Municipalismos
Los pactos con el PSOE complican la convergencia con IU en Sevilla

El pasado domingo 1 de marzo tuvo lugar en "las setas", espacio emblemático del 15M en la capital hispalense, la asamblea fundacional de Sevilla Sí Puede, agrupación de electores impulsada por Podemos en Sevilla. Federico Noriega nos habla de su postura frente a las elecciones municipales, como conocido activista y miembro del Consejo Ciudadano de Podemos de la ciudad.

04/03/15 · 6:31

Texto de Federico Noriega González, del Área Sociedad Civil de Podemos Sevilla

Partiendo de la realidad de Sevilla, algunas personas iniciamos en junio contactos para establecer una alianza o agrupamiento de cara a las elecciones municipales. Primero fueron contactos personales a nivel de militantes de movimientos sociales, culturales, educativos… no con partidos políticos. Tras varias reuniones se convocó en septiembre una asamblea ciudadana de la que salió la plataforma Ganemos Sevilla, que no era otra cosa que un manifiesto solicitando a la ciudadanía de Sevilla y sus colectivos que se unieran en una candidatura ciudadana de Unidad Popular.

Al principio siempre se pensó en una fórmula de agrupación de electores para evitar los pactos y reuniones entre partidos, y favorecer así la incorporación abierta y participativa de la ciudadanía de forma transversal. Con el paso del tiempo y la incorporación de grupos políticos con posturas diversas, así como la consolidación de Podemos y su proceso constituyente local, los debates se han tornado muy enconados en torno a la fórmula jurídica de la candidatura. Como ha manifestado públicamente en diferentes ocasiones, IU tiene cerrados sus acuerdos en torno a una coalición de partidos, la única fórmula que el documento político aprobado por la Asamblea Ciudadana de Sevilla rechazaba explícitamente. Es por eso que desde Podemos Sevilla se ha decidido impulsar una agrupación de electores que recoja el sentir ciudadano mayoritario. No obstante, no debemos cerrar el capítulo de confluencia que supuso Ganemos, al contrario, hasta el último día hay que luchar por la unidad total.

¿Por qué presentarse?

Hay una percepción general de que es la hora del cambio social y político, mucha gente ha salido a la calle, pero es preciso llevar las propuestas de la calle a las instituciones. Los ayuntamientos son las instituciones más cercanas a la ciudadanía, donde la democracia participativa puede ser ensayada en su máxima expresión y luchar con valentía contra las leyes y normas restrictivas y antisociales de la Ley de Régimen Local. Debemos marcarnos como objetivo hacer una administración local amable y unas ciudades sostenibles, al servicio del bien común y no de unos pocos intereses económicos.

Pactos poselectorales

Está claro que lo que rechazamos de plano son determinadas políticas y no siglas. Son varios los partidos que han implementado las políticas neoliberales al servicio de la troika. Por tanto, los posibles pactos dependerán del programa con el que concurran las fuerzas políticas con las que podremos compartir gobierno municipal. Por nuestra parte, ya hemos dicho que nuestros mínimos innegociables son una auditoría municipal para exigir responsabilidades a las anteriores legislaturas, un plan anticorrupción que acabe con la posibilidad de nuevos abusos en el futuro y el compromiso de una profunda reforma de la financiación municipal. En esas condiciones, creo que el pacto con PP y PSOE, tal como los conocemos, será extremadamente complicado. Pero lo importante es que, en cualquier caso, nuestros representantes estarán obligados a consultar a la ciudadanía de forma abierta y sincera cualquier pacto poselectoral. La democracia participativa debe funcionar desde el primer día.

¿Con quién converger?

La convergencia debe ser más social que política. Hoy día las siglas tienen poca credibilidad, pero los movimientos sociales han demostrado vitalidad, capacidad de movilización y propuestas. Así que las alianzas prioritarias deben ser con esta sociedad movilizada, los colectivos sociales, mareas, movimientos vecinales, culturales, etc., sin descartar por supuesto que algunas fuerzas políticas puedan estar también en esta sintonía y, por tanto, podamos coincidir y colaborar en las candidaturas.

En Andalucía en general, y en Sevilla en particular, se torna bastante difícil la convergencia electoral con IU, ya que sus coaliciones de gobierno con el PSOE les han restado credibilidad ante la ciudadanía y dificultado su relación con la ciudadanía organizada. De ahí la propuesta de agrupación de electores que aleja la componenda política y permite que cualquier persona a título individual y sin más limitación que el código ético pueda participar en estas candidaturas sin pasar por el acuerdo de partido.

¿Cómo funcionar?

El funcionamiento horizontal, por comisiones abiertas, colaboración de abajo arriba de un programa que recoja las demandas de las gentes de los barrios, con el apoyo de personas de la universidad, cultura, etc., que nos pueden ayudar mucho a conocer propuestas y soluciones que existen en otras ciudades avanzadas, el debate abierto entre todos estos intereses... pueden ser la solución para llegar a una fórmula de participación muy dinámica.

Un código ético claro que limite los mandatos, la no elegibilidad de posibles personas imputadas, cargos en gobiernos anteriores, etc., debe ser otra línea roja muy importante. Tenemos que presentar candidaturas muy limpias, con gentes nuevas, con expedientes inmaculados y a ser posible del mundo de lo social, ciudadano y cultural, más que de gente típicamente de partido. Esto es una garantía a priori. Después debemos contar con unos mecanismos de control, rendición de cuentas ante la ciudadanía, presupuestos participativos, procesos revocatorios... Todo lo que permita la Ley, y llegar más allá si podemos, en el control de la limpieza y el buen gobierno local.

Por supuesto, con primarias abiertas, en todos los sentidos, tanto en concurrencia activa como pasiva. Esto permite, además, que diferentes perfiles puedan presentarse mediante una fórmula de candidaturas individuales que evite las listas, porque no se trata de un trabajo interno en un partido, sino de un reflejo claro de lo que es una ciudad y su gente.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Lola Sanchez Molina
    |
    13/04/2015 - 7:29pm
    No es cierto. Empiezo a estar harto de tanta mentira. Podemos ha dinamitado el proceso desde un principio...nunca han creido en el salvo si lo manipulaban a su antojo. Solo van a lo suyo y sus sillones..