Saberes
Análisis y propuestas para una transformación democrática
14
Oct
2016
12:12
La nueva política vs la casta de los metabarones
Por Fundación de los Comunes

Raul Royo (@xambre_) Nociones Comunes Zaragoza

Hace unas semanas ordenaba por escrito lo que desde mi experiencia han sido las hipótesis del ciclo político post 15M, especialmente aquellas que han alimentado la fase que denominamos de “asalto institucional”1. Tras asistir esta semana a la implosión del PSOE, es pertinente recuperar algunas de estas reflexiones para situar los sucesos de la última semana en la onda larga del 15M y el trabajo de la nueva política. Fundamental ya que algunas de las hipótesis centrales apuntaban directamente al PSOE y la crisis larvada que ha precipitado los acontecimientos a los que asistimos estos días, después del espectáculo trash de la ejecutiva federal y la dimisión del ya-no presidente del partido, Pedro Sánchez.

El primer conjunto de hipótesis abrían una reflexión en el interior de los círculos de los activistas del 15M en torno a qué hacer y por qué hacerlo que desembocarían en la apuesta institucional: desde el experimental Partido X, hasta la eclosión de Podemos y las victorias del municipalismo en las elecciones locales del 2015. En síntesis, después de los meses calientes del 15M, comienza a circular un proceso de reflexión colectiva entre distintos ámbitos activistas, que trata de poner orden en la ideas y situar el fenómeno que acabamos de vivir dentro un marco explicativo. Uno de esto relatos apunta a que el 15M ha supuesto el punto de quiebra de todo un sistema, que conocemos como el Régimen del 78: los repartos y acuerdos económicos, políticos, culturales fraguados en el tardo-franquismo y la Transición, que han dominado la vida española desde entonces.

Las demandas expresadas en el fenómeno 15M confrontan directamente con este sistema de repartos. Su manifestación más expresiva, el sistema bipartidista, -PP y PSOE- que casi ha monopolizado la agencia electoral en el país ha sido la expresión y el guardián de la estabilidad de este sistema de repartos, junto con las políticas de austeridad impulsados por el mando central europeo contra las poblaciones sur-europeas. La primera conclusión que arrojan los meses calientes del 15M, especialmente a partir de la aprobación de la modificación constitucional del artículo 135, es que no hay lugar dentro del régimen del 78 para las demandas y aspiraciones sociales que se habían expresado en el 15M: las de más democracia y justicia social contra la deriva autoritaria y austericida de los gobiernos europeos.

A lo largo de 2012, año en el que se experimenta una intensificación de las movilizaciones, esta apreciación termina por confirmarse. Al mismo tiempo, dos hipótesis van cobrando forma, sumándose a la anterior. Después de un proceso de movilización ciudadana que ha marcado hitos sin precedentes en relación a las décadas anteriores, y especialmente a partir de la inflexión de la movilización del 25S (y que terminará por confirmarse más adelante con las Marchas por la Dignidad, las huelgas de educación y los éxitos de la PAH) podemos extraer dos conclusiones –para sacarnos del desánimo–.

En primer lugar, la capacidad de movilización ciudadana está llegando a una especie de límite –la llamada hipótesis del techo de cristal de la movilización–. Es imposible escalar un proceso de movilización popular que ha alcanzado hitos históricos, sin producir, al mismo tiempo, un agotamiento de las fuerzas e ilusiones de una parte creciente de participantes. Y quizás, acompañada de la desafección creciente en la participación en las movilizaciones, un proceso de pseudo-militarización de los movimientos de protesta, donde las facciones más proclives a acciones de tipo guerrilla urbana se hagan cada vez más presentes.

La cultura compartida de la mayoría de activistas de acciones no violentas, y el análisis de que las prácticas violentas son difícilmente compatibles con los valores generales que han dominado las movilizaciones (transversalidad e inclusión), y funcionales a las tácticas de “contrainsurgencia” puestas en práctica por el régimen del 78 –sistemática puesta en práctica de la violencia policial y criminalización de la movilización no violenta, tratando de introducir, aunque sin demasiado éxito, una distinción entre minorías violentas y mayorías pacíficas en la movilización que disuadan a estas ultimas de participar–, presentan esta posibilidad para una mayoría de activistas y personas movilizadas al mismo tiempo como no viable y no deseable.

La primera derivada de la hipótesis del techo de cristal es la constatación de que un ciclo de movilización ciudadana sin precedentes no ha arrancado por parte del régimen del 78 una respuesta a la altura del mismo2. La movilización confronta con la aplicación de las políticas de austericidio y recortes sociales y un cierre de filas del régimen del 78. Los puntos álgidos son las dos huelgas generales de educación, la exclusión de las personas no regularizadas de la sanidad pública y el rechazo a la ILP sobre vivienda promovida por la PAH. No existe contraparte institucional dentro del sistema partidario del régimen del 78 con la que establecer una alianza o negociación capaz de trasladar la movilización ciudadana a acciones de gobierno y legislativas a la altura de las circunstancias. Es lo que podemos llamar la Hipótesis de la ausencia de contraparte institucional.

El régimen del 78 se ha atrincherado en el interior de las instituciones políticas, donde gracias a su cuasi monopolio de las mismas, es capaz de encontrar amparo legal y una pseudo justificación moral a las políticas de austeridad. Esta constatación, junto a la hipótesis del techo de cristal y la de la ausencia de contraparte institucional es la génesis de la Hipótesis del asalto institucional. Hay que asediar a las fuerzas del régimen del 78 allí donde se han parapetado para protegerse de la movilización, hay que asediarlos dentro de las instituciones políticas. Si no existe contraparte institucional, hay que crearla. Llevar a término el 15M supone, en estos términos, avanzar en la crisis del sistema Del régimen del 78, en su descomposición, del tal modo que sea posible forzar un nuevo reparto en el que tengan cabida las demandas expresadas en las calles y en las plazas.

En este sentido, apuntar a la esfera político institucional, a un 15M electoral capaz de disputar la hegemonía del bipartidismo, no sólo responde a las hipótesis anteriores, sino que también responde a la siguiente intuición: el punto más vulnerable del régimen del 78 es el bipartidismo. Una crisis sistemática del bipartidismo podría catalizar un escenario de crisis generalizado de los arreglos institucionales y materiales del régimen del 78. Una crisis del sistema bipartidista es la puntilla capaz de provocar una crisis general del régimen del 78. Es lo que podemos denominar la Hipótesis de la identidad bipartidismo-régimen del 78.

La vía rápida que imaginamos para catalizar la crisis del sistema bipartidista es crear un nuevo escenario electoral donde la presión de las fuerzas emergentes transformadoras (Podemos y candidaturas municipalistas) cree una situación de amenaza (en términos de opciones de gobierno) para el consenso bipartidista. Esta posibilidad aparece en primer lugar como la Hipótesis de la Grosse Koalition. Crear la situación objetiva para que un gobierno conjunto de las fuerzas “constitucionales” (las fuerzas del régimen del 78, como herederos y defensores del legado de la cultura de la transición), es decir la suma de las fuerzas del bipartidismo sea la única opción de mantener el estado de cosas. De tal modo la opción de un gobierno conjunto de ambas fuerzas aparecerá para la dirigencia de ambos partidos – la casta de burócratas profesionalizada del sistema partidario de ambas fuerzas, amenazados en su status quo- como posible, oportuna y necesaria, ante la necesidad de continuación del status quo que garantice su permanencia en el poder, tanto institucional, como partidario.

Adicionalmente, algunos y algunas pensamos que en el contexto de la imposición autocrática de las políticas austericidas desde el poder de mando financiero central europeo, la hipótesis de un gobierno de salvación nacional puede aparecer también como oportuno y deseable para la dirigencia europea. Esto abre la posibilidad de qué la imposición de un gobierno conjunto de las fuerzas conservadoras del régimen, de marcado carácter tecnócrata, con el objeto de agradar al poder financiero europeo, permita escalar el conflicto mediante la identidad entre el nuevo gobierno y el mando político financiero-europeo confrontando directamente con este último, lugar definitivo de mando de las políticas de austeridad. Esta hipótesis no es descabellada dados los antecedentes inmediatos de otros países de la periferia sur europea como Grecia e Italia.

Si concebíamos que el punto débil del régimen del 78 es el sistema bipartidista. A su vez, la parte débil del sistema bipartidista es el PSOE. Hay que confrontar con el Partido Popular como el partido en el gobierno responsable formal de la implantación de las medidas más radicales de la austeridad (sin olvidar el papel funcional del PSOE en la implantación de las mismas y en el sostenimiento general del cártel del régimen del 78). Sin embargo, en mayor medida que el PP, el PSOE se encuentra atravesado por una crisis estructural grave, confrontado a contradicciones graves, la distancia de su dirigencia con la sociedad civil expresada en las movilizaciones y una mayoritaria desafección de sus bases históricas.

Unas fuerzas emergentes progresistas son capaces de disputar el práctico monopolio / hegemonía del electorado de izquierdas que ha optado tradicionalmente por apoyar al PSOE, al mismo tiempo que es capaz de sumar un electorado más amplio, abstencionista, afectado por la crisis económica, reactivo a las políticas de austeridad y recientemente repolitizado por el ciclo de movilizaciones. Es por la vía del PSOE por donde se puede, dada la configuración de fuerzas existentes, afectar más radicalmente a una crisis de gobernabilidad de las fuerzas del régimen del 78; al mismo tiempo que se augura un fuerte descenso del número de votantes del PP; y crear las condiciones para lo enunciado en la hipótesis de la grossen koalition3.

Roto el juego especular de las fuerzas conservadoras de derecha e izquierda del régimen del 78 (PP y PSOE), comprometidas ambas en el gobierno de concentración, la posibilidad de presentar una alternativa de gobierno diferente, pero igualmente comprometida con el programa de austeridad, se ve seriamente afectada.

Tras un escenario de crisis de gobierno, es posible atisbar un escenario donde al mismo tiempo se puede poner en jaque la implementación de los programas de austeridad y un escenario de crisis generalizada de la continuidad y consenso del régimen del 78 mismo. Un hipotético escenario constituyente donde negociar, a través de la movilización ciudadana, y el peso de las fuerzas partidarias emergentes, un nuevo reparto de poder, político y material, en el país. Un nuevo pacto social y un nuevo escenario constitucional que recoja las demandas sociales y políticas expresadas en el ciclo de movilización. Este escenario es ciertamente desconocido -inimaginable por cuanto la propia puesta en práctica del programa crea unas nuevas relaciones de fuerzas y escenarios que no son posibles de prever- pero en todo caso abre la ventana de oportunidad a su realización (Hipótesis del proceso constituyente).

Estamos en condiciones de replantear estas hipótesis, y someterlas a un análisis crítico. Especialmente a la luz de los acontecimientos de esta semana. La sensación de incomodidad de las fuerzas de la nueva política en los últimos meses creo que se deben en parte a como habíamos ido viendo que la hipótesis de la grosse koalition iba a alejándose. En parte considero habíamos subestimado la crisis interna del PSOE. El conflicto entre Sánchez y los barones territoriales, donde ninguna de las dos partes parecía poder imponer su mando a la otra, era en parte el resultado de la descomposición de los mecanismos tradicionales de mando en el interior del partido. La dimensión de esta crisis se ha manifestado esta semana.

Por otra parte podemos considerar que si la Hipótesis de la grosse Koalition parece lejos de cumplirse, hay otra vía, más tortuosa quizás, pero que podría desembocar en una situación crítica del sistema bipartidista por la vía del PSOE. Una situación interna dentro del partido de tal modo que se produjese una fractura entre los partidarios de la continuidad del estado de cosa heredero del régimen del 78, y aquellas facciones más aperturistas, dispuestas a negociar un nuevo reparto, aunque eso pasase por un cierre por arriba, materializado en un recambio de élites. Esta es quizás, la situación en la que nos encontramos.

Aunque Sánchez pretende presentarse como una especie de rebelde contra la burocracia del partido socialista, él, es un representante puro de esta burocracia. Más bien a lo que asistimos es a un conflicto en dos dimensiones. Por una parte un conflicto entre dos sectores de la burocracia profesionalizada del partido, con intereses diferentes; especialmente los barones territoriales, que extraen su poder del territorio, y cuya crisis a nivel marca general parece afectar cada vez más a esta capacidad y el núcleo nacional; por otra parte el conflicto entre las demandas y exigencias de la base en relación a esta burocracia profesionalizada del partido. La estrategia Sánchez ha consistido y es previsible que trate de profundizar en ella, en aplanar estos dos conflictos de tal modo que él y su facción aparezcan como los representantes de estas demandas.

En todo caso la situación puede conducir, de cualquiera de las maneras y pese a la negación discursiva de los dirigentes, a este lugar en el que los elementos del partido se re-alinean entre el sector pro-régimen del 78, cuyo interés en sostener el cuasi monopolio institucional con el PP, y beneficiarse del reparto subsiguiente, y el sector aperturista, que entiende que el escenario exige abrir el campo a las demandas expresadas por las fuerzas de la nueva política y un nuevo reparto en el escenario partidista, que abra las posibilidades a un nuevo reparto en los distintos ordenes económico, social y cultural. Es esta dirección a la que las fuerzas de la nueva política deben empujar la situación presente.

En todo caso, pese a los meses de incertidumbre, parece que la agenda política abierta en el 15M sigue avanzando sus pasos, abriendo nuevos escenarios que no por desconocidos, no continúen profundizando en la crisis de régimen y la confrontación con las demandas de democracia y justicia social que se han expresado los últimos cuatro años.

  1. La emergencia de fuerzas en el terreno partidista – Podemos y las candidaturas municipalistas, Barcelonaen Común, Ahora Madrid, Zaragoza en Común, CadizSí Puede, Marea Atlántica, etc- capaces de disputar directamente en la arena político-institucional con el bipartidismo – PPSOE-. ↩︎
  2. Esto es parcialmente no cierto. En tempo largo podemos identificar que la consistencia de las movilizaciones y su proyección en el tiempo y a través de la sociedad, obligaron hasta cierto punto, a una desaceleración del proyecto austericida. ↩︎
  3. Las principales contradicciones a las que se va a enfrentar un gobierno de estas características no son sólo las dificultades del arreglo interpartidista y el creciente antipartidismo reactivo (que puede alimentar las fuerzas políticas emergentes). La contradicción crítica, ya experimentada por el gobierno Rajoy, es implementar el programa de austeridad y conservar al mismo los equilibrios de y con sus clientelas. Esto puede conducir a una situación de catch-22, enfrentando a las fuerzas bipartidistas a la perdida de la confianza, alternativa o simultanea, de sus dos principales valedores: la sociedad civil de clase media -particularmente el conglomerado clientelar de asociaciones, fundaciones, organizaciones y empresas que viven de su relación, partidista privilegiada, con el erario público, a través de contratas y subvenciones- y la dirigencia europea (Banco Central Europeo, Comisión, y la dirección de los países centrales europeos, especialmente Alemania). ↩︎

comentarios

2

  • |
    Sabina
    |
    Sáb, 10/22/2016 - 17:59
    Mmmm, más que jerga sociólogica, el artículo deveniene en una intelectualización pretenciosa del acontecimiento de construcción farragosa y a ratos incomprensible. El lenguaje no está reñido con la política discursiva, por favor, dejemos de buRrocratizarlo para no sorprendernos o teatralizar aún más la escena dramática a la que nos enfrentamos. Hablar de "sector aperturista" en el PSOE cuando todo obedece a otra escenificación del viejo "poli bueno - poli malo" o "psoe bueno - psoe malo", para continuar anclando en el parlamento los intereses de sus lobbies particulares a través de este partido, resulta patético; y podríamos seguir..., lo de "negociar" y un "nuevo pacto social" nos ha llegao al alma, aunque a los amigxs sociatas 2.0 seguro que les impresiona. Lo dicho, "menos pajas" y más ideas, lúcidas y sintéticas, y... sobre todo más acción real, que parece que de tanta alfombra y pasillaje institucional se está perdiendo el "oremus" del todo.
  • | |
    Lun, 10/17/2016 - 19:52
    Me encantó, sólo que lo encontré con mucha jerga sociológica, lo que dificultó la lectura, ya que no la conozco, pero haciendo un esfuerzo se puede. Desde Chile, donde también los amarres tardo dictatoriales nos tienen cagados.
  • Fundación de los Comunes

    La Fundación de los Comunes es un laboratorio de ideas que produce pensamiento crítico desde los movimientos sociales como herramienta de intervención política. Somos una red de grupos de investigación, edición, formación, espacios sociales y librerías al servicio de la revolución democrática. Desde el común para el común. (Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los autores que firman los artículos.)

    Puedes encontrarnos en:

    Tw: @fundacomunes
    Fb: FundacionDeLosComunes