Encuentro de fascistas y antifascistas en Sevilla
“¿Cómo pueden permitir una manifestación nazi?”

La Delegación del Gobierno autorizó una manifestación de Respuesta Estudiantil, el pasado 26 de octubre. La Coordinadora Antifascista de Sevilla convocó una contramanifestación. La policía escoltó a la primera y cargó contra la segunda, y de paso, contra cualquier persona que estuviera allí, un sábado por la tarde, en un horario en el que el centro de la ciudad está lleno de miles de personas.

27/10/13 · 22:46
Un hombre en silla de ruedas retiene durante unos minutos la carga policial / Juanjo

Érase una vez un centenar de miembros de una organización llamada Respuesta Estudiantil que se manifestó por Sevilla, un 26 de octubre de 2013, rodeadas de un cortejo azul, mientras otra organización, llamada Coordinadora Antifascista de Sevilla, convocaba una contramanifestación para hacerles frente. Y en medio, una hermandad y una boda.

Así podría empezar un cuento escrito en las páginas invisibles de estos tiempos de crisis. Y su relato, abruptamente, podría también interrumpirse con una interrogante, “¿Cómo pueden permitir una manifestación nazi?”, lanzada por una mujer ajena a manifestaciones y contramanifestaciones, al paso de Respuesta Estudiantil por la Plaza de la Encarnación, mujer que sería el arquetipo, en esta narración, de las miles de personas que vivieron en las calles del centro de Sevilla una auténtica pesadilla.

Respuesta estudiantil se intenta alejar de cualquier definición próxima a ideologías fascistas. Sus banderas, sin embargo, lucen una adaptación del emblema del partido fascista húngaro de la Cruz Flechada, basado, a su vez, en la estética del coetáneo partido nazi alemán. Con esas banderas, se manifestaron el pasado sábado por las calles de Sevilla, en una convocatoria de carácter estatal bajo el leitmotiv del rechazo a los recortes en educación.

La hora y lugar de la convocatoria de Respuesta Estudiantil en Sevilla sufrió continuas modificaciones. La última indicaba que “la policía local nos obliga a adelantar la manifestación a las 18.30 para no perjudicar la procesión y la contra antifascista”. La “procesión” era la prevista por la Hermandad de los Gitanos, que finalmente alteró sus planes para evitar el encuentro. La “contra antifascista” hacía referencia a la concentración convocada por la Coordinadora Antifascista de Sevilla, bajo el lema “No pasarán”. Respuesta Estudiantil alude a la convocatoria de la Coordinadora Antifascista con ese y otros calificativos como el de “extrema izquierda”. Una forma de definirse, a contrario sensu, de sus adversarios.

Al llamamiento de la Coordinadora Antifascista de Sevilla acudieron en torno a 300 personas, que prácticamente llenaban la Plaza de El Salvador. A esa misma hora, se celebraba una boda que tuvo un público inédito, sobre todo, porque era la convocatoria más secundada hasta el momento -y con un perfil más variopinto- de la Coordinadora para hacer frente a las convocatorias de organizaciones fascistas. De hecho, triplicaban a las personas congregadas por Respuesta Estudiantil.

Ya a esas alturas, era evidente que de nuevo se había modificado una vez más el recorrido de Respuesta Estudiantil. Nadie apareció. Su manifestación, finalmente, arrancó en la Puerta de Jerez. La consigna de la Coordinadora, entonces, fue la de trasladarse a la Avenida de la Constitución para cortarles el paso. Y en ese momento, comenzó la dispersión. “La policía nos iba rodeando hasta que acabamos en la Torre del Oro”, comentaba una joven estudiante. Allí se produjo la primera de las cargas policiales y la única detención en esta jornada, la de un estudiante llamado Carlos, que ha sido puesto en libertad un día después, según han difundido las redes sociales. “Carlos se cayó huyendo de la carga policial y una de las motos de la policía le golpeó en una pierna, y mientras estaba en el suelo llorando de dolor, le esposaron”, siguiendo órdenes de un policía “que venía detrás a pie”. La persona que relata lo acaecido ha coincidido en otras acciones con este “mando policial” que, según cuenta, le amenazó, mientras le identificaba: “a éste le pones que es responsable de todo esto, hasta que no te hunda no voy a parar”.

 

Unas cincuenta personas consiguieron llegar a la Avenida de la Constitución, paralizando durante más de media hora la marcha de Respuesta Estudiantil, separadas por un cordón policial. Y empezó el espectáculo. Disparos y carga policial. “Al primero que coja lo detengo”, gritaba un policía nacional, de los más veteranos, mientras intentaba golpear todo lo que se moviera a su alrededor. Una persona, en silla de ruedas, plantada frente a la policía, consiguió impedir unos minutos su avance.

La siguiente hora fue la de la persecución por calles estrechas que conforman el centro de Sevilla. Y ahí fue cuando, en medio del caos -porras al aire, carreras, refugio en establecimientos comerciales- nacieron debates ciudadanos espontáneos, en los que abundaba una interrogante, aludiendo a la irresponsabilidad de las autoridades competentes: “¿Cómo pueden permitir una manifestación nazi?”. Sobre todo, teniendo en cuenta el escenario de los hechos, la tarde de sábado en el centro de Sevilla, repleto de miles de personas que también corrían y esquivaban golpes sin saber por qué.

Así termina, por ahora, este cuento, ese en el que un cortejo azul perseguía a personas que gritaban “No pasarán”, mientras intentaba golpearlas, a ellas, y a cualquiera que pasara por allí, y todo, para permitir que apenas un centenar de personas convocadas por una organización con banderas fascistas, se paseara por la ciudad.

¿Qué es Respuesta Estudiantil?

Aitor M. Carmelo

4 de Diciembre de 1977. Una manifestación reivindicando la Autonomía de Andalucía recorría las calles de Sevilla. Casi a punto de llegar al final de su recorrido, Plaza Nueva, la manifestación es atacada por una serie de militantes ultraderechistas desde la sede del Partido Fuerza Nueva. 9 de mayo de 2013, Huelga General de Educación, exactamente el mismo lugar, junto a Plaza Nueva, aunque más de 25 años después. Un grupo de unos 50 jóvenes de Respuesta Estudiantil hacen acto de presencia en la manifestación convocada por organizaciones estudiantiles para ese día. La situación se vuelve tensa en cuanto el grueso de los manifestantes ven las banderas y los cánticos de los jóvenes ultraderechistas que se acercan. La Policía Nacional forma un cordón que, en un primer momento, evita incidentes. Inexplicablemente, poco después, ese cordón policial desaparece y se observa cómo los integrantes de Respuesta Estudiantil aprovechan la ocasión para agredir al grueso de la manifestación. Es un rifirrafe de apenas un minuto antes de que la Policía Nacional vuelva a intervenir. En primera fila, como siempre, aparece cámara en mano Ángel Bordas, grabando todo mientras sonríe.

Muchos jóvenes universitarios que forman parte del Movimiento Estudiantil denuncian la forma de actuar de los jóvenes de Respuesta Estudiantil. Muchos de ellos ni siquiera son estudiantes y, sin embargo, acuden con frecuencia a dependencias universitarias para pegar carteles y amedrentar a aquellos jóvenes que juzgan como contrarios. Los incidentes provocaron que el Rector de la Universidad de Sevilla prohibiera el curso pasado los actos de Respuesta Estudiantil en el seno de la Universidad.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

5

  • |
    Miguel Ángel García
    |
    31/10/2013 - 12:42pm
    Apuesto doble contra sencillo, a que ninguno de los que habéis opinado aquí, pasa de los 35 años. Lo declaráis con vuestros comentarios. Respetables, eso sí, como cualquier opinión, igual que sometidos por ende, a la crítica de quienes no opinen como vosotros, pero cargados de una pedagogía política, que nada tiene que ver con lo social, ni con la democracia. Quien opina el año que viene cumplirá sesenta años, con lo cual, fácil deducir, que viví los coletazos del franquismo, participé intensamente en la Transición, y me colapsa, ya a estas alturas, tanto adocenamiento y tanto paroxismo que es ya tangencial a la paranoia a la que se ha llegado por el adoctrinamiento de otro tipo de dictadura –la democrática-, que padecemos, por desgracia, en Andalucía, los mismos años (menos dos, a final de Legislatura serán los mismos, 36) que la dictadura de Franco. Con todos mis respetos, os diré, que la democracia es transigencia, diversidad de criterios y opiniones; formas de pensar distintas, vamos, y que todas son respetables –no me vale la simpleza argumental de los símbolos fascistas, porque tan fascistas son los "niñatos" esos de "Respuesta estudiantil", como quienes se les pusieron enfrente al grito de ¡No pasarán! evocando al Frente Popular del 36–, tanto los que se posicionan a la derecha, centro o izquierda. Lo que no es respetable, es el pensamiento único, ni de derechas ni de izquierdas, porque eso nos aboca a los extremos, y los extremos, como dice el viejo apotegma Hermético: Se tocan. Tan fascistas, pues, los unos, como los otros, y en el mismo saco, quienes defienden a los unos, como a los otros. Como dije al principio, y expuesto a equivocarme en mi apreciación de la edad –que creo que no-, decir que por desgracia, tanto lo ya vivido, como lo que estoy viviendo, me da una idea exacta y pormenorizada de lo que es o son las dictaduras o los regímenes totalitarios aunque se hagan o disfracen con las urnas (el pueblo también se equivoca, siempre, además, cuando es en contra de lo que pensamos), sobre todo, y como es el caso en Andalucía, y como base argumental, lo que han sido los 34 años que se han pasado desde Rafael Escuredo, como dueños amos y señores, de este gran cortijo, que tanto para la derecha decimonónica, así como para la izquierda actual, es esta bendita tierra andaluza.
  • |
    Luis
    |
    29/10/2013 - 5:20pm
    #1 Si mira, hacían así O/ ¿a que si?
  • |
    Luis
    |
    29/10/2013 - 5:19pm
    Ya lo que faltaba, que unieran a Fuerza Nueva con Respuesta Estudiantil jajajajajajaja que lamentables que sois.
  • | |
    28/10/2013 - 7:32pm
    Muy buen artículo, compañera. Un análisis necesario, imprescindible una vez pasado el momento del quilombo que fue muy grosso ese día. Yo hice la cobertura para Kaos del minuto a minuto, pero como digo en el twitter que envié a la web hermana Diagonal, necesitaba (mos) este artículo. Desde luego que en una horas lo publicaremos en Kaos. Excelente. Pude entender y "ver" en su globalidad todo lo sucedido, fuera de la emergencia informativa Diana Colectivo Editorial de Kaosenlared
  • |
    José Luís
    |
    28/10/2013 - 7:05pm
    Yo estuve en primera línea hasta el final. Un abrazo desde aquí a todas y todos los que plantaron cara. Lo de la policía no es nada nuevo, no me impresiona teniendo en cuenta también en la ciudad dónde se desarrollaron los acontecimientos. Sevilla aún huele a fascismo y sus instituciones así lo dejan patente permitiendo el acto. Los integrantes ,por llamarlos de alguna manera ,del sindicato estudiantil, se paseaban escoltados por los agentes de policía alzando el brazo saludando  y rememorando de paso a los fantasmas  y asesinos de la barbarie, pero claro, esto no supone motivo alguno para la detención, algo que en otros países si está tipificado como tal.  NO PASARÁN, esto es seguro ,pero de lo que estoy seguro es que tanto la Policía como las instituciones no están del lado del ciudadano, son perros guardianes de una dictadura que lejos de morir en el 75, campea a sus anchas por administraciones y ciudades del estado como si la calle fuera suya, bueno, algo que nos recuerdas a las palabras del "demócrata" Fraga Iribarne.
  • Tienda El Salto