CSOA LA MADREÑA
I AM NOT A CROCK! “A la izquierda le falta imaginación”

Pablo Iglesias Turrión, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense, participó en una jornada dedicada al programa La Tuerka de Tele K, del cual es presentador, en el CSOA La Madreña, donde afirmó que “introducir el rap dentro de un programa de debate político ha acercado la política a la gente más joven”

03/07/12 · 12:28

El pasado 29 de junio el CSOA La Madreña de Uviéu organizó una jornada dedicada al proyecto informativo de “La Tuerka”, debate político de Tele K, televisión del madrileño barrio de Vallecas. La jornada comprendía la charla “¿Contrainformación o hegemonía? Cuando el medio es un arma” de Pablo Iglesias Turrión, presentador del programa y profesor de ciencia política en la Complutense de Madrid, y se cerraba al estilo de “La Tuerka” donde los raperos tienen la última palabra, con dos conciertos de rap político con acento asturiano, Dark La eMe y K-Nalón.

La sala de conciertos donde tenía lugar el acto se quedó pequeña para acoger a las más de 70 personas que desde las 7 de la tarde se acercaron al CSOA La Madreña y que bailaron al ritmo de rap asturiano hasta pasadas las 12 de la noche.

Iglesias Turrión comenzó su exposición razonando la necesidad de los medios puestos a disposición de la lucha social y política. Un vídeo de la rueda de prensa que arruinó la vida política de R. Nixon (“I am not a crock”, - No soy un sinvergüenza-), donde comenzó la percepción de que el medio televisivo podía ensalzar figuras enormemente o arrojarlas a los leones en segundos y la influencia, como en este caso, del vocabulario usado. “No soy un sinvergüenza” en boca de Nixon hizo que medio Estados Unidos retuviera en su cabeza justamente la idea contraria, lo que encumbró a su emergente rival, J.F. Kennedy.

Iglesias Turión presentó el “Gramsci revival” y lo que eso conlleva en cuanto al concepto de “Hegemonía”. Una parte muy importante del poder, mas allá del todopoderoso poder económico, es aquella que se encarga del “convencimiento y consentimiento” de la sociedad, es decir aquellas herramientas que se encargan de normalizar la actuación del capital en nuestro día a día.

Continuó recordando como ya Nicolás Maquiavelo explicaba allá por el S. XVI que el poder era como un centauro, con una parte animal, de fuerza bruta y otra parte racional, la parte humana, aquella que se encarga de convencer a la gente de que ciertas situaciones o actuaciones son normales o cotidianas. Esta parte de la “superestructura”, la dedicada a crear ideología, es y ha sido desde tiempo atrás, parte fundamental en el juego de poder. Y desde hace treinta años, el recurso más efectivo en estas lides ha sido, para Iglesias Turrión, la televisión, quien considera que “el medio televisivo es el motor principal de la creación de ‘sentido común’, normalizando en nuestras vidas puntos de vista, actuaciones, modos de vida, etc. que aceptamos sin discusión y que comenzamos a ver como normales”.

JPG - 64.1 KB
 

Esto, para Iglesias Turrión, tenía dos caras opuestas, absolutamente enfrentadas. Por un lado, la televisión ha tenido gran influencia en la aceptación por parte de la sociedad, tras años de luchas sociales, de la homosexualidad, de la integración total de raza negra en la vida cotidiana, etc., introduciendo estos conceptos como normales en seriales televisivos (la hora de Bill Cosby, por ejemplo) o dando cobertura a sucesos como la celebración del “orgullo Gay” que se está llevando a cabo estos días. Sin embargo, esta vía de normalización también aporta normalidad a las hambrunas de África, a la falta de derechos humanos en Asia, al consumismo galopante en los países privilegiados y desde el comienzo de la crisis, a los recortes, a la represión en la calle, a la violencia policial, al engaño político y al poder de la banca. Todo esto debido al absoluto poder hegemónico que ostenta el poder económico neoliberal sobre los medios de comunicación.

Nacimiento del proyecto “La Tuerka”

Y de este problema surge el proyecto de [“La Tuerka”http://www.latuerka.net/]. Un grupo de profesores/as y alumnos/as de la facultad de ciencias políticas de la Complutense de Madrid decidieron utilizar el lenguaje, la estética, el modo de acción de los grandes medios con el fin de normalizar conceptos como dictadura del capital, república social, lucha de clases, la monarquía y su relación con el régimen franquista y en el 23F, el oscuro pasado del fenecido Fraga en el día de sus exequias, etc.

Ver vídeo Grimau-Fraga

Tras una exitosa performance como presentación a un debate político, estilo 59 segundos (lo llamaron “99 segundos”), en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense, la gente de Tele K les abrió las puertas del canal, con carta blanca. A partir de entonces nacería La Tuerka, basada en un debate de gran altura, contando entre los invitados con profesores universitarios, representantes políticos de todo signo, activistas, etc. Este formato se ve apoyado con cortes de reporteros a pie de calle, reportajes y secciones habituales como “el facha de la semana”, “curso de política para indignados” o “revuelta en el frenopático” y uno de sus mayores aciertos, con la participación semanal de raperos haciendo rimas sobre asuntos candentes, “La Tuerka Rap”, que, cree Iglesias Turrión, “ha acercado la política a la gente más joven de manera muy efectiva”.

Ver vídeo Revuelta en el frenopático - Fraga ha muerto

Vídeo Rap

Todo su trabajo está destinado a cambiar el marco desde el que vemos las cosas. Turrión cree que utilizando el lenguaje y el estilo del “enemigo” se pueden introducir conceptos que hasta ese momento se veían vetados en cualquier programa de televisión, incluso con poquísimos medios. Piensa que la izquierda tiene un problema de “falta de imaginación y de originalidad” que les ha hecho no buscar nuevas metodologías comunicativas. En todo caso, tienen que luchar contra la gran presión ejercida por el “stablishment” contra medios alternativos, como puede ser la propia Tele K y sus problemas con Esperanza Aguirre o las Radios Libres. A pesar de ello, cree que han conseguido “colarse en el panorama de los medios de información madrileños”, ya que hasta la delegada del Gobierno Cristina Cifuentes ha aceptado acudir a su programa.

Así, el mensaje de Turrión quedó claro, es posible combatir la hegemonía periodística de la derecha y el capital donde el primer paso es comenzar a proponérselo. Tras un intenso debate que tocó desde las limitaciones de su programa, la influencia de las redes sociales o la situación de otros medios de comunicación contrahegemónicos, la charla finalizó con muchas preguntas en el aire. La fundamental: ¿Será viable un proyecto similar a La Tuerka en Asturies?

TEXTO Y FOTOS: DANIEL R.

Tags relacionados: Pablo Iglesias Turrión
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador