ese sitio es lo suficientemente grande y cabe la suficiente gente... Igual eso es ganar Madrid.

[P.D. Justo hoy, el nombre provisional Municipalia se ha convertido en Ganemos Madrid, cuya web ya se puede visitar en: http://ganemosmadrid.info/]

 

Guillermo Zapata
Movimiento por la Democracia-Madrid @mareademocracia

comentarios

2

  • |
    Ulmo
    |
    Lun, 07/14/2014 - 23:38
    Sigo echando en falta el programa económico que englobe esta apuesta política. Sin una economía democrática, es imposible crear una democracia real. Mientras la producción y las finanzas estén monopolizadas por una minoría, no habrá avance. Es más, habrá un ataque bestial por parte del sistema.
  • |
    José Molina
    |
    Lun, 07/14/2014 - 14:13
    Estáis haciendo un proyecto iluionante y coincido que desde lo municipal podemos poner las nuevas bases de una democracia participativa. Es lo que difundo en mi blog www.economiaapiedecalle.com<br type="_moz" />
  • Fundación de los Comunes

    La Fundación de los Comunes es un laboratorio de ideas que produce pensamiento crítico desde los movimientos sociales como herramienta de intervención política. Somos una red de grupos de investigación, edición, formación, espacios sociales y librerías al servicio de la revolución democrática. Desde el común para el común. (Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los autores que firman los artículos.)

    Puedes encontrarnos en:

    Tw: @fundacomunes
    Fb: FundacionDeLosComunes

    Tienda El Salto