JAIME LEDESMA, MEDIADOR FAMILIAR CUENTA CÓMO SE PREPARAN LOS ENCUENTROS
“Los adoptados necesitan respuesta a sus preguntas”

El mediador familiar de
la Plataforma de
Afectados de San Ramón
prepara a los hijos
adoptados y las madres
para un posible
encuentro. El proceso
requiere un protocolo.

11/05/11 · 8:00
Edición impresa
JPG - 101.2 KB
 
Jaime Ledesma, mediador familiar, ayuda a los afectados por las adopciones irregulares de San Ramón. Foto: David Fernández.

Jaime Ledesma es el mediador familiar
de la Plataforma de Afectados
de las Clínicas San Ramón,
Santa Cristina y Belén
. Los adoptados
de manera irregular que sufrieron
las consecuencias del tráfico de
bebés preparan el encuentro con su
familia adoptiva en el caso de que
tengan datos y deseen conocerla.
Es un proceso largo que requiere la
labor de un profesional que prepara
psicológicamente a las dos partes.
El adoptado cierra un círculo
que se inició hace años.

DIAGONAL: ¿Cómo arranca el
proceso para que el adoptado contacte
con su madre biológica?

JAIME LEDESMA: Cuando el afectado lo solicita, el mediador familiar empieza a preparar un posible encuentro. Antes de hablar con la madre biológica tenemos que preparar al adoptado o adoptada. Es necesario que tengan claro cuáles pueden ser las situaciones que se podrían presentar y qué expectativas tienen puestas en esa persona. Cuando el adoptado se encuentra fuerte y no atraviesa problemas con su pareja, y ésta, o los amigos, le acompañan en el proceso, no está sólo el mediador social, iniciamos el contacto con los familiares.

D.: ¿Usted llama por teléfono a la
madre? ¿Cómo actúa?

J.L.: Sí. Se hace entonces una primera llamada. El mediador explica un poco el porqué de la llamada, con mucho tacto. Y se le sugiere a la madre hablar por teléfono en otro momento. En general, ella cae en la cuenta de lo que le dices, y casi nunca puede hablar en ese momento.Yo lo entiendo, porque, seguramente, hay otras personas cerca, su marido o algún hijo. En otra segunda llamada se concierta un encuentro con esa madre. Si es posible, por la cercanía, procuro quedar en persona a hablar con ella.

"El adoptado a
veces tiene ansiedad
por conocer a la
madre, pero hay que
entender que ella
necesite un tiempo"

D.: ¿Toda esa información se trata
de forma confidencial?

J.L.: Sí. En el proceso de mediación
hay confidencialidad
, por una parte
y por la otra. Hay preguntas que le
gustaría tener a una de las dos partes,
pero si una de ellas no quiere,
como por ejemplo dónde vive la
madre o el hijo, no se dice. Si no, se truncaría el proceso.

D.: ¿Cuánto dura el proceso?

J.L.: Hasta que llegan a encontrarse madre e hijo, el proceso puede
ser largo. Si quieren encontrarse. Muchas veces lo que el adoptado quiere es conseguir respuestas a sus preguntas. Esos interrogantes son básicamente dos: si fue una adopción regular o no, o si fue abandonado. Muchas personas
adoptadas dicen: “Bueno ya sé que está bien y cómo fue todo, no necesito encontrarme con ella”. En otros casos, no se sienten preparados y prefieren esperar. El hijo tiene ansiedad por conocer a esa madre, pero hay que entender que ella necesite un tiempo. Los adoptados necesitan respuesta a sus preguntas. No es lo mismo saber que fuiste abandonado que robado. Hubo muchas irregularidades en las adopciones.

"Esos
interrogantes son
básicamente dos: si fue
una adopción regular o
no, o si el bebé fue
abandonado"

D.: ¿La madre necesita también esa
mediación?

J.L.: Es muy importante que los
adoptados desde pequeños, a partir
de los cinco años, sepan que son
adoptados. La persona que se entera
con treintaytantos de que es
adoptada, tiene que recolocar su cabeza.
Surgen las preguntas. No se trata de separar a nadie. Su madre, es su madre, y con la madre biológica hay otro vínculo. Por eso, el mediador habla con los padres adoptivos, que muchas veces se sienten dolidos. Hay que explicarles que su hijo necesita ese proceso.

Tags relacionados: niños robados Número 149
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Jaime Ledesma, mediador familiar, ayuda a los afectados por las adopciones irregulares de San Ramón. Foto: David Fernández.
separador