Miles de personas se manifiestan en defensa del CSOA uviedín
El colectivo de la Madreña planta cara a la orden de desahucio con una manifestación multitudinaria

El grito "La Madreña nun se pieslla" se escuchó en las calles de Oviedo. Cientos de personas defendieron el uso no especulativo de este inmueble recuperado en 2012.

, Redacción Asturies
22/05/14 · 12:12
La manifestación a su paso por la Calle Uría / Pablo Lorenzana

1.000, 2.000, 4.000... Es una tarea difícil poder calcular el número de personas que ayer, 22 de mayo, se echaron a las calles de Uviéu para defender el derecho de okupación del Centro Social Autogestionado La Madreña (Uviéu) y, además, para protestar contra la orden de desalojo que la policía nacional tuvo que dejar en el buzón del centro ya que nadie la quiso recoger. Lo que quedó claro es que los dos años y medio de actividad del centro no dejaron a nadie indiferente y la ciudadanía respondió de manera masiva acudiendo a la manifestación y miles de personas se concentraron a la puertas de La Madreña para mostrar su apoyo y solidaridad. Y es que el colectivo ha dado mucho a la ciudad a cambio de nada. No era difícil que la gente captase el mensaje de SOS lanzado por la gente que sostiene el centro y ayer, quiso devolver ese desinterés mostrado a la hora de programar actividades, crear espacios abiertos, gratuitos... con su presencia en la manifestación.

Aunque el colectivo tuvo muy poco tiempo para hacer la convocatoria de la marcha reivindicativa, la asistencia fue un éxito rotundo y una demostración de fuerza ante los que quieren que un espacio plural, feminista, abierto... y que cumple una función social, desaparezca de un plumazo, se privatice y se especule con él.

La manifestación salía del número 32 de la calle General Elorza faltando diez minutos para las 20.30 horas con un ambiente totalmente festivo, acompañada de los tambores de la Batucada Matu na Cai y los vientos de la Charanga El Ventolín

En la marcha participaron gente de todas las edades, de distintos colectivos sociales y culturales, además de algunas personas del mundo de la política y de los sindicatos minoritarios. La jornada transcurrió sin incidentes y recorrió las calles de la zona centro de la ciudad. Muchas pancartas y carteles recordaban que La Madreña ye de toes y fueron acompañadas del clamor popular bajo el grito de "La Madreña nun se pieslla".

Al paso por la calle Uría se vivió uno de los momentos más emocionantes del acto, cuando la manifestación paró delante del edificio de Sedes --empresa constructora publica dueña del edificio okupado por los miembros del colectivo La Madreña-- donde buena parte de los trabajadores llevan encerrados 85 días como protesta por el ERE que están sufriendo. La plantilla salió a la calle a recibir a la marcha y de lo alto del edificio desplegaron una pancarta donde se podía leer: "La llucha sigue", que propició los aplausos de la multitud.

.

Los manifestantes subieron la calle Toreno hasta llegar a la sede de la Federación Socialista Asturiana (FSA), donde se hizo otra parada para pitar y abuchear "a unos de los culpables de la orden de desalojo". Además, uno de los manifestantes llamó a la puerta del edificio de los socialistas asturianos, pero nadie abrió, a pesar de que había luz en una de las plantas. Al mismo tiempo un grupo de manifestantes interpretó la popular canción de Rocío Jurado "Como una ola", pero en versión revindicativa con dedicatoria a la empresa Sedes y al PSOE. Después el cortejo siguió por la Plaza de España, donde también se pitó delante del edificio de la Delegación de Gobierno. Tras bajar por Marqués de Santa Cruz, la marcha llegó a la Plaza de la Escandalera, símbolo del 15-M uviedín y lugar dónde se originó la okupación de la antigua sede de la Consejería de Sanidad, hoy en día convertida en La Madreña.

        

El acto reivindicativo en solidaridad con el centro okupado se cerró pasadas las 22.30 horas con un sentimiento general de éxito. Y aunque el desalojo es más que probable, el colectivo La Madreña piensa luchar hasta el final y no va a abandonar el edificio. De todas maneras, ya han movido ficha y señalan que si el desalojo del CSOA se llega a producir ya tienen en mente okupar otros edificios de la ciudad. De momento, el día a día después de la jornada de ayer sigue con normalidad en La Madreña donde se mantienen las actividades programadas, eso sí, con más ilusión y ganas que nunca después de sentir el calor popular. Uviéu habló alto y claro ayer:  "La Madreña somos to@s. La Madreña nun pieslla".

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Bertrand
    |
    23/05/2014 - 9:47am
    Por cada desalojo una ocupación. Es el único lenguaje que esa gente entiende.
  • Tienda El Salto