18/98: Euskal Herria en blanco y negro



Hace dos años, en el marco de
un acto de solidaridad con los
encausados del 18/98, Kirmen
Uribe nos regaló un poema titulado
Los colores del viento
(joxemizumalabe.org/sosjoxemiblog/?
p=155). Entre otras
cosas decía: “Al poder le gusta
lo simple, lo uniforme. Si dijera

11/06/09 · 0:00
Edición impresa



Hace dos años, en el marco de
un acto de solidaridad con los
encausados del 18/98, Kirmen
Uribe nos regaló un poema titulado
Los colores del viento
(joxemizumalabe.org/sosjoxemiblog/?
p=155). Entre otras
cosas decía: “Al poder le gusta
lo simple, lo uniforme. Si dijera
viento, él diría ‘corriente de aire
producida naturalmente en la
atmósfera’. Nada más. Para el
poder el viento es uno sólo. Sin
más matices. Y es que corren
malos vientos para el espíritu
crítico. Y damos el viento, adivinamos,
que realmente es eso
mismo lo que este proceso
quiere castigar, y publicar a
los cuatro vientos que viento
sólo hay uno”.

Y efectivamente, así ha acabado
este dichoso proceso. El Supremo
ha elevado a categoría de
jurisprudencia lo que el “Tribunal
Especial” [la Audiencia Nacional]
definió, en blanco y negro,
como foto-finish de una vista
oral interminable. A su vez, esta
foto venía predeterminada por
lo instruido por el “Juez Mediático”,
que no era otra cosa que
lo que venía redactado desde
los cuarteles de la Guardia Civil
y de la policía.

Desde mi condición de absuelto
en este proceso, conocedor
de los pormenores del largo
juicio, no puedo dejar de lanzar
un interminable grito de
disconformidad.

Es absolutamente falso que la
Fundación Joxemi Zumalabe
fuera una correa de transmisión
de ETA para llevar a cabo su proyecto
de desobediencia civil y
que realizara las funciones que
habían sido los objetivos de ASK
(organización perteneciente a
KAS). Una visión imparcial sobre
los testigos que acudieron al juicio
a contar su experiencia en
relación con la Fundación es
suficiente para denunciar semejante
despropósito.

Es un insulto a mi pueblo considerar
demostrado que Egin fue
el frente mediático de ETA. El
simplismo del planteamiento
caracteriza a los autores de la
teoría. El papel cumplido por
este diario en sus 20 años de
existencia, como “voz de los sin
voz”, ha sido reconocido por el
más amplio espectro social.

Entiendo que se puede estar
más o menos cercano políticamente
con las organizaciones
que han sido juzgadas, KAS,
EKIN y XAKI. Entiendo, incluso,
que puedan ser criticadas desde
infinidad de puntos de vista.
Pero no entiendo que nadie
conocedor de la realidad social
de Euskal Herria, que haya vivido
lo argumentado en la vista
oral, que haya seguido con un
mínimo de atención las explicaciones
presentadas, sea capaz
de calificar a las mismas como
entrañas de ETA. Se me escapa.
No me cabe en la cabeza la
irresponsabilidad que supone el
dar por sentado en sentencia
firme semejantes aberraciones.
No llego a entender el nivel de
crueldad que implican las consecuencias sancionadoras de
tales “hechos probados”.

El poder no quiere ver los colores
del viento, ni quiere indagar en
los hechos sociales complejos.
Solo hay blanco o negro, o conmigo
o contra mí, no solo faltan
colores, tampoco hay grises. El
aviso a navegantes está lanzado.
Y, sin embargo, la variedad en los
grupos humanos está presente y
los hace vivos. Los grupos sociales
se organizan en torno a sus
necesidades, adaptan formas que
evolucionan y se seleccionan en
función del éxito de su estrategia.
Los colores han surgido y se proliferan
porque el desorden en la
naturaleza tiende a incrementarse.
La visión que los niega es
puramente instrumental, se establece
para escarmentar. Y consigue
su objetivo extendiendo el
sufrimiento en las personas de
sus víctimas. Pero esto no tiene
que ver con la justicia.
»

Tags relacionados: ETA Número 104 Conflicto vasco
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto