Alberto Garzón
Diputado de IU en el Congreso
«La democracia es una trampa: no la hay si estamos muriéndonos de hambre»

Alberto Garzón (Logroño, 9 de octubre de 1985) es uno de los jóvenes valores de la política estatal y unos de los políticos más influyentes en las redes sociales. Garzón pronóstica en esta entrevista, concedida a DIAGONAL Asturies, un buen resultado para su partido en las próximas elecciones europeas. Basándose en las encuestas, asegura que ese resultado va a ser «revolucionario». En cuanto a la aparción de Podemos en el escenario político, el joven político considera al partido que encabeza Pablo Iglesias como «compañero» de Izquierda Unida (IU) y está convencido de que, aunque de cara a los comicios europeos serán competidores electores, «más allá, habrá espacios para converger».

, Redacción Asturies
09/04/14 · 14:31
Alberto Garzón, imagen archivo Diagonal / David Fernández
¿Qué perspectiva tiene de las Europeas ahora que Podemos ha irrumpido en la escena política? 

Nosotros nos enfrentamos a las elecciones europeas con independencia de otras elecciones políticas. Las Europeas es un proceso electoral y por tanto lo que nos interesa es entenderlo como el resultado de lo que se ha hecho antes. Vamos a tener un buen resultado, las encuestas señalan que va a ser revolucionario con respecto a donde veníamos, pero vamos a quedar, probablemente, muy por debajo de lo que necesitamos y para las siguientes debemos seguir trabajando. La irrupción de otros procesos como Podemos que son, a mi juicio, compañeros que han planteado otro tipo de estrategia, van a atraer a la gente y son compatibles con IU. Estoy convencido de que aunque aquí seamos competidores electorales, más allá de las europeas habrá espacios para converger.

El pasado 6 de Abril su compañera Ángela Vallina, candidata a las europeas y alcaldesa de IU en Castrillón, llegó a insinuar en una entrevista a El Comercio que el PSOE está detrás de nuevas iniciativas para dividir el voto de la izquierda, aludiendo claramente a Podemos. ¿Hay dos líneas de pensamiento enfrentadas al respecto en Izquierda Unida?

No. Podemos es una organización heterogénea, joven, con muchas almas. Yo no lo veo así, veo que entre sus cabezas de lista se encuentran personas que han trabajado con nosotros, que han logrado atraer a gente para organizar la estructura de “círculos”, y a partir de ahí han comenzado su estrategia que difiere de la nuestra incluso en términos de comunicación, pero compartimos el mismo objetivo. No veo a Pablo Iglesias, a Monedero, ni al conjunto militante de Podemos formando parte de una estrategia del PSOE. Sin embargo, no cabe duda de que el bipartidismo se ve beneficiado por la división de la izquierda, de hecho la gente de Podemos lo reconocen cuando hablan de la unidad de la izquierda. Para conseguir la unidad de la izquierda hay que trabajar por ella y ahora mismo tenemos una izquierda fragmentada.

En anteriores entrevistas a otros medios defiende que un proceso de primarias dentro de un partido como IU podría derivar en una «desideologización» de su acción política. ¿Tiene sentido plantearse esa idea en un momento en el que la ideología ha dejado de ser política para ser mediática?

Decía Galeano que «se acabó la lucha de clases y empezó la lucha de frases». Esta es una expresión que refleja la mercantilización de la política en una sociedad posmoderna que lo interpreta todo en mensajes fáciles y simples en vez de entrar en una reflexión más profunda, y eso se ve tanto en el comportamiento en Internet como el comportamiento de las televisiones y los debates de tertulianos. Debemos manejarnos en un terreno movedizo, en espacios líquidos como decía Bauman, y esto nos hace posicionarnos en un punto de partida diferente al que plantea cierta parte de la izquierda que para intentar atraer a más personas toma un atajo utilizando una estrategia de comunicación puramente populista.

El nuevo lema de IU es el de Revolución Democrática. De manera divulgativa, ¿cómo explicaría este concepto para entender en la vida real que significa el posicionamiento político de su partido?

En primer lugar, queremos hacer entender que la democracia no es ir a votar cada cuatro años, si no que es ejercer la condición de ciudadano de forma permanente, lo que implica fiscalizar cada día a los representantes públicos que tienen que obedecer el mandato por el cual han sido elegidos; y eso implica hablar de revocatorios, hablar de determinados instrumentos que conectan al representante con el ciudadano. La democracia sustantiva o democracia económica es entender que la democracia no solo tiene un carácter instrumental, si no que la democracia también es educación pública, sanidad pública, garantizar que las personas tengan las suficientes condiciones materiales de vida como para ejercer su condición de ciudadanos. Si no tenemos, como mínimo, lo indispensable, la democracia es una trampa. No hay democracia si estamos muriéndonos de hambre.

Hablan de ciudadanía activa, de la idea de salir a la calle, de luchar, de actuar. Sin embargo, los mecanismos de represión del estado -por ejemplo, el número de antidisturbios que acuden a las manifestaciones- están cada vez más presentes. Hace menos de un mes pudimos comprobarlo en las Marchas de la Dignidad. ¿Cree que está cambiando la manera de interpretar la política por parte del pueblo? ¿Eso se verá reflejado en las urnas?

Desde luego la derecha intenta convertir la frustración en resignación a través de la represión policial y a través de los mensajes de desesperanza, pero la gente que quiere salir a la calle va a seguir saliendo. Quieren aumentar el miedo pero la situación es tan fuerte que la gente va a seguir manifestándose a pesar de esa circunstancia. Creemos que el nivel de abstención será muy alto, pero ese es el resultado del desprestigio que la política institucional está sufriendo. Lo que la izquierda debe hacer es transformar esa situación en un arma revolucionaria, en un voto revolucionario que transforme el sistema. Para eso hace falta que la gente se conciencie, pero también creemos que es un proceso creciente: venimos de una travesía del desierto donde la política era concebida como algo totalmente terciario y ahora está a la orden del día. Hubo 40.000 manifestaciones en el 2012, lo cual es la expresión y el reflejo de que la ciudadanía está más atenta, y vas a un bar y escuchas hablar de política, de economía… eso era impensable hace 10 años.

José Carlos Copete, concejal delegado de Urbanismo de IU en Mairena celebra la apertura de un Mcdonalds en la localidad andaluza; PP e IU pactan en el ayuntamiento de Uviéu los presupuesto generales de este 2014; ayer (por el lunes 7 de abril)  se produjo el desalojo de La Corrala Utopía en una comunidad que gobiernan junto al PSOE… ¿Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas?

Son tres casos totalmente distintos y siempre va a haber contradicciones. El caso de las alianzas es muy claro, en un ámbito institucional donde apenas hay tres partidos en muchas comunidades autónomas o ayuntamientos las circunstancias son tales que hagas lo que hagas vas a ser criticado. Si dejas pasar al PSOE, si dejas pasar al PP, o si pactas con alguno de los dos hay alguna crítica, y esa situación va a ser así y hay que darla por hecho. La cuestión más importante es saber si esa práctica concreta de alianza es compatible con una visión de medio y largo plazo coherente con el programa ideológico de Izquierda Unida en el que no entran ni PP ni PSOE. 
En otros términos al margen de las alianzas hay que intentar saber cómo adecuar los principios a la gestión institucional sin perder en ningún momento ni la sustancia ni la solidez. Esto sucede mucho en Asturias cuando hablamos del gasto militar: el gasto militar es un elemento perjudicial para la sociedad en tanto que se trata de destrucción de personas, pero que en la medida en que estamos en el día de hoy da trabajo a mucha gente que de otra forma se quedaría en la calle. Con temas ecológicos pasa lo mismo. Hay que ser inteligente respetando siempre los principios, pero sin que ello genere un coste mayor. En este caso las soluciones pasarían por proyectos de transformación económica.
En el caso de La Corrala las competencias son del ayuntamiento y no de la Junta de Andalucía, en este caso concreto son viviendas del ayuntamiento o del “banco malo” gestionado desde el Estado. Cuando profundizamos, podemos ver como son situaciones llevadas a cabo intentando respetar la coherencia, pero en otros casos sin lugar a dudas habrá equivocaciones. Izquierda Unida responde a una parte de la sociedad compleja y heterogénea.

Para finalizar, queremos rescatar su slogan «Hay Alternativa». ¿Hay alternativa con las siglas “IU”, o hay alternativa con una unión entre las izquierdas reales de distintas siglas y distintos nombres?

Las uniones se hacen sobre el programa y no sobre las siglas, por lo que si al final hay que renunciar a las siglas por un proceso de negociación yo no tengo ningún inconveniente. El problema es la mayoría social que hay detrás, a mí no me valen de nada los partidos sin una base social detrás, si no me vota la gente y si la gente no se identifica con ellos. En ese sentido nuestro 15% está muy bien pero es insuficiente. Si queremos gestionar mayorías sociales necesitamos una mayoría absoluta o alianzas con otros partidos que nos vaya facilitando esa puesta en común del programa. El ejemplo de SYRIZA ha sido puesto de relieve muchas veces, pero no podemos olvidar que SYRIZA parte de una situación muy excepcional, y que viene de la escisión ideológica dentro del Partido Comunista de Grecia. Nuestras singularidades son otras, aunque espero que pueda ser posible hablar de una unión de las izquierdas en nuestro entorno, y si se llama Izquierda Unida o SYRIZA Española a mí me da igual. No creo en los adictos a las banderas ni a las siglas, el problema es de programa y de fondo.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Étienne
    |
    Jue, 04/10/2014 - 16:31
    Jóvenes valores? Parece que estamos hablando de un futuro crack del fútbol. Por favor, la única alternativa no es la "representación" sino una democracia real y directa donde todos tengamos el mismo VALOR. 
  • |
    Mariano Castrrillon
    |
    Jue, 04/10/2014 - 10:44
    <h3 class="art_h3">El ser humano tiene ansias de vivir siempre mejor, de ser poderoso y temido y si para conseguirlo tiene que destruir a sus semejantes, asi &nbsp;lo hará. La verdad es que solamente exteriormente hemos cambiado desde que eramos trogloditas&nbsp;.</h3> <h3 class="art_h3">&nbsp;</h3>
  • Tienda El Salto