Julen Arzuaga, abogado del Observatorio vasco de Derechos Humanos
El aval necesario para hacer eficaz la tortura

La Audiencia Nacional se diseña como tribunal para dar coherencia a la siempre prioritaria lucha antiterrorista. Gestiona la suspensión de ciertos derechos a ciertos acusados autorizando la detención incomunicada, un régimen denunciado por todos los organismos internacionales por considerarlo marco idóneo para aplicar la tortura. Sus jueces jamás se han interesado por el trato dado a quienes se hallan bajo su responsabilidad. Han mirado para otra parte cuando tomaban declaración al recién torturado en estado de shock, destrozado, presentando heridas abiertas.

30/11/09 · 0:00
Edición impresa

La Audiencia Nacional se diseña como tribunal para dar coherencia a la siempre prioritaria lucha antiterrorista. Gestiona la suspensión de ciertos derechos a ciertos acusados autorizando la detención incomunicada, un régimen denunciado por todos los organismos internacionales por considerarlo marco idóneo para aplicar la tortura. Sus jueces jamás se han interesado por el trato dado a quienes se hallan bajo su responsabilidad. Han mirado para otra parte cuando tomaban declaración al recién torturado en estado de shock, destrozado, presentando heridas abiertas. Sólo nos consta un caso en que se ha pedido que se investiguen hechos que podrían ser constitutivos de un delito de tortura. ¿Sólo un caso en 33 años de singladura? ¿Uno entre miles de testimonios?

Entra dentro de la lógica de los guardianes del castillo de naipes de la “justicia excepcional”, conscientes de su papel, que no exijan que se dilucide si medió tortura para arrancar la declaración inculpatoria. Según la teoría del “fruto del árbol envenenado”, de reconocerse que hubo tortura, el sumario estaría viciado de raíz. Y los naipes caerían sobre la mesa.

Bajo Tortura

Más aún y en esa lógica, los magistrados de la AN que enjuician al ahora procesado no tendrán escrúpulo en emplear esas declaraciones arrancadas bajo tortura como prueba de cargo para dictar sentencias condenatorias. La declaración del detenido se puede aportar en tres tiempos: ante la policía, ante el juez de instrucción o en el transcurso de la vista pública, ante el tribunal que enjuicia los hechos de que se le acusan. La calidad de lo confesado será más dudosa en tanto en cuanto el detenido tenga menos espacio para declarar en libertad. Hasta hace poco aquellas declaraciones dadas ante la policía no valían más que como simple indicio, una sospecha.

Hacía falta otra serie de pruebas adicionales que sustentasen la acusación y rompieran así, la presunción de inocencia del acusado. Recientemente se ha dado el salto: en el caso de Orkatz Gallastegi la declaración que le arrancó la Ertzaintza bajo incomunicación fue negada por el joven ante el juez y ante el tribunal de enjuiciamiento, ya que la había dado bajo coacción. Por el contrario, la AN afirma “con total seguridad que la confesión ha sido prestada libre y voluntariamente”. En ausencia de cualquier otra prueba, su única declaración ante la policía, hecha bajo golpes y amenazas, le valdrá 26 años de cárcel.

Parece que la tortura no sería eficaz si no es por el aval que le otorga este tribunal. Su estrella más brillante, Garzón, no es precisamente conocido por haber sido condenado por el Tribunal de Estrasburgo por no investigar las torturas sufridas por varios independentistas catalanes en las redadas masivas de los juegos olímpicos del ‘92.

Artículos relacionados en este número:

ESTADO ESPAÑOL // CRITICADO POR SU CARÁCTER DE TRIBUNAL DE EXCEPCIÓN
_ [La Audiencia Nacional, un tribunal político y especial->9484]
_ La Audiencia Nacional acapara las portadas de los periódicos y se ha convertido en un actor político al que la ciudadanía se va acostumbrando. Expertos internacionales han descalificado reiteradamente este tribunal que cada vez tiene más protagonismo en la vida política. Pero, ¿qué supone realmente la Audiencia Nacional?
_ Por Patricia Manrique (Redacción Cantabria)

_ TRES MAGISTRADOS FUERON SUSPENDIDOS CAUTELARMENTE
_ [La Sala Cuarta: guerra de jueces en la Audiencia->9485]
_ En febrero de 2002 la Audiencia Nacional fue el escenario de una durísima batalla en la que se enfrentaron el garantismo judicial y la razón de Estado. Un oportuno escándalo mediático permitió acabar con un tribunal incómodo y díscolo.
_ Por David Fernández / Barcelona

[El freno a la Jurisdicción Universal->9487]
_ Por Raúl Maillo, abogado en procedimientos por crímenes de guerra.

Tags relacionados: Audiencia Nacional Independentismo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto