Al alba

El 27 de septiembre de 1975, fueron fusilados los tres miembros del FRAP y dos de ETA. Hace varias décadas de aquella muestra del sanguinario régimen de Franco, dos meses escasos antes de su fallecimiento, días terribles de represión brutal, encarcelamientos, torturas. El último coletazo del moribundo junto a la frase "todo queda atado y bien atado", menos preciando el sentir popular y las manifestaciones en el mundo entero, incluyendo el Vaticano por tamaño despropósito con unos juicios sin garantías jurídicas.

José Enrique Centén Martín
27/09/11 · 13:23
Edición impresa

El 27 de septiembre de 1975, fueron fusilados los tres miembros del FRAP y dos de ETA. Hace varias décadas de aquella muestra del sanguinario régimen de Franco, dos meses escasos antes de su fallecimiento, días terribles de represión brutal, encarcelamientos, torturas. El último coletazo del moribundo junto a la frase "todo queda atado y bien atado", menos preciando el sentir popular y las manifestaciones en el mundo entero, incluyendo el Vaticano por tamaño despropósito con unos juicios sin garantías jurídicas.

Esos luchadores antifranquistas, por la libertad y la democracia, han sido olvidados en la historia reciente, nunca por aquellos que en aquella época pregonábamos y exigíamos, "Libertad - Amnistía - Estatuto de Autonomía". La mayoría de aquellos con el paso del tiempo han sido sustituidos por profesionales de la política y advenedizos, que la denigran. Para los primeros lo suyo era el activismo y la lucha en las barricadas, para los segundos artimañas y confabulaciones para mantenerse en el poder.

A estas últimas víctimas se les debe un reconocimiento, en lugar de aparecer en los libros de texto como terroristas, cuando en realidad fueron víctimas del Terrorismo de Estado ejercido por el dictador durante su sangrienta vida.

Tags relacionados: ETA Conflicto vasco Lucha armada
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto