"MEDIOS DE COMUNICACIÓN // DEPUÉS D""AÑOS DE SUMISIÓN Y SILENCIU NES REDACCIONES LOS TRABAYAORES ENTAMEN A REB
La precariedá consentida de la prensa

Salarios cercanos al mínimu permitíu pola llei y trabayadores ensin asegurar son el pan de cada día del sector mediáticu n’Asturies.

Javier Cuevas / Redacción

08/07/09 · 1:40
Edición impresa
PNG - 94.2 KB
 
DESPROTECCIÓN. L’ausencia de contratu llaboral ye una práctica habitual nes empreses periodístiques./ Ernesto Lana

El pasáu xineru, l’empresariu bercianu
Victorino Alonso, qu’un mes
primero mandara 86 mineros al paru
en Tinéu, decide esmantelar
Televisión Local Gijón. Cuarenta
trabayadores queden na cai en cosa
de dos díes y dellos de los más mozos
son presionaos pola empresa pa
firmar un documentu de renuncia
voluntaria. La empresa mantiénse
namás que con 12 trabayadores. La
decisión sirve pa reflexar la situación
actual de los medios de comunicación
n’Asturies. Nun contestu
de crisis económica, la caída de publicidá,
el descensu na inversión p’asegurar
el futuru de les empreses y,
si fai falta, unes cuentes arreglaes,
son la sida perfecta p’amenorgar
costos a costa del personal.

La mala xestión de les direcciones
de les empreses de comunicación,
dio pasu a la política de despide y vas
vencer. La Voz de Asturias traviesa
un ERE qu’acabó con 11 puestos de
trabayu, y el periódicu gratuitu Qué!,
otru que n’Asturies dexó namás cuatro
persones nel cuadru de personal,
y otru más amenaza a Vocento, editora
d’El Comercio. Ente les televisiones,
Localia anunció’l zarru de toles
emisores, mentes que Canal 10
despidió ocho persones y recolocó a
otres dos. En Tele Oviedo, los puestos
de trabayu eliminaos fueron cinco,
y munches empreses más amenacen
con siguir l’exemplu.

Con too y con ello, el drama de los
despidos escuende otru tovía más
grande. Contratos precarios y trabayadores
en situación irregular. Los
medios de comunicaicón mándense
de convenios cola Universidá
d’Uviéu pa nutrise de becarios con
un sueldu prósimu al Salariu Mínimu
Interprofesional (SMI).

¿Y los demás trabayadores? Los
periodistes que tuvieron suerte y comenzaron
fai una década por regla
xeneral disfruten d’un salariu dignu.
Los demás puestos de la redacción
tán ocupaos por trabayadores
con sueldos ente los 624 (SMI) y los
900 euros mensuales nel casu de televisiones
y radios. Na prensa escrita
lleguen a firmase contratos de
dos díes qu’escuenden una xornada
de más de 40 hores a la selmana.

Pero la figura más habitual nesta
dómina ye la del collaborador o autónomu
dependiente. Emplegaos
ensin asegurar amazcaraos como
contratos mercantiles pero que tienen
les mesmes obligaciones que’l
restu de trabayadores del mediu. A
veces ganen un fixu mensual que
cásique nunca nun llega a los 1.000
euros. Otres vegades cobren por
pieza publicada, de manera que si
descansen o marchen de vacaciones
nun va haber ingresos pa ellos.
El sueldu más pequeñu impide a
los que trabayen como’l restu del
personal vivir como’l restu del personal.
“Siempre tamos a lo cabero
del mes”, esplica una collaboradora
nun mediu de comunicación asturianu.

“Ún de los problemes ye que
nun cobres cuando los demás, de
cuenta que tienes que tar pendiente
del día que t’ingresen el dineru”.
¿Cómo vive ún con estos sueldos?
Tas aviáu. “Pa min ye imposible
comprar un coche, anque seya de
segunda mano. Tampoco nun puedo
marchar de vacaciones ensin l’apoyu
económicu d’otra persona, y
nin pienso lo de tener una hipoteca”.

Esta figura esistió por munchos
años y sigue esistiendo nos tres diarios
asturianos, cola complicidá de
sindicatos y comités d’empresa que,
nun siendo n’ocasiones bien contaes,
nun denunciaron esta situación
énte la Inspección de Trabayu.

Les primeres denuncies

Nesta situación d’indefensión, un
grupu de fotógrafos de La Nueva
España decide reclamar al xuez lo
que nun pudieron consiguir d’otra
manera: un contratu. La vinculación
llaboral yera fácil de demostrar, polo
que la empresa acaba por reconocer
una rellación llaboral evidente
yá enantes del xuiciu. Dellos meses
depués vien la denuncia d’otros cuatro
fotógrafos en La Voz de Asturias,
que se resuelve tamién cola incorporación
de los cuatro al cuadru de
personal y pon fin a una situación
illegal y consentida, anque nesti casu
la empresa nun quier llegar a un
acuerdu y ye’l xuez el qu’ha d’imponelo.

El pasu últimu p’acabar con
esta situación de precariedá diéronlu
12 periodistes, tamién en La Voz
de Asturias, dellos hasta con cinco
años d’antigüedá, que namás que
reclamen con carácter retroactivu la
igualdá col restu de trabayadores de
la empresa. La sentencia da-yos la
razón, anque la empresa recurrió.
Ye la primer muestra de rebeldía
n’Asturies contra un sistema llaboral
qu’hasta agora taba asumíu nel
sector. El so casu fai un llamáu al
optimismu y al contaxu n’otres empreses,
pa que nos medios haya tantes
persones como contratos.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto