Global
Economía y política libre hecha desde lo colectivo.
06
Jun
2016
00:31
Las lágrimas de Albert
Por Colectivo Burbuja

No se asusten y no hagan movimientos bruscos, pero quiero romper una lanza por Albert Rivera. Estos días se ha criticado mucho a Albert por los gimoteos con los que recibió a la prensa después de su duro periplo por la dictadura totalitaria comunisto fascista bolivariana posiblemente filoetarra de Venezuela. Un drama. Ya saben que, nada más volver a poner pie en el muy democrático y mucho democrático Reino de España, Albert se encontró con hordas de cámaras y catervas de periodistas que le obligaron, a punta de micrófono, a rememorar su traumática experiencia; él, claro, no pudo evitar prorrumpir en sollozos pese a la presencia de los medios de comunicación.

Pues qué quieren que les diga; yo entiendo a Albert. Cuando uno visita un país del Eje del Mal, lo primero que espera es que le asignen una escolta de El Partido nada más aterrizar y que le acompañen hasta cuando vaya al excusado; que le monten en un minibús y le lleven por carreteras desiertas a los sitios más emblemáticos; que le presenten a gente encantada hasta el delirio de vivir en su país; que le enseñen los retratos del líder, las esculturas del líder, los monumentos al líder, al poeta oficial del líder, a su mujer y a la mancha de la pared que afirman que se da un aire al líder. Lo normal. Lo típico del Eje del Mal, vaya.

Y, sin embargo, baja Albert del avión en Venezuela y se presenta la oposición en bloque para recogerle. A plena vista, como si no fuese a pasarles nada. Y luego no paran de entrevistarle en todos los medios críticos con el Gobierno. ¡Como si pudiese decir lo que quisiese! Y encima le pasean por las zonas más deprimidas del país. Y, no se lo pierdan, no paran de presentarle a gente que no hace más que quejarse de sus dirigentes. "Pero, ¿¡esto qué es!?", debió pensar Albert. Normal que venga tocado. Si yo fuese él, hubiese pensado: "Venezuela, como país, tiene sus luces y sus sombras; ahora bien, como dictadura comunista es una puta mierda".

Pues, precisamente, de eso hablamos hoy: de qué es Venezuela y qué no es. Y también ironizamos un poco con lo de la decimoctava Comunidad Autónoma y tal. En realidad, ironizamos bastante durante todo el programa: a veces con gracia, a veces con rabia y a veces con amargura, que es la reacción natural ante los absurdos de la política española. Si se les ocurre otra forma de enfrentarse a ella sin terminar de agriarse el carácter, somos todo oídos. Entre tanto, seanlo ustedes. Todo oídos, quiero decir. Y, cuando terminen, nos cuentan qué tal ha ido la cosa, que siempre es bueno saber qué les ha parecido todo y cómo les va la vida. Entre tanto: que ustedes lo disfruten.

Fotografía de David Hernández

comentarios

1

  • |
    Juan Carlos
    |
    Lun, 06/06/2016 - 14:06
    Muy bueno. Gracias
  • Colectivo Burbuja

    El Colectivo Burbuja cobró consciencia de sí mismo por un error fatal del sistema, comunmente conocido como burbuja inmobiliaria, y decidió poner su programación al servicio de la red y la empoderación de los ciudadanos: ceros y unos como directos al mentón de la manipulación, algoritmos como contundentes crochets de sentido crítico y la honestidad intelectual incrustada en cada línea de su código. Son podcasts diferentes por una única razón: porque quienes los hacen piensan diferente.

    Tienda El Salto

    Archivos