Colectivos sociales ofrecen 1 euro para recuperar una empresa pública en el primer intento de privatización
Afectados por la deuda subordinada y trabajadores de Liberbank irrumpen en la subasta de SEDES

El viernes 14 de febrero era la fecha elegida por el gobierno asturiano para deshacerse a precio de saldo de la participación pública en la empresa SEDES. La quinta planta del edificio que aloja la Consejería de Hacienda fue testigo del intento fallido de malvender la constructora semi-pública. En la subasta realizada no se presentó ninguna oferta de capitales extranjeros o fondos buitre, no obstante, no quedó desierta.

, Redacción Asturies
15/02/14 · 15:23
Concentración ante la subasta de SEDES

El viernes 14 de febrero era la fecha elegida por el gobierno asturiano para deshacerse a precio de saldo de la participación pública en la empresa SEDES. La quinta planta del edificio que aloja la Consejería de Hacienda fue testigo del intento fallido de malvender la constructora semi-pública. En la subasta realizada no se presentó ninguna oferta de capitales extranjeros o fondos buitre, no obstante, no quedó desierta.

Más de 25 personas irrumpieron en el acto público de subasta (aquí el vídeo de la subasta), eran trabajadores de la propia empresa, actualmente afectados por un ERE, empleados de Cajastur-Liberbank , que posee el 40% de las acciones de la constructora, personas afectadas por la deuda subordinada de ésta entidad financiera y activistas del CSOA La Madreña, tres de ellos imputados por la ocupación de la antigua consejería de sanidad, ahora en propiedad de SEDES.

Ante la Directora Patrimonio, la Jefa de servicio de Patrimonio y el letrado del servicio jurídico se sucedieron las pujas sin que cargos del gobierno autonómico las tomaran en consideración. Emilio León, en representación del colectivo de accionistas de Cajastur, estafados por la deuda subordinada abrió la puja con el fin de “devolverle a la ciudadanía la empresa que podría resolver los problemas derivados de la falta de viviendas sociales”. Marco Antuña, portavoz de los trabajadores de Cajastur se sumó a la puja con la “generosa oferta de un euro, que es mucho más de lo que ofrecen los tiburones financieros y políticos que se aprovecharon de SEDES” recalcando que estas pujas de un euro son comunes en el sector bancario.

Una vez finalizada la subasta, en la entrada de la Consejería de Hacienda más de 100 personas se manifestaron en contra de este proceso de venta pública de la constructora y anunciaron la posibilidad de emprender acciones legales contra este proceso con el fin de que “el miedo cambie de bando y también de banquillo”, que las personas que ahora acusan a la ciudadanía se sienten en el banquillo de acusados por este oscuro proceso que supuso la ruina de SEDES.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto