"CHIAPAS // LIBERADOS 20 ACUSADOS POR ""DEFECTOS DE FORMA"""
“Acteal, un crimen de Estado no resuelto”

El 12 de agosto pasado, la Suprema Corte de Justicia, el máximo tribunal mexicano,
dejaba en libertad a 20 acusados de participar en la matanza de Acteal, una de las
peores masacres cometidas contra una comunidad indígena de Chiapas.

03/09/09 · 0:00
Edición impresa
JPG - 134.2 KB
Foto: Karla Casillas

A José Alfredo Jiménez Pérez todavía
le cuesta hablar de “eso”,
porque “eso” fue una de las peores
tragedias acontecidas en Chiapas.
El 22 de diciembre de 1997 él tenía
sólo 22 años. Ese día un grupo de
paramilitares entró al pequeño poblado
de Acteal y masacró a 45 indígenas
de la etnia tzotzil en el
municipio de San Pedro Chenalhó.
Entre las víctimas mortales estaban
su tía y su prima. Aquel día,
cientos de indígenas de la etnia
tzotzil, en su mayoría pertenecientes
a la Sociedad Civil de Las
Abejas
, se encontraban refugiados
en Acteal, tras haber huido de sus
comunidades por la violencia que
sobre ellos ejercían grupos armados
ligados al Partido Revolucionario
Institucional (PRI) que gobernó
México 71 años (1929-2000).

Un grupo de entre 60 y 90 hombres
provistos “con armas de alto
poder”, según consta en la investigación,
dispararon a los indígenas
totalmente desarmados e indefensos
en un ataque que se prolongó
por siete horas. El resultado fue terrible:
21 mujeres –cuatro de ellas
embarazadas–, 16 niños y ocho
hombres asesinados.

Esta profunda injusticia fue lo
que motivó a José Alfredo Jiménez
–tzotzil originario de la comunidad
de Yibeljoj y miembro de Las Abejas–
a realizar uno de sus grandes
sueños: tras formarse como profesional
del video realizó el documental
Acteal 10 años de impunidad ¿y
cuántos más?, que a lo largo de este
2009 ha recorrido algunas muestras
de cine nacional e internacional.
“Éste es un trabajo dedicado a
la memoria de los 45 indígenas masacrados
en Acteal. Yo sentía que
tenía una deuda con ellos, y ésta es
una manera de que los hechos se
conozcan y se pueda lograr apoyo y
justicia”, dice José Alfredo.

Comunidad en resistencia

El documental, ahora más vigente
que nunca tras la decisión de la
Suprema Corte de Justicia de la
Nación, máxima instancia judicial,
de dejar en libertad a 20 de los autores
de la masacre, busca dar a conocer
a fondo cuáles fueron las
causas de este suceso, qué papel
jugaron los grupos paramilitares, y
los gobiernos federal y estatal; y
cómo actuaron los políticos, la iglesia,
y las organizaciones sociales,
explica José Alfredo. “Preguntémonos:
si el Estado no cumple con
su obligación de aplicar la justicia,
entonces ¿hay que quedarse callados?,
¿cuántos años deben pasar
para que se investigue a los culpables?”,
agrega indignado.

José Alfredo pertenece a Las
Abejas desde 1992, año de su fundación.
A través de la organización
–que nace de la Iglesia católica
dentro de la diócesis de San
Cristóbal– comenzó “a recibir talleres
de derechos humanos, de salud,
de cooperativas y de la importancia
del trabajo colectivo y de no
depender de los gobiernos para
nuestra supervivencia”. Poco a poco
Las Abejas comenzó a cobrar
fuerza y el Gobierno “pensó que
nos íbamos a volver un ‘peligro’ para
el sistema”, narra José Alfredo,
de ahí que comenzara a practicar
una estrategia de hostigamiento a
través de las autoridades municipales,
estatales y federales del PRI,
que se acentúa con el levantamiento
en 1994 del Ejército Zapatista de
Liberación Nacional (EZLN).

Las Abejas apoyan las demandas
del EZLN, pero nunca se unieron a
las filas zapatistas, pues siempre
han creído que la lucha por la dignidad
de los pueblos indígenas “debe
ser pacífica y de ningún modo por
la vía armada”. Así pues, Las Abejas
son también una comunidad “en
resistencia civil” que busca construir
su propia autonomía al margen
de los gobiernos.

De 1994 a 1997 la historia se resume
en una fuerte ofensiva contrainsurgente
por parte de autoridades
priístas, que además intentan
dividir y enfrentar a diversas comunidades.
El fatal desenlace fue
la matanza de Acteal, que se dio
bajo el mandato priísta de Ernesto
Zedillo como presidente y Julio César
Ruiz Ferro como gobernador
de Chiapas, a quienes Las Abejas
señalan como los “autores intelectuales”.
“Se trata de que la gente
conozca el caso a través de testimonios
de gente que sobrevivió.
Últimamente [el documental] se ha
estado difundiendo mucho y espero
que con ello se informe y se
conozca que lo de Acteal es un
crimen de Estado no resuelto”, resume
José Alfredo.


FIN DEL PLANTÓN
POR ATENCO

Las personas y organizaciones
sociales que durante más de tres
años han mantenido el plantón
(campamento) ante el penal mexicano
de Molino de Flores para
pedir la libertad de las personas
presas tras la represión del 3 y 4
de mayo de 2006 en Atenco
, decidieron
levantarlo el 30 de agosto.
Según la asamblea del plantón,
su labor será ahora
“construir un espacio amplio y
coordinado, para la lucha por la
libertad de los presos, no sólo
los de Atenco, sino también los
de Chiapas, Oaxaca, Campeche,
Veracruz, Estado de México… así
como fortalecer dinámicas contra
la represión”.

* Si quieres ponerte en contacto con la autora: info@europazapatista.org

Artículos relacionados en este número
_ [México, represión
con el aval de Obama->8732]

_ [Dudas sobre los objetivos de 'la guerra al narco'->8733]
_ [Acteal, herida que no cierra->8735]

Tags relacionados: Acteal Número 108
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto