ESTAFA - FAMILIAS ASTURIANAS ARRUINADAS POR CAJASTUR
El timo de la deuda subordinada

Entre 2008 y 2009 Cajastur y otras entidades españolas vendieron masivamente productos de alto riesgo a pequeños ahorradores sin conocimientos financieros.

, Redacción Asturies
18/05/13 · 6:30
Edición impresa
Los estafados y estafadas tienen caras. / Pablo Lorenzana

inforelacionada

Según un informe de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ocho de cada 10 afectados por las preferentes son personas jubiladas. Aunque no exista un único perfil, las entidades bancarias se dirigieron mayoritariamente a ahorradores confiados que ni leían la letra pequeña de los contratos ni dudaban de la veracidad de la información que les daba el personal de las oficinas bancarias a las que llevaban acudiendo toda la vida. Las cajas se aprovecharon del desconocimiento de sus clientes para dar gato por liebre y vender productos que por su complejidad están orientados a inversores especializados, aunque en ocasiones, apunta Emilio León, familiar de afectados por la deuda subordinada de Cajastur-Liberbank, los primeros estafados fueron los propios trabajadores de la entidad, que desconocían la toxicidad de lo que vendían a sus clientes. En muchos casos, compraron para ellos, sus familias y amistades.

La venta masiva de participaciones preferentes y deuda subordinada tuvo lugar entre 2008 y 2009, cuando bancos y cajas de ahorros empezaban a sufrir los efectos del pinchazo de la burbuja inmobiliaria y necesitaban a toda costa maquillar sus cuentas. Como explica Pablo Rodríguez-Palmero, abogado que ha llevado con éxito casos de afectadas por este tipo de engaños “las preferentes computaban como patrimonio neto de las entidades financieras (a diferencia de los depósitos, que forman parte del pasivo), su colocación les permitía presentar una mejor situación, dentro de una grave crisis económica”. El caso de la deuda subordinada es similar. Las cajas de ahorros en vías de privatización preparaban su conversión en bancos y su salida a bolsa y necesitaban mejorar su imagen de solvencia a cualquier precio. La Comisión Nacional del Mercado de Valores miró para otro lado mientras esto sucedía o cuando advirtió no tomó medidas contundentes, tal y como afirma un informe de la Defensora del Pueblo, que tiene también palabras duras para el Banco de España, el otro organismo responsable del buen funcionamiento del sistema financiero. Un documento confidencial de la CNMV de febrero de 2013, filtrado por ELDIARIO.ES, pone de manifiesto que esta institución conocía en 2008 y 2009 el engaño que se estaba efectuando en Caja Madrid y Bancaja, las entidades que se fusionarían para formar BANKIA, presidida por Rodrigo Rato. Mientras estos hechos sucedían, Julio Segura (CNMV) y Miguel Ángel Fernández Ordoñez (Banco de España), representantes del ala más neoliberal del PSOE, intervenían en los medios de comunicación pidiendo abaratamientos del despido y de las condiciones laborales, cuestiones poco relacionadas con sus competencias.

Surge “LiberBANKIA”

La privatización de las cajas de ahorros se materializó durante el Gobierno de Zapatero pero fue alentada y dirigida por los dos grandes partidos. Mientras las cajas controladas por el PP formaban Bankia, las manejadas por el PSOE daban lugar a Liberbank, que aspiraba a ser el quinto banco del Estado. Nadie en los organismos de control quería poner trabas a estos procesos que fueron presentados como una manera de “despolitizar” y mejorar el funcionamiento de las cajas. Pero Liberbank era una fusión envenenada: Con ella, Cajastur adquiría Caja Castilla la Mancha (CCM), dirigida por el exparlamentario socialista Juan Pedro Hernández y que se encontraba intervenida por el Banco de España tras encontrarse una deuda de miles de millones de euros. Para el PSOE, solucionaba un problema de magnitud en uno de sus feudos regionales; mientras que los ahorros asturianos servían para tapar agujeros políticos en otros territorios.

Por ello, recuperar el dinero colocado en preferentes o deuda subordinada se ha convertido en un laberinto intrincado para las víctimas de este “corralito” del sistema financiero. Como señala Emilio León, el arreglo que ofrecen Cajastur-Liberbank y la mayoría de los bancos es transformar obligatoriamente a los ahorradores en accionistas, mientras que PP y PSOE promueven un arbitraje que evite que los afectados reclamen en los tribunales. Como en un “corralito”, continúa, se trataría de garantizar la liquidez de la entidad inmovilizando el dinero de los ahorradores. Era la única vía de aceptar unas acciones devaluadas y de las que se espera una fuerte caída en su salida a Bolsa. En el caso asturiano, muchos ahorradores han aceptado las acciones, pero reservándose el derecho a emprender acciones legales para recuperar integramente su dinero. La vía de la movilización sigue abierta y las asambleas y protestas buscan presionar al banco y al Gobierno asturiano.

Mientras más de 7.000 familias asturianas viven en la incertidumbre, la entidad que preside Manuel Menéndez “rescataba” a sus grandes clientes. 47,56 millones de euros fueron a parar en 2008 a Luis Nozareda, después de que la entidad le comprara por medio de una “empresa pantalla”(Grupo Beyós y Ponga) creada a tal efecto por Cajastur, sus terrenos en La Talá (Llanes), sin valor ya tras dos sentencias judiciales que prohibían edificar en ellos. El dinero de los asturianos financiaba así esta extraña “dación en pago” para ricos. El millonario mexicano cancelaba su deuda con Cajastur y recuperaba el dinero que había gastado en esta finca. No fue la última vez: Cajastur-Liberbank ha enviado hasta 6.000 millones de euros en activos de operaciones ruinosas al “banco malo” del SAREB, financiado con dinero público, borrando la responsabilidad de sus dirigentes en decenas de operaciones ruinosas. Recibirán a cambio menos de 300 millones de euros por ellos en liquidez. Para Marco Antuña, representante en Cajastur de la Corriente Sindical de Izquierdas (CSI), “hay que ver qué se está intentando enterrar en el banco malo y pedir responsabilidades penales a Menéndez y su consejo de administración, ya que el negocio tradicional de Cajastur no iba mal en absoluto”. Añade que no es de recibo que a las familias se les desahucie y haya un ERE temporal, rebajas de sueldos y posibles despidos, mientras se les pide que financien el disparate de la burbuja inmobiliaria”.

 

La revuelta del ahorro - Preferentes y subordinadas

Paradójicamente, en un país con más de cinco millones de personas paradas y un 53% de desempleo juvenil, no son los parados, al menos como colectivo organizado, los que están a día de hoy encabezando la lucha contra la política económica del Gobierno de Mariano Rajoy. A la espera de nuevos focos de contestación social, las mareas de los servicios públicos y los ahorradores en apuros, afectados por las hipotecas o estafados por las entidades bancarias, constituyen por el momento la punta de lanza de las movilizaciones en la España de la crisis y la corrupción.

Con sus manifestaciones, caceroladas, encierros, boicots de actos institucionales y ahora también protestas a domicilio, como las de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, las asociaciones de estafados y estafadas por las participaciones preferentes y la deuda subordinada se han convertido en la incómoda sombra de un poder político financiero que se tragó sus ahorros para tapar los agujeros de una década de inversiones suicidas, despilfarro y sueldos astronómicos como los 372.666 euros anuales de Manuel Menéndez, presidente de Cajastur-Liberbank (aunque para Oviedo Diario en 2012 alcanzaba los 700.000 euros con sus retribuciones  en Hidroeléctrica del Cantábrico, EDP o Enagás). Menéndez ha estado en el punto de mira de los afectados, y, recientemente, un grupo de ellos empapeló Salas, localidad natal del economista, denunciando su responsabilidad en la pérdida de sus ahorros. 

Pero no es el único que está en el punto de mira: Dos miembros del Consejo de Administración de Liberbank dimitieron entre el 29 de Diciembre de 2012 y el 23 de Enero de 2013. Ese mismo día, la entidad aprobaba el canje obligatorio de deuda subordinada de sus ahorradores por acciones del nuevo banco. ¿Coincidencia? Esas dos personas eran el alcalde de Uviéu del PP, Agustín Iglesias Caunedo, y el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Xixón, Santiago Martínez Argüelles, quienes ascendieron tras lograr la vicepresidencias de Cajastur en 2009. Marco Antuña (CSI) ve factible que conocieran lo que iba a suceder ya que “mientras Ménendez se refugia en los despachos blindados, esta gente es vulnerable”. 
 
Aunque Caunedo y Argüelles no sólo consiguieron ascensos: el actual alcalde ovetense recibió 53.000 euros en dietas de asistencia a las reuniones del Consejo entre 2009 y 2010, mientras que el socialista xixonés no se quedó a la zaga y recibía 47.000 euros, según datos de las Memoria de Cajastur de 2009 y 2010. Y es que en los años felices de ‘la burbuja’, la plana mayor de nuestra clase política se repartía los asientos en el Consejo de Administración de Cajastur.
 
Ante ello, los oídos sordos que los dos grandes partidos, hegemónicos en las antiguas cajas de ahorro están haciendo a las reivindicaciones de los estafados por preferentes y subordinadas, sólo hacen prever una radicalización del conflicto y su politización. En Galicia, Madrid y otras comunidades ya se han convertido en un factor más de erosión del bipartidismo y el Régimen del 78, ¿pasará lo mismo en Asturies?
 
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Rosita
    |
    21/05/2013 - 10:45pm
    alguien pagará por esto?
  • Tienda El Salto