Los Cosmen, Masaveu y Lago; multinacionales como Arcelor y determinadas figuras políticas marcan las reglas
Los verdaderos amos de Asturies

En tiempos de crisis es cuando más claro queda que la toma de decisiones transciende al poder político. A las sagas tradicionales de los Masaveu y Cosmen hay que sumar hoy el creciente poder de unas pocas multinacionales. Gobierne quien gobiene en nuestra tierra, hay un escogido grupo de apellidos que aparecen permanentemente en los proyectos de las grandes infraestructuras asturianas. Sus apoyos o la falta de ellos quitan y ponen cargos, y son correspondidos con recalificaciones o concesiones de las obras faraónicas realizadas en los últimos tiempos. La tercera pata del banco, tratándose de Asturies, no podía ser otra que los amigos del poder político.

, Redacción Asturies
01/07/13 · 22:47
Edición impresa
El empresario José Cosmen (de pie) durante una entrega de los premios Asturianos Siglo XXI. Sentados el ex presidente asturiano y senador por el PSOE Álvarez Areces (centro) y el ex del PP, hoy en las filas de Foro Arias Cachero (derecha) / Paula Llorenti

Pero, “¿quién manda aquí?” es la pregunta que desde el comienzo de la crisis económica se hacen cada vez más ciudadanas y ciudadanos convencidos de que quienes realmente gobiernan no son aquellos que se presentan a las elecciones. En Asturies, la vieja burguesía industrial ha ido perdiendo peso con la internacionalización de nuestra economía, siendo hoy un puñado de multinacionales foráneas y unas pocas familias autóctonas las que con su peso económico condicionan las decisiones políticas en la comunidad.

Los Masaveu

A la vieja burguesía asturiana pertenecen los Masaveu. El grupo posee inversiones en sectores como las finanzas (Bankinter), las eléctricas (EDP), la sanidad privada o la producción audiovisual, si bien destacan por sus fábricas de cemento y hormigón (que necesitan de la existencia de grandes obras públicas, a las que proveen, como elmillón de toneladas empleado en la ampliación del puerto de El Musel o el utilizado en la variante del Pajares) y sus negocios inmobiliarios: aparcamientos, hoteles o viviendas. Los Masaveu gustan de ofrecer una imagen de burguesía culta e ilustrada a la vieja usanza. La fundación Cristina Masaveu, con una treintena de profesores de la Universidad de Oviedo en su comité asesor, prosigue con la labor de mecenazgo tan asociada a la familia.

En cuanto a la política, Alicia Castro Masaveu, perteneciente al clan, tuvo una destacada trayectoria en el PP hasta su paso en 2011 a las filas de Foro. Durante los 90, Castro Masaveu estuvo estrechamente vinculada a Gabino de Lorenzo, siendo teniente de alcalde y una de las responsables del urbanismo ovetense en los años dorados del ‘gabinismo’. Las relaciones entre la poderosa familia y el ex alcalde se agrietarían entre otros motivos a causa del fallido intento de éste de entregar el subsuelo de la calle Uría a una constructora rival, COMANSA, que de haber llevado adelante su aparcamiento subterráneo, habría ensombrecido uno de sus mejores negocios en la capital: el aparcamiento subterráneo de La Escandalera. Los Masaveu, inclinados hacia Cascos en la guerra civil de la derecha asturiana, se unieron coyunturalmente al frente antigabinista que en mayo de 2011 le hizo perder la mayoría absoluta.

Los Cosmen

Dueños de ALSA y principales accionistas de la multinacional del transporte National Express, los Cosmen poco tienen que ver con el perfil clásico y elegante de los Masaveu. La familia participa en una amplia gama de negocios, a través de un laberinto societario de un centenar de empresas, muchas con actividad desconocida.

El presidente de honor de Alsa, José Cosmen, durante un acto con el ex presidente autonómico y diputado por el PSOE, Antonio Trevín

Con Gabino de Lorenzo al frente del Ayuntamiento, el grupo Cosmen convirtió Uviéu en su feudo económico: desde detalles sentimentales como una calle con el nombre del patriarca José Cosmen hasta suculentos negocios como la gestión de la estación de autobuses y las líneas urbanas, pasando por Tele Oviedo. No obstante, la más importante de las dádivas a los Cosmen llegaría en 2000, cuando la parcela del antiguo estadio Carlos Tartiere, de 17.000 metros cuadrados, fue literalmente regalada a la empresa Jovellanos XXI para que construyera allí un monumental Palacio de Congresos firmado por el arquitecto fetiche del PP, Santiago Calatrava.
No sólo del 'gabinismo' han vivido los Cosmen. Areces modificó la ley de grandes superficies para beneficiarles.
El buen trato dispensado por Gabino de Lorenzo podría tener su  continuación con su sucesor, Agustín Iglesias Caunedo, si éste ‘rescata’ a Jovellanos XXI, en concurso de acreedores y con una deuda de 90 millones de euros. Puesto que este equipamiento estaba pensado para ser explotado durante décadas por la sociedad de Cosmen y su socio Alberto Lago, el consistorio pagaría a la empresa entre 76 y 86 millones si quiere quedarse con este negocio ruinoso.
Pero no contentos con esto, Jovellanos XXI guarda un as más en la manga para convertir en éxito la operación: la creación de una empresa fantasma, la Sociedad Vasco XXI, a la que ha entregado los terrenos de la lucrativa parcela de El Vasco, y la cesión del hotel y el aparcamiento del Calatrava a otras dos sociedades de su propiedad. Según Roberto Sánchez Ramos Rivi, portavoz de IU en este Ayuntamiento, ello evitaría pagar a los acreedores de Jovellanos XXI.
Pero no sólo del ‘gabinismo’ han vivido los Cosmen. El Gobierno de Vicente Álvarez Areces modificó la ley de grandes superficies para que en el ‘Calatrava’ se instalara un centro comercial, y pagó 58 millones a cambio de 12.000metros cuadrados de oficinas en las alas del complejo arquitectónico. Resulta chocante porque el Principado ya poseía unas magníficas instalaciones en el centro de Uviéu.
En Xixón, el cierre de la Estación de trenes del centro ha supuesto una caída de viajeros de ferrocarril de entre un 20 y 30% que ha beneficiado a ALSA, quien según el comité de empresa de FEVE podría estar interesada en quedarse a precio de saldo con los terrenos de las antiguas vías y edificar allí una estación de autobuses. Los Cosmen, que podrían beneficiarse de una futura privatización de RENFE, así podrían construir viviendas en su actual estación de autobuses.

Los Lago y las obras públicas

Los Lago poseen el Grupo Sánchez y Lago, de construcción y minas a cielo abierto, aunque son compañeros inseparables enmuchos negocios oscuros de los Cosmen, como Jovellanos XXI.
Además han contado con dos suculentas concesiones: La construcción del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), junto a Sacyr y San José, y de la Autovía ‘Industrial’ AS-II entre Uviéu y Xixón, que además facilita los accesos a ese hospital. Aunque 205 millones de euros fue lo presupuestado para el HUCA, el coste real ha ascendido hasta los 400 (1.700 con los intereses). No abrirá al público hasta 2014, pero impulsó una cascada de negocios especulativos en sus aledaños, paralizados por la crisis, para algunos viejos amigos: los Cosmen conseguirían del consistorio la permuta ad hoc de la parcela de Invasa- SEAT, de su propiedad, para construir 313 viviendas.
Por su parte, la AS-II parecía otro ‘negocio redondo’. Construida y gestionada durante 30 años por Sacyr y los Lago, bajo el nombre de Viastur, cuenta con un ‘peaje en la sombra’, por el que es el Principado quien paga a la empresa por cada usuario que use esa carretera (6,25 millones de euros en 2010), cifra que crecerá tras la apertura del HUCA. Ante la crisis, como Jovellanos XXI, han reclamado un ‘rescate’ al Principado.

Marxismo-ladrillismo

Las magníficas relaciones entre Álvarez Areces y los Cosmen no pueden entenderse sin la mediación de José Luis Marrón, director de Jovellanos XXI, ex compañero del ex presidente en el PCE y luego en el PSOE.Otro ex izquierdista reconvertido al marxismo-ladrillismo fue Luis Gómez El Chino, maoísta en su juventud y hombre clave en los pactos para la expansión urbanística de Uviéu entre de Lorenzo y José Ángel Villa, líder del SOMA-UGT.
Y es que PSOE, CCOO y UGT fueron entusiastas del hormigón durante el boom económico
La Autovía Minera Xixón-Mieres, cuyos 600 millones de euros triplicaron lo presupuestado, fue para el entonces líder de CCOO, MaximinoGarcía, “la obra más importante de los fondos mineros”. Por su parte, el líder de la UGT, Justo Rodríguez Braga, defendió la regasificadora, una obra que costó 380 millones y que no ha entrado en funcionamiento. Infrautilización similar a la del superpuerto de El Musel, con un incremento de 210 millones sobre los 499 iniciales, y donde la UE detectó irregularidades en la concesión de la obra. También IU, en contradicción con sus documentos, se ha apuntado a la defensa acrítica de infraestructuras como el AVE a Xixón, de alto impacto medioambiental y dudosa utilidad social.

MULTINACIONALES: O LO TOMAS... O ME VOY

El discreto encanto de la burguesía astur se ve, sin embargo, amenazado por la entrada de las transnacionales. La consabida coletilla de “en un mundo cada vez más globalizado” también afecta al reparto del poder, y en una tierra que sufre una perenne falta de industria productiva, quien crea empleo tiene la sartén por el mango. Con la decadencia económica, los sucesivos gobiernos autonómicos van a basar la reactivación económica en la búsqueda de empresas multinacionales através de cuantiosas ayudas públicas y cesiones de terrenos. Gracias a ellas llegarían Du Pont, Thyssen-Krupp o Suzuki. Otras entrarían a través de procesos de privatización, como en la industria siderúrgica o la armamentística. La economía asturiana sigue teniendo hoy el mismo problema que en los tiempos de la gran empresa pública: la debilidad de su tejido industrial y la subordinación de éste a unas pocas empresas privadas cuyos centros de decisión se encuentran muy lejanos. La empresa de airbags Autotex, tras agotar las subvenciones cerró su planta en Asturies.
Pero si hay una multinacional capaz de poner de rodillas a sindicatos y gobierno es Arcelor Mittal, la mayor siderúrgica del planeta. Lakshmi Mittal, el cuarto hombre más rico del mundo, se convierte en 2006 en el principal accionista de Arcelor. La multinacional luxemburguesa había adquirido la antigua siderurgia pública, privatizada en 2002 por José María Aznar. Según el Tribunal de Cuentas, el Gobierno del PP vendió la empresa pública por 388 millones de euros por debajo de su valor de mercado, pero ningún responsable político fue juzgado. Tras su privatización, el futuro de la siderurgia en manos de Mittal ha pendido de un hilo.
La amenaza de trasladar la producción de las plantas asturianas a otro lugar del planeta con salarios más bajos se ha convertido en la baza del magnate hindú para presionar al Gobierno asturiano y disciplinar a 6.000 trabajadores que verán sus sueldos congelados en 2013. Graciano Torre, consejero de Industria con Areces y de nuevo con Javier Fernández, ha demostrado siempre su docilidad con el empresariado, en conflictos como los de la fábrica de Loza de San Claudio o la Fábrica de Armas de Uviéu, donde llegó a tachar de frívolos a los trabajadores por negarse a aceptar los planes de la multinacional del armamento. También la plantilla de Suzuki ha criticado su falta de apoyo contra el cierre de la fábrica gijonesa, sobre el que el consejero dijo que era “irreversible”.

 

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0